Descripción general

La estenosis del conducto vertebral es el estrechamiento de los espacios dentro de la columna vertebral que puede ejercer presión sobre los nervios que se extienden por la columna. La estenosis del conducto vertebral se presenta con mayor frecuencia en la parte baja de la espalda y en el cuello.

Algunas personas con estenosis del conducto vertebral pueden no presentar síntomas. Otras pueden sufrir dolor, hormigueo, entumecimiento y debilidad muscular. Los síntomas pueden empeorar con el tiempo.

La causa más frecuente de estenosis del conducto vertebral son los cambios por desgaste en la columna vertebral relacionados con la artrosis. En casos graves de estenosis del conducto vertebral, los médicos pueden recomendar una cirugía a fin de crear un espacio adicional para la médula espinal o los nervios.

Tipos de estenosis del conducto vertebral

Los tipos de estenosis del conducto vertebral se clasifican de acuerdo con la región de la columna vertebral en la que ocurre la afección. Es posible tener más de un tipo. Los dos tipos principales de estenosis del conducto vertebral son:

  • Estenosis cervical. En esta afección, el estrechamiento se produce en la parte de la columna vertebral que se encuentra en el cuello.
  • Estenosis lumbar. En esta afección, el estrechamiento se produce en la parte de la columna vertebral que se encuentra en la zona inferior de la espalda. Es la forma más frecuente de estenosis del conducto vertebral.

Atención de la estenosis del conducto vertebral en Mayo Clinic

Síntomas

Muchas personas presentan evidencia de estenosis del conducto vertebral en exploraciones por resonancia magnética o tomografía computarizada, a pesar de no tener síntomas. Cuando estos comienzan a aparecer, lo hacen gradualmente y empeoran con el tiempo. Los síntomas varían según la ubicación de la estenosis y los nervios afectados.

En el cuello (columna cervical)

  • Entumecimiento u hormigueo en la mano, el brazo, el pie o la pierna
  • Debilidad en la mano, el brazo, el pie o la pierna
  • Problemas al caminar y de equilibrio
  • Dolor de cuello
  • En casos graves, disfunción de la vejiga o de los intestinos (urgencia e incontinencia urinarias)

En la parte baja de la espalda (columna lumbar)

  • Entumecimiento u hormigueo en un pie o una pierna
  • Debilidad en un pie o una pierna
  • Dolor o calambres en una o ambas piernas cuando permaneces parado durante períodos prolongados o cuando caminas, molestia que suele aliviarse al inclinarte hacia adelante o al sentarte
  • Dolor de espalda

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si tienes alguno de los síntomas enumerados.

Causas

La columna vertebral (espina dorsal) se extiende desde el cuello hasta la parte inferior de la espalda. Los huesos de la columna forman un conducto vertebral que protege la médula espinal (nervios).

Algunas personas nacen con un conducto vertebral pequeño. Sin embargo, la mayoría de los casos de estenosis del conducto vertebral ocurren cuando se produce algo que reduce la cantidad de espacio abierto que hay en la columna vertebral. Las causas de la estenosis del conducto vertebral pueden comprender:

  • Crecimiento óseo excesivo. El daño por desgaste causado por la artrosis en los huesos de la columna vertebral puede provocar la formación de osteofitos, que pueden crecer dentro del conducto vertebral. La enfermedad de Paget, una enfermedad de los huesos que por lo general afecta a los adultos, también puede causar crecimiento óseo excesivo en la columna vertebral.
  • Hernias de disco. Las blandas almohadillas que actúan como amortiguadores entre las vértebras tienden a secarse con el paso de los años. Las fisuras en la parte externa de los discos pueden permitir que un poco del material blando interno se filtre y ejerza presión sobre la médula espinal o los nervios.
  • Ligamentos engrosados. Los resistentes cordones que ayudan a mantener unidos los huesos de la columna vertebral pueden volverse rígidos y engrosarse con el paso del tiempo. Estos ligamentos engrosados pueden sobresalir en el conducto vertebral.
  • Tumores. Puede haber bultos anormales dentro de la médula espinal, dentro de las membranas que recubren la médula espinal o en el espacio entre la médula espinal y las vértebras. Son poco frecuentes y pueden identificarse mediante un diagnóstico por imágenes de la columna vertebral con resonancia magnética o tomografía computarizada.
  • Lesiones en la columna vertebral. Los accidentes automovilísticos y otros traumatismos pueden causar dislocaciones o fracturas en una o más de las vértebras. Los huesos desplazados a causa de una fractura vertebral pueden dañar el contenido del conducto vertebral. La hinchazón del tejido cercano inmediatamente después de una cirugía de espalda también puede ejercer presión sobre la médula espinal o los nervios.

Factores de riesgo

La mayoría de las personas con estenosis del conducto vertebral tienen más de 50 años. Aunque los cambios degenerativos pueden provocar estenosis del conducto vertebral en personas más jóvenes, deben tenerse en cuenta otras causas. Entre ellos, un traumatismo, una deformidad congénita de la columna, como la escoliosis, y una enfermedad genética que afecta el desarrollo de los huesos y músculos de todo el cuerpo. La obtención de imágenes de la columna vertebral puede diferenciar esas causas.

Complicaciones

En raras ocasiones, la estenosis del conducto vertebral grave no tratada puede avanzar y causar lo siguiente de forma permanente:

  • Entumecimiento
  • Debilidad
  • Problemas de equilibrio
  • Incontinencia
  • Parálisis