Descripción general

Un bulto en la mama es un crecimiento de tejido que se desarrolla en la mama. El hecho de encontrarte un bulto en la mama puede generarte miedo y ansiedad. La mayoría de los bultos mamarios no son peligrosos, pero es importante consultar con el médico para que evalúe el bulto lo antes posible.

Atención de un bulto mamario que genera sospecha en Mayo Clinic

Síntomas

El tejido mamario normalmente se siente abultado o fibroso y puedes sentir dolor a la palpación que aparece y desaparece con el periodo menstrual.

Si tienes una enfermedad mamaria subyacente, podrías notar cambios en el modo en que normalmente se sienten las mamas, como por ejemplo:

  • Un bulto redondo, liso y firme en la mama.
  • Un bulto grande y sólido que se mueve fácilmente debajo de la piel.
  • Un bulto duro y de forma irregular en la mama.
  • Piel rojiza o con abolladuras, como una naranja.
  • Cambios en el tamaño o la forma de la mama.
  • Fuga de líquido por el pezón.

Causas

Los bultos en las mamas pueden ser producto de:

  • Quistes mamarios. Si encuentras un bulto en la mama y sientes que es redondo, suave y firme, podría tratarse de un quiste, un conducto de leche dilatado lleno de líquido. Un quiste mamario puede ser grande o pequeño, y el tejido mamario que lo rodea puede estar sensible. Un quiste mamario puede aparecer antes del ciclo menstrual y hacerse más pequeño o desaparecer luego de que este finalice.
  • Cambios fibroquísticos de mama. Con los cambios fibroquísticos de mama, puedes sentir que la mama está tapada con áreas de bultos o áreas rugosas. Puedes sentir que las mamas están sensibles. Muchas mujeres experimentan cambios fibroquísticos en las mamas relacionados con sus ciclos menstruales que tienden a mejorar después del ciclo menstrual.
  • Fibroadenomas. Los fibroadenomas son tumores mamarios sólidos y no cancerosos que son suaves y se mueven fácilmente debajo de la piel cuando se tocan. Un fibroadenoma puede agrandarse. Los factores que pueden estar asociados con el crecimiento de fibroadenomas incluyen estar embarazada, el uso de terapia hormonal o la menstruación.
  • Lesiones e infecciones. Una lesión grave en el tejido mamario o en los nervios cercanos puede crear un bulto en la mama. Los médicos describen esta enfermedad como necrosis grasa. Una acumulación de líquido infectado (absceso) en el tejido mamario también puede causar un bulto en la mama, el cual a menudo se asocia con un dolor localizado en las mamas e inflamación de la piel.
  • Cáncer de mama. Un bulto en la mama que no duele, es duro, tiene forma irregular y es diferente al tejido mamario que lo rodea, podría ser cáncer de mama. La piel que cubre el bulto puede verse roja, con hoyuelos o depresiones, como la piel de una naranja. El tamaño y la forma de la mama pueden cambiar, o puedes notar secreción del pezón.

Solo consultar con el médico para que realice una evaluación puede asegurarte qué tipo de pruebas podrías necesitar y qué tipo de tumor podrías tener en la mama.