Descripción general

El carcinoma escamoso en la piel es una forma frecuente de cáncer que aparece en las células escamosas que componen la capa media y externa de la piel.

El carcinoma escamoso en la piel no suele ser potencialmente mortal, pero en algunos casos puede ser agresivo. Si no se trata, el carcinoma escamoso en la piel puede agrandarse o propagarse a otras partes del cuerpo y causar complicaciones graves.

La mayoría de los carcinomas escamosos en la piel se deben a la exposición prolongada a la radiación ultravioleta (UV), ya sea del sol o de camas solares. Evitar los rayos UV ayuda a reducir el riesgo de carcinoma escamoso en la piel y de otras formas de cáncer de piel.

Las células escamosas se encuentran en muchas partes del cuerpo, y el carcinoma escamoso puede aparecer en cualquier lugar donde estén estas células. El carcinoma escamoso en la piel es el cáncer que se forma en las células escamosas de la piel.

Atención del carcinoma escamoso en Mayo Clinic

Síntomas

El carcinoma de células escamosas de la piel casi siempre aparece en zonas de la piel expuestas al sol, como el cuero cabelludo, el dorso de la mano, las orejas o los labios. Sin embargo, el carcinoma de células escamosas de la piel puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluido el interior de la boca, en el ano y en los genitales.

Los signos y síntomas del carcinoma de células escamosas de la piel incluyen:

  • Un nódulo firme de color rojo
  • Una llaga o úlcera plana con costra escamosa
  • Una llaga nueva o un área elevada sobre una cicatriz o úlcera anterior
  • Una zona áspera y escamosa en el labio que puede convertirse en una llaga abierta
  • Una llaga o úlcera roja o una zona áspera dentro de la boca
  • Una zona roja y elevada o una llaga similar a una verruga cerca o dentro del ano, o en los genitales

Cuándo consultar con el médico

Solicita una consulta con tu médico si tienes una llaga, una úlcera o una costra que no cicatriza en aproximadamente 2 meses, o si tienes una zona plana de piel escamosa que no desaparece

Causas

El carcinoma escamoso de la piel se produce cuando aparecen errores en el ADN de las células escamosas planas y delgadas que se encuentran en la capa externa de la piel. Por lo general, las nuevas células desplazan a las más «viejas» hacia la superficie de la piel, donde mueren y se descaman. Los errores en el ADN alteran este proceso ordenado y hacen que las células proliferen sin control, lo que origina la aparición del carcinoma escamoso de la piel.

La luz ultravioleta y otras posibles causas

Gran parte del daño producido en el ADN de las células cutáneas proviene de la radiación ultravioleta (UV) presente en la luz del sol y en las camas solares y lámparas de bronceado comerciales.

Pero la exposición solar no explica la aparición del cáncer de piel en los casos en que no existe una exposición frecuente. Esto indica la presencia de otros factores que elevan el riesgo de contraer cáncer de piel, como la exposición a sustancias tóxicas o una afección que debilite el sistema inmunitario.

Factores de riesgo

Entre los factores que pueden aumentar el riesgo de carcinoma escamoso en la piel, se incluyen los siguientes:

  • Piel clara. Cualquier persona, de forma independiente del color de la piel, puede sufrir un carcinoma escamoso en la piel. Sin embargo, tener menos pigmento (melanina) en la piel reduce la protección frente a los daños de la radiación UV.

    Si tu cabello es rubio o rojizo, tienes ojos claros y te salen pecas o te bronceas con facilidad, es mucho más probable que contraigas cáncer de piel que una persona con piel más oscura.

  • Demasiada exposición al sol. Exponerse a los rayos UV del sol aumenta el riesgo de carcinoma escamoso en la piel. Pasar mucho tiempo bajo el sol, en especial si la piel no se cubre con ropa o con pantalla solar, aumenta aún más el riesgo de carcinoma escamoso en la piel.
  • Uso de camas solares. Las personas que usan camas solares corren mayor riesgo de sufrir carcinoma escamoso en la piel.
  • Antecedentes de quemaduras de sol. Haber tenido una o más quemaduras de sol con ampollas en la infancia o en la adolescencia aumenta el riesgo de sufrir carcinoma escamoso en la piel durante la edad adulta. Las quemaduras de sol en la edad adulta también son un factor de riesgo.
  • Antecedentes personales de lesiones cutáneas precancerosas. Tener una lesión cutánea precancerosa, como queratosis actínica o enfermedad de Bowen, aumenta el riesgo de carcinoma escamoso en la piel.
  • Antecedentes personales de cáncer de piel. Si alguna vez has tenido un carcinoma escamoso, tienes muchas más probabilidades de presentarlo de nuevo.
  • Sistema inmunitario debilitado. Las personas con el sistema inmunitario debilitado corren mayor riesgo de cáncer de piel. Esto incluye a las personas que tienen leucemia o linfoma y a aquellas que toman medicamentos que inhiben el sistema inmunitario, por ejemplo, las que han recibido un trasplante de órganos.
  • Trastorno genético poco frecuente. Las personas con xerodermia pigmentosa, que causa una sensibilidad extrema a la luz del sol, corren mucho más riesgo de presentar cáncer de piel.

