Descripción general

Una fístula vaginal es un orifico anormal que conecta la vagina con otro órgano, por ejemplo, con la vejiga, el colon o el recto. El médico podría describir el trastorno como un orificio en la vagina que permite que las heces o la orina pasen a través de esta.

Las fístulas vaginales pueden manifestarse a raíz de una lesión, una cirugía, una infección o un tratamiento con radiación. Cualquiera sea la causa de la fístula, es posible que un cirujano deba realizarte una intervención para cerrarla, a fin de restablecer la función normal.

Existen varios tipos de fístulas vaginales:

  • Fístula vesicovaginal. También denominada «fístula vesical», este orificio se presenta entre la vagina y la vejiga urinaria, y es del tipo que los médicos ven con más frecuencia.
  • Fístula ureterovaginal. Este tipo de fístula se produce cuando se presenta un orificio anormal entre la vagina y los conductos que transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga (uréteres).
  • Fístula uretrovaginal. En este tipo de fístula, también llamada «fístula uretral», el orificio se produce entre la vagina y el conducto que transporta la orina hacia afuera del cuerpo (uretra).
  • Fístula rectovaginal. En este tipo de fístula, el orificio se produce entre la vagina y la parte inferior del intestino grueso (recto).
  • Fístula colovaginal. Con una fístula colovaginal, el orifico se produce entre la vagina y el colon.
  • Fístula enterovaginal. En este tipo de fístula, el orificio se produce entre el intestino delgado y la vagina.