Cambiar uno o dos hábitos de compra puede reducir los niveles de dolor y rigidez.

El dolor en las articulaciones y la rigidez de la artritis reumatoide pueden convertir un viaje al supermercado en una gran hazaña. Afortunadamente, hay varias cosas simples que puedes hacer para reducir la distención y la incomodidad en las articulaciones cuando haces las compras. Prueba estos consejos para facilitar tu próximo viaje al supermercado:

  • Planifica con anticipación. Haz una lista de los artículos que necesitas en el orden en que los encontrarás en la tienda. Cuando sea posible, ve a una tienda que conozcas para no gastar pasos adicionales en busca de que quieres.
  • Tómate el tiempo que necesites. Cuando estás apurado, es más probable que ejerzas una distención innecesaria sobre tus articulaciones, te agotes o te sientas abrumado, por lo que debes tomarte media hora más para hacer tus compras. Además, toma descansos breves antes