Descripción general

La gastroenteritis viral es una infección intestinal que incluye la presencia de signos y síntomas como diarrea acuosa, calambres estomacales, náuseas o vómitos y, a veces, fiebre.

La forma más frecuente de desarrollar gastroenteritis viral (con frecuencia llamada gripe estomacal) es a través del contacto con una persona infectada o mediante el consumo de alimentos o agua contaminados. Si tienes buena salud, probablemente te recuperarás sin complicaciones. Sin embargo, la gastroenteritis viral puede ser mortal en el caso de bebés, adultos mayores y personas con el sistema inmunitario comprometido.

No existe un tratamiento eficaz para la gastroenteritis viral, por lo que la prevención es fundamental. Evita los alimentos y el agua que puedan estar contaminados y lávate las manos muy bien y con frecuencia.

Síntomas

Aunque comúnmente se la denomina gripe estomacal, la gastroenteritis no es lo mismo que la gripe. La gripe (influenza) afecta solo al sistema respiratorio: la nariz, la garganta y los pulmones. Por otra parte, la gastroenteritis ataca a los intestinos, lo que produce signos y síntomas como los siguientes:

  • Diarrea acuosa, a menudo sin sangre. Por lo general, la diarrea con sangre supone que tienes una infección diferente y más grave.
  • Náuseas, vómitos o ambos.
  • Dolor y calambres estomacales.
  • Dolores musculares o dolores de cabeza ocasionales.
  • Fiebre baja.

Según la causa, los síntomas de la gastroenteritis viral pueden aparecer entre uno y tres días después de contraer la infección y pueden variar de leves a graves. Por lo general, los síntomas solo duran uno o dos días, pero a veces pueden durar hasta 14 días.

Debido a que los síntomas son similares, es fácil confundir la diarrea viral con la diarrea ocasionada por bacterias, como la "Clostridioides difficile", la salmonela y la "Escherichia coli", o parásitos como la giardia.

Cuándo debes consultar con un médico

Si eres adulto, llama a tu proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Si no puedes retener líquidos en el estómago por 24 horas
  • Si tuviste vómitos o diarrea durante más de dos días
  • Si tienes vómitos con sangre
  • Si estás deshidratado: los signos de deshidratación incluyen sed excesiva, sequedad en la boca, orina de color amarillo oscuro o poca cantidad o nada de orina, y debilidad, mareos o aturdimiento graves
  • Si observas sangre en las deposiciones
  • Si tienes dolor intenso de estómago
  • Si tienes fiebre superior a los 104 °F (40 °C)

En el caso de bebés y niños

Consulta con el proveedor de atención médica de inmediato si tu hijo:

  • Tiene fiebre de 102 ºF (38,9 ºC) o más
  • Parece estar cansado o muy irritable
  • Siente mucha molestia o dolor
  • Tiene diarrea con sangre
  • Parece estar deshidratado: presta atención a los signos de deshidratación en bebés y niños enfermos al comparar la cantidad de líquido que beben y orinan con la cantidad que es normal para ellos. También mantente atento a signos como tener la boca seca, tener sed o llorar sin lágrimas

Si tienes un bebé, recuerda que, aunque es posible que la regurgitación sea un hecho cotidiano para él, los vómitos no lo son. Los bebés vomitan debido a varias razones, muchas de las cuales pueden necesitar atención médica.

Llama al médico de tu bebé de inmediato si:

  • Vomita con frecuencia
  • No mojó el pañal en seis horas
  • Tiene heces con sangre o diarrea intensa
  • Tiene un punto blando y hundido (fontanela) en la parte superior de la cabeza
  • Tiene la boca seca o llora sin lágrimas
  • Está más cansado o somnoliento de lo normal o no reacciona como lo haría normalmente

Causas

Si consumes agua o alimentos contaminados, tienes más probabilidades de sufrir gastroenteritis viral. Asimismo, es posible que tengas más probabilidades de padecer gastroenteritis si compartes utensilios, toallas o alimentos con alguien que tiene uno de los virus que causan la afección.

Existen muchos virus que pueden provocar gastroenteritis, como los siguientes:

  • Norovirus. El norovirus, la causa más frecuente de enfermedades trasmitidas por alimentos en todo el mundo, afecta tanto a niños como a adultos. La infección por norovirus puede invadir familias y comunidades. Es especialmente probable que se propague entre personas que se encuentran en espacios reducidos.

    En la mayoría de los casos, contraes el virus a través de agua o alimentos contaminados. Sin embargo, también puede propagarse entre las personas que están en contacto estrecho o que comparten alimentos. Asimismo, puedes contraer el virus al tocar una superficie que se contaminó con norovirus y luego tocarte la boca.

  • Rotavirus. En todo el mundo, esta es la causa más común de gastroenteritis viral en niños, quienes generalmente contraen la infección cuando se llevan a la boca los dedos u otros objetos contaminados con el virus. Asimismo, se puede propagar a través de alimentos contaminados. La infección es más grave en bebés y niños pequeños.

    Es posible que los adultos infectados con rotavirus no presenten síntomas, pero aun así pueden contagiar la enfermedad. Esto es particularmente preocupante en entornos institucionales como asilos de ancianos y convalecientes, ya que los adultos que tienen el virus y no lo saben pueden contagiarlo a otros. En algunos países, como en Estados Unidos, se dispone de una vacuna contra la gastroenteritis viral, que parece ser eficaz para prevenir la infección.

Además, algunos mariscos, especialmente las ostras crudas o poco cocidas pueden provocar enfermedades. El agua potable contaminada es una causa de diarrea viral. Sin embargo, en muchos casos, el virus se trasmite cuando alguien con un virus manipula los alimentos que comes sin lavarse las manos después de ir al baño.

Factores de riesgo

La gastroenteritis está presente en todo el mundo y puede afectar a personas de todas las edades.

Las personas que pueden ser más propensas a la gastroenteritis son las siguientes:

  • Niños pequeños. Los niños que se encuentran en centros de cuidado infantil o que asisten a escuelas primarias pueden ser particularmente vulnerables porque el sistema inmunitario de un niño tarda en desarrollarse.
  • Adultos mayores. El sistema inmunitario de los adultos suele ser menos eficiente a una edad más avanzada. Los adultos mayores que se encuentran en asilos de ancianos y convalecientes son vulnerables porque sus sistemas inmunitarios se debilitan. También viven en contacto cercano con otras personas que pueden trasmitir gérmenes.
  • Niños en edad escolar o personas que viven en residencias estudiantiles. Cualquier lugar donde se reúnen grupos de personas en ambientes cerrados puede ser un entorno de trasmisión de infecciones intestinales.
  • Cualquier persona que tenga un sistema inmunitario debilitado. Tienes un riesgo especialmente mayor si tu resistencia a las infecciones es baja; por ejemplo, si tu sistema inmunitario está inmunodeprimido por el VIH o SIDA, la quimioterapia u otra afección médica.

Todos los virus gastrointestinales son más activos en una estación del año en particular. A modo de ejemplo, si vives en el hemisferio norte, es más probable que contraigas infecciones por rotavirus o norovirus en el invierno y la primavera.

Complicaciones

La principal complicación de la gastroenteritis viral es la deshidratación (una pérdida grave de agua y de sales y minerales esenciales). Si estás sano y bebes lo suficiente como para reemplazar los líquidos que se pierden con la diarrea y los vómitos, la deshidratación no debería ser un problema.

Los bebés, los adultos mayores y las personas con un sistema inmunitario debilitado podrían sufrir deshidratación grave si pierden más líquido del que pueden restituir. Puede ser necesario hospitalizar al paciente para restituir de forma intravenosa la pérdida de líquidos. Es raro que la deshidratación cause la muerte.

Prevención

La mejor manera de prevenir el contagio de las infecciones intestinales es seguir estas precauciones:

  • Vacuna a tu hijo. En algunos países (entre ellos, los Estados Unidos), se dispone de una vacuna contra la gastroenteritis provocada por el rotavirus. Cuando se administra a niños durante el primer año de vida, la vacuna parece ser eficaz en la prevención de los síntomas graves por esta enfermedad.
  • Lávate bien las manos. Y asegúrate de que tus hijos también lo hagan. Si tus hijos ya son más mayores, enséñales a lavarse las manos, especialmente después de ir al baño.

    Lávate las manos después de cambiar pañales y también antes de preparar o comer alimentos. Se recomienda usar agua tibia y jabón, y frotarse bien las manos durante, al menos, 20 segundos. Lávate alrededor de las cutículas, debajo de las uñas y en los pliegues de las manos. Luego, enjuágalas bien. Lleva toallitas desinfectantes y desinfectante para manos cuando no haya agua y jabón.

  • No compartas artículos personales en casa. Evita compartir utensilios de cocina, vasos y platos. Usa toallas diferentes en el baño.
  • Prepara los alimentos de manera segura. Lava todas las verduras y frutas antes de comerlos. Limpia las superficies de la cocina antes de preparar alimentos encima de ellas. Evita preparar alimentos si estás enfermo.
  • Mantén la distancia. En lo posible, evita el contacto cercano con las personas que tengan el virus.
  • Desinfecta las superficies duras. Si alguien en tu casa tiene gastroenteritis viral, desinfecta las superficies duras, como encimeras, grifos y manijas de puertas, con una mezcla de 5 a 25 cucharadas (73 a 369 mililitros) de lejía de uso doméstico en un galón (3,8 litros) de agua.
  • Evita tocar ropa para lavar que pueda haber estado expuesta a un virus. Si alguien en tu casa tiene gastroenteritis viral, usa guantes cuando toques la ropa para lavar. Lava la ropa y las sábanas con agua caliente y sécalas en el programa de lavado de mayor temperatura. Lávate bien las manos después de tocar ropa para lavar.
  • Verifica el centro de cuidado infantil al que va tu hijo. Asegúrate de que el centro tenga habitaciones separadas para cambiar pañales y para preparar o servir los alimentos. La habitación con la mesa para cambiar pañales debe tener un lavabo y una forma higiénica de desechar los pañales.

Toma precauciones cuando viajas

Cuando viajas a otros países, puedes enfermarte por consumir agua o alimentos contaminados. Para reducir los riesgos, sigue estos consejos:

  • Bebe solo agua embotellada o agua carbonatada bien sellada.
  • Evita los cubos de hielo, ya que pueden estar hechos con agua contaminada.
  • Usa agua embotellada para cepillarte los dientes.
  • Evita los alimentos crudos (como frutas peladas, verduras crudos y ensaladas) que hayan sido manipulados sin guantes.
  • Evita la carne y el pescado que no estén totalmente cocidos.

Jan. 18, 2022
  1. Alexandraki I, et al. Acute viral gastroenteritis in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 16, 2021.
  2. Norovirus. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/norovirus/. Accessed Aug. 16, 2021.
  3. Rotavirus. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/rotavirus/index.html. Aug. 16, 2021.
  4. Viral gastroenteritis ("stomach flu"). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/viral-gastroenteritis/definition-facts. Accessed Aug. 16, 2021.
  5. O'Ryan MG. Acute viral gastroenteritis in children in resource-rich countries: Management and prevention. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 16, 2021.
  6. Choose safe food and drinks when traveling. Centers for Disease Control and Prevention. https://wwwnc.cdc.gov/travel/page/food-water-safety. Accessed Aug. 16, 2021.

Gastroenteritis vírica (gripe estomacal)