Complicaciones

El carcinoma espinocelular que no se trata puede destruir el tejido sano circundante, expandirse a los ganglios linfáticos o a otros órganos, y ser mortal, aunque esto es poco frecuente.

El riesgo que supone el carcinoma espinocelular agresivo puede ser más elevado en los casos en los que el cáncer tenga estas características:

  • Es particularmente grande o profundo
  • Afecta a las mucosas, como los labios
  • Se presenta en una persona con el sistema inmunitario debilitado, como las personas que toman medicamentos contra el rechazo después de haber recibido un trasplante de órgano o alguien con leucemia crónica

Prevención

La mayoría de los carcinomas epidermoides de la piel pueden prevenirse. Para protegerte:

  • Evita la exposición al sol durante el mediodía. Para muchas personas de Norteamérica, los rayos solares son más fuertes entre las 10 a. m. y las 4 p. m. Programa actividades al aire libre en otros momentos del día, incluso durante el invierno o si el cielo está nublado.
  • Usa protector solar durante todo el año. Usa un protector solar de amplio espectro con un FPS mínimo de 15. Aplícate el protector solar en forma abundante y vuelve a aplicártelo cada dos horas —o más seguido si nadas o sudas. Usa una cantidad abundante de protector solar en toda la piel expuesta, incluidos los labios, la punta de las orejas y el dorso de las manos y el cuello.
  • Usa ropa que te proteja. Cúbrete la piel con ropa oscura y no transparente que te cubra los brazos y piernas, y un sombrero de ala ancha que te proteja más que una gorra o una visera.

    Algunas empresas también venden ropa de protección. El dermatólogo puede recomendarte una marca adecuada. No te olvides los lentes de sol. Compra los que bloqueen ambos tipos de radiación UV: los rayos UVA y UVB.

  • Evita las camas solares. Las camas solares emiten rayos UV y pueden aumentar el riesgo de cáncer de piel.
  • Contrólate la piel regularmente e informa los cambios a tu médico. Examínate la piel cada tanto en busca de nuevos crecimientos o cambios en los lunares, pecas, bultos y marcas de nacimiento existentes. Con ayuda de espejos, examínate el rostro, el cuello, las orejas y el cuero cabelludo.

    Examínate el pecho y el tronco, y la parte superior e interior de los brazos y las manos. Examínate el frente y la parte posterior de las piernas y los pies, incluidas las plantas de los pies y el espacio entre los dedos. También contrólate el área genital y entre las nalgas.

Aug. 23, 2017
References
  1. Habif TP. Premalignant and malignant nonmelanoma skin tumors (Tumores de piel premalignos y malignos de tipo no melanoma). En: Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy (Dermatología clínica: una guía de color para el diagnóstico y el tratamiento). 6.ª ed. Edimburgo, Reino Unido; Nueva York, N.Y.: Mosby Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 1.º de abril de 2016.
  2. Goldsmith LA, et al., eds. Squamous cell carcinoma (Carcinoma epidermoide). En: Fitzpatrick’s Dermatology in General Medicine (Dermatología en medicina general de Fitzpatrick). 8.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://accessmedicine.com. Último acceso: 3 de enero de 2016.
  3. Skin cancer treatment (PDQ) (Tratamiento del cáncer de piel [PDQ]). National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer). http://www.cancer.gov/types/skin/patient/skin-treatment-pdq Último acceso: 1.º de abril de 2016.
  4. What can I do to reduce my risk of skin cancer? (¿Qué puedo hacer para disminuir mi riesgo de tener cáncer de piel?). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/cancer/skin/basic_info/prevention.htm Último acceso: 1.º de abril de 2016.
  5. Ferri FF. Squamous cell carcinoma (Carcinoma epidermoide). En: Ferri’s Clinical Advisor 2016 (Consejos clínicos de Ferri 2016). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 1.º de abril de 2016.
  6. AskMayoExpert. Squamous cell carcinoma of the skin (Carcinoma epidermoide de la piel). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  7. Squamous cell skin cancer (Carcinoma epidermoide). Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network (Red Nacional Integral del Cáncer). http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/s_guidelines Último acceso: 3 de enero de 2016.
  8. Niederhuber JE, et al., eds. Nonmelanoma skin cancers: Basal cell and squamous cell carcinomas (Carcinoma basocelular y carcinoma epidermoide). En: Abeloff's Clinical Oncology (Oncología clínica de Abeloff). 5.ª ed. Filadelfia, Pa.: Churchill Livingstone Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 1.º de abril de 2016.