Descripción general

La siringomielia es el desarrollo de un quiste lleno de líquido (siringe) dentro de la médula espinal. Con el tiempo, el quiste puede agrandarse y dañar la médula espinal y causar dolor, debilidad y rigidez, entre otros síntomas.

La siringomielia tiene distintas causas posibles pero, en la mayor parte de los casos, está relacionada con una afección en la que el tejido cerebral invade el canal espinal (malformación de Chiari).

Entre las demás causas de siringomielia, se encuentran los tumores de la médula espinal, las lesiones de la médula espinal y los daños provocados por inflamación alrededor de la médula espinal.

Si la siringomielia no causa problemas, controlar la afección podría ser todo lo que se necesita. Pero si te molestan los síntomas, podrías necesitar cirugía.

Síntomas

Los síntomas de la siringomielia, por lo general, se presentan lentamente con el paso del tiempo. Si la siringomielia es causada por una protuberancia de tejido cerebral en el canal espinal (malformación de Chiari), los síntomas generalmente comienzan entre los 25 y 40 años de edad.

En algunos casos, la tos o el esfuerzo pueden desencadenar los síntomas de la siringomielia, aunque ninguno de los dos causa la siringomielia.

Los signos y síntomas de la siringomielia, que pueden afectar a tu espalda, hombros, brazos o piernas, pueden incluir:

  • Debilidad y desgaste muscular (atrofia)
  • Pérdida de reflejos
  • Pérdida de sensibilidad al dolor y a la temperatura
  • Dolores de cabeza
  • Rigidez en el cuello, los hombros, los brazos y las piernas
  • Dolor en el cuello, los brazos y la espalda
  • Curvatura de la columna vertebral (escoliosis)

Cuándo consultar al médico

Si experimentas alguno de los signos o síntomas asociados con la siringomielia, consulta al médico.

Si has sufrido lesiones en la médula espinal, presta atención a los signos y síntomas de siringomielia. Pueden pasar meses o años después de una lesión antes de que se desarrolle la siringomielia. Asegúrate de que el médico sepa que has tenido una lesión de la médula espinal.

Causas

No está claro cómo y por qué ocurre la siringomielia. Cuando se desarrolla, el líquido cefalorraquídeo (que es el líquido que rodea, amortigua y protege el cerebro y la médula espinal) se acumula dentro de la propia médula espinal y forma un quiste lleno de líquido (siringe).

Hay varias afecciones y enfermedades graves que pueden producir siringomielia, entre ellas:

  • Malformación de Chiari, una afección en la que el tejido cerebral se proyecta dentro del canal medular
  • Meningitis, una inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal
  • Tumor de la médula espinal, que puede interferir en la circulación normal del líquido cefalorraquídeo
  • Afecciones presentes al momento del nacimiento, como médula espinal anclada, que se produce cuando el tejido unido a la médula espinal limita su movimiento
  • Lesión de la médula espinal, que puede causar síntomas meses o años después

Complicaciones

En algunas personas, la siringomielia puede progresar y llevar a serias complicaciones. Otras no presentan síntomas.

Las posibles complicaciones cuando una siringe se agranda o si daña los nervios dentro de la médula espinal incluyen las siguientes:

  • Una curva anormal de la columna vertebral (escoliosis)
  • Dolor crónico como resultado de un daño en la médula espinal
  • Dificultades motrices, como debilidad y rigidez en los músculos de las piernas que pueden afectar a la marcha
  • Parálisis