Descripción general

La siringomielia es un trastorno en el cual se forma un quiste lleno de líquido (siringe) dentro de la médula espinal. Con el tiempo, el quiste puede aumentar de tamaño y, de esta manera, dañar la médula espinal y causar dolor, debilidad y rigidez, entre otros síntomas.

Si bien la siringomielia tiene varias causas posibles, la mayoría de los casos están asociados con un trastorno en el cual el tejido cerebral sobresale en el conducto vertebral (malformación de Chiari).

Otras causas de siringomielia incluyen tumores en la médula espinal, así como lesiones y daños en la misma producidos por inflamación a su alrededor.

Si la siringomielia no ocasiona ningún problema, puede que solo sea necesario controlarla. Sin embargo, si te molestan los síntomas, puedes necesitar cirugía.

Síntomas

Por lo general, los síntomas de la siringomielia aparecen con el tiempo. Si la causa de la siringomielia es una malformación de Chiari, es decir, que sobresale tejido cerebral en el conducto vertebral, los síntomas suelen comenzar a manifestarse entre los 25 y 40 años.

En algunos casos, al toser o esforzarse, pueden aparecer síntomas de siringomielia, aunque estos no son la causa de la enfermedad.

Los siguientes signos y síntomas tempranos de siringomielia pueden afectar, en primer lugar, la parte posterior del cuello, los hombros, los brazos y las manos:

  • Debilidad y deterioro musculares (atrofia)
  • Pérdida de los reflejos
  • Pérdida de la sensibilidad al dolor y a la temperatura

Otros signos y síntomas de siringomielia:

  • Rigidez en la espalda, los hombros, los brazos y las piernas
  • Dolor en el cuello, los brazos y la espalda
  • Problemas en el funcionamiento de los intestinos y la vejiga
  • Debilidad muscular y espasmos musculares en las piernas
  • Curvatura de la espina dorsal (escoliosis)

Cuándo consultar al médico

Si presentas alguno de los signos o síntomas asociados con la siringomielia, consulta al médico. Dado que varios signos y síntomas de la siringomielia pueden estar relacionados con otros trastornos, es importante realizar una evaluación médica exhaustiva para hacer un diagnóstico preciso.

Si has sufrido lesiones en la médula espinal, presta mucha atención a los signos y síntomas de siringomielia. Pueden pasar muchos meses e incluso varios años después de la lesión antes de que se presente la siringomielia. Si tienes síntomas, cuando el médico te evalúe asegúrate de que sepa que sufriste una lesión en la médula espinal.

Causas

No se sabe con exactitud cómo ni por qué aparece la siringomielia. Cuando se desarrolla, se acumula líquido cefalorraquídeo (el líquido que rodea, amortigua y protege el cerebro y la médula espinal) dentro de la médula espinal y se forma un quiste lleno de líquido (siringe).

Distintos trastornos y enfermedades pueden causar siringomielia, entre ellos se incluyen los siguientes:

  • Malformación de Chiari, un trastorno en el cual el tejido cerebral sobresale en el conducto vertebral
  • Meningitis, una inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal
  • Tumor de la médula espinal, que puede interferir en la circulación normal del líquido cefalorraquídeo
  • Trastornos presentes en el nacimiento, como médula espinal anclada, un trastorno en el que hay tejido adherido a la médula espinal que impide su movimiento normal
  • Lesión de la médula espinal, que puede causar síntomas meses o incluso años después de la lesión inicial

Complicaciones

En algunas personas, la siringomielia se puede convertir en un trastorno progresivo y causar complicaciones graves. En otras, la enfermedad puede no causar síntomas, y no se requiere ninguna intervención.

Las complicaciones que pueden surgir si la siringe aumenta de tamaño o lesiona los nervios de la médula espinal incluyen las siguientes:

  • Escoliosis: una curvatura anormal de la espina dorsal.
  • Dolor crónico: las lesiones en la médula espinal pueden causar dolor intenso y crónico.
  • Dificultades motoras: la debilidad y la rigidez de los músculos de las piernas puede, con el tiempo, afectar la marcha.