Descripción general

Caminar sobre los dedos de los pies o la bola del pie, también denominado marchar de puntillas, es bastante frecuente en los niños que recién están comenzando a caminar. La mayoría de los niños dejan de hacerlo a medida que crecen.

Los niños que siguen marchando de puntillas después de los primeros años, por lo general, lo hacen por costumbre. Si el niño crece y se desarrolla de forma normal, probablemente marchar de puntillas no sea una causa de preocupación.

En ocasiones, marchar de puntillas puede ser consecuencia de determinadas enfermedades, incluidas parálisis cerebral, distrofia muscular y trastorno del espectro autista.

Síntomas

Andar de puntillas es caminar sobre los dedos de los pies o los metatarsos.

Cuándo debes consultar con un médico

Si tu hijo todavía camina de puntillas después de los 2 años, consulta a tu médico. Solicita un turno antes si tu hijo también presenta rigidez en los músculos de las piernas o en el tendón de Aquiles o falta de coordinación muscular.

Causas

Por lo general, marchar de puntillas es un hábito que se desarrolla cuando un niño aprende a caminar. En algunos casos, marchar de puntillas es consecuencia de una enfermedad no diagnosticada, como las siguientes:

  • Un tendón de Aquiles corto. Este tendón conecta los músculos de la pantorrilla a la parte posterior del hueso del talón. Si es demasiado corto, puede evitar que el talón toque el suelo.
  • Parálisis cerebral. La marcha de puntillas puede ser consecuencia de un trastorno de movimiento, tono muscular o postura generado por una lesión o un desarrollo anómalo en las partes del cerebro inmaduro que controlan la función muscular.
  • Distrofia muscular. En ocasiones, se observa la marcha de puntillas en esta enfermedad genética donde las fibras musculares son inusualmente propensas a dañarse y debilitarse con el paso del tiempo. Este diagnóstico podría ser más probable si tu hijo caminó de forma normal antes de comenzar a caminar de puntillas.
  • Autismo. Se ha vinculado la marcha de puntillas con trastornos del espectro autista, que afectan la capacidad de un niño para comunicarse e interactuar con otros.

Factores de riesgo

La marcha de puntillas como hábito (también conocida como «marcha de puntillas idiopática») a veces es hereditaria.

Complicaciones

Si el niño camina en puntas de pie mucho tiempo, tiene mayor riesgo de caerse. También puede provocar un estigma social.

Sept. 21, 2018
References
  1. Haynes KB, et al. Toe walking: A neurological perspective after referral from pediatric orthopaedic surgeons. Journal of Pediatric Orthpaedics. In press. Accessed Jan. 22, 2018.
  2. Van Kuijk AAA, et al. Treatment of idiopathic toe walking: A systematic review of the literature. Journal of Rehabilitative Medicine. 2014;46:945.
  3. Szopa A, et al. Effect of a nonsurgical treatment program on the gait pattern of idiopathic toe walking: A case report. Therapeutics and Clinical Risk Management. 2016;12:139.
  4. Sätilä H, et al. Does botulinum toxin A treatment enhance the walking pattern in idiopathic toe-walking? Neuropediatrics. 2016;47:162.
  5. Williams CM, et al. Do external stimuli impact the gait of children with idiopathic toe walking? A study protocol for a within-subject randomised control trial. BMJ Open. http://bmjopen.bmj.com/content/3/3/e002389. Jan. 22, 2018.

Marcha de puntillas en niños