Descripción general

La viruela es una enfermedad contagiosa, capaz de desfigurar y, a menudo, mortal que ha afectado a los seres humanos por miles de años. La viruela por incidencia natural se erradicó en todo el mundo en 1980, como resultado de una campaña de vacunación a nivel global sin precedentes.

Algunas muestras del virus de la viruela se han conservado en laboratorios para fines de investigación. Esto ha llevado a cierta preocupación por la posibilidad de que sea usado como arma biológica en una guerra.

No existe cura ni tratamiento para la viruela. Una vacuna puede prevenir la viruela, pero el riesgo de los efectos secundarios de la vacuna es muy alto para justificar la vacunación de rutina en personas con bajo riesgo de exposición al virus de la viruela.

Síntomas

Los primeros síntomas de la viruela suelen aparecer de 10 a 14 días después de contraer la infección. Durante el período de incubación de 7 a 17 días, te sientes sano y no puedes infectar a otros.

Después del período de incubación, se da la repentina aparición de los signos y síntomas parecidos a los de la influenza. Algunos de ellos son:

  • Fiebre
  • Malestar general
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga intensa
  • Dolor de espalda intenso
  • Vómitos, posiblemente

Unos pocos días después, unas manchas rojas y planas aparecen en la cara, las manos y los antebrazos, y más tarde en el tronco. En el lapso de uno o dos días, muchas de estas lesiones se tornan pequeñas ampollas llenas de un líquido transparente que luego se convierte en pus. Las costras comienzan a formarse entre ocho y nueve días después, y tarde o temprano se caen y dejan cicatrices picadas, profundas.

Las lesiones también aparecen en la membrana mucosa de la nariz y de la boca y rápidamente se tornan en llagas que se abren.

Causas

La viruela es la infección causada por el virus de la viruela. Este virus puede transmitirse de diferentes maneras:

  • Directamente de una persona a otra. La transmisión directa del virus requiere un contacto bastante prolongado frente a frente. El virus puede transmitirse a través del aire por gotitas que escapan cuando una persona infectada tose, estornuda o habla.
  • Indirectamente de una persona infectada. En raras circunstancias, el virus en el aire puede propagarse más lejos, posiblemente, a través del sistema de ventilación de un edificio e infectar así a personas de otras habitaciones o en otros pisos.
  • Mediante artículos contaminados. La viruela también puede propagarse mediante el contacto con vestimenta y ropa de cama infectadas, aunque el riesgo de infección por estas fuentes es menos frecuente.
  • Potencialmente, como arma terrorista. Es una amenaza remota que alguien esparza viruela deliberadamente. No obstante, debido a que cualquier liberación del virus podría propagar la enfermedad rápidamente, los funcionarios del gobierno han tomado numerosas precauciones para proteger a la población contra esta posibilidad, por ejemplo, almacenando vacunas contra la viruela.

Complicaciones

La mayoría de las personas que contraen viruela sobrevive. Sin embargo, algunas variedades raras de viruela son casi siempre mortales. Estas formas más graves afectan, con mayor frecuencia, a embarazadas y personas con el sistema inmunitario afectado.

Las personas que se recuperan de la viruela por lo general tienen cicatrices intensas, especialmente en la cara, los brazos y las piernas. En algunos casos, la viruela puede provocar ceguera.

Prevención

En el caso de que se produzca un brote, las personas que tienen viruela serían puestas en aislamiento, con el objeto de controlar la propagación del virus. Cualquiera que tuviera contacto con alguien que contrajo una infección tendría que colocarse la vacuna contra la viruela, la cual puede prevenir o disminuir la gravedad de la enfermedad si se aplica dentro de los cuatro días de la exposición al virus de la viruela.

La vacuna utiliza un virus vivo similar al de la viruela y ocasionalmente puede causar complicaciones graves, tales como infecciones que afectan el corazón o el cerebro. Es por eso que no es recomendable implementar un programa de vacunación general para todos en ese momento. En la ausencia de un verdadero brote de viruela, los riesgos potenciales de la vacuna superan los beneficios.

Algunos análisis de laboratorio sugieren que determinados medicamentos antivirales pueden ser eficaces contra el agente que causa la viruela. No obstante, estos medicamentos no han sido probados en personas que tienen viruela, de modo que no se sabe si son una opción de tratamiento eficaz.

Si te vacunaron de niño

La inmunidad total o parcial después de recibir una vacuna contra la viruela puede durar hasta 10 años y hasta 20 años si te volviste a vacunar. Si se produjera un brote, las personas que se vacunaron de niños probablemente deberían hacerlo de nuevo después de la exposición directa a alguien con el virus.