Diagnóstico

Si hoy se produjera un brote de viruela, es probable que la mayoría de los médicos no pudiera detectarla en sus primeros estadios, lo que permitiría que la enfermedad se propague.

Incluso un solo caso confirmado de viruela sería considerado una emergencia sanitaria internacional. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades pueden hacer análisis definitivos utilizando una muestra de tejido de una de las lesiones de la piel de la persona infectada.

Tratamiento

No existe cura para la viruela. En caso de infección, el tratamiento se centra en aliviar los síntomas y evitar que la persona se deshidrate. Si la persona también contrae una infección bacteriana en los pulmones o en la piel, es probable que le receten antibióticos.

En 2018, se aprobó el uso de tecovirimat (Tpoxx), un medicamento antiviral, en los Estados Unidos. Sin embargo, no se probó en personas enfermas de viruela, por lo que aún no se sabe si es un medicamento eficaz. Se realizó un ensayo para evaluar la seguridad en humanos y se descubrió que era igual de seguro que el placebo. Se siguen estudiando otros medicamentos antivirales.