Tratamientos

La mayoría de las personas con deficiencia selectiva de IgA no necesitan tratamiento a menos que tengan infecciones frecuentes. En algunos casos, puede realizarse un tratamiento prolongado con antibióticos para prevenir la reaparición de la infección.