Reparación endovascular de aneurisma aórtico torácico

Ilustración en la que se observa reparación endovascular de aneurisma aórtico torácico

En la reparación endovascular, los médicos colocan un injerto sintético en el extremo de un tubo delgado (catéter), que se inserta a través de una arteria en la pierna y se desplaza hasta la aorta. El injerto, un tubo tejido cubierto por un soporte de malla metálica, se coloca en el sitio del aneurisma y se lo ajusta en el lugar, con pequeños ganchos o clavijas. El injerto refuerza la zona debilitada de la aorta para evitar la ruptura del aneurisma.