Descripción general

La mastocitosis sistémica es un trastorno que provoca cantidades excesivas de mastocitos en el cuerpo. Normalmente, los mastocitos ayudan a protegerte de enfermedades y contribuyen con el proceso de cicatrización de las heridas al liberar sustancias como la histamina y los leucotrienos.

Pero, si tienes mastocitosis sistémica, en general, se acumulan mastocitos en exceso en la piel, la médula ósea, el tubo gastrointestinal y los huesos. Cuando se activan, estos mastocitos liberan sustancias que pueden sobrecargar el organismo y provocar signos y síntomas, como enrojecimiento facial, picazón, latidos del corazón acelerados, calambres abdominales, aturdimiento o, incluso, pérdida del conocimiento. Los detonantes más frecuentes son el alcohol, los cambios de temperatura, las comidas picantes y ciertos medicamentos.

Existen varios tipos de mastocitosis sistémica. La forma más frecuente, la mastocitosis sistémica poco activa, evoluciona lentamente.

La segunda forma más frecuente es la mastocitosis sistémica relacionada con un trastorno de la sangre secundario. Otro tipo, la mastocitosis sistémica agresiva, evoluciona rápidamente y suele estar relacionada con daños a los órganos. La leucemia de mastocitos y el sarcoma de mastocitos son formas sumamente raras de la mastocitosis sistémica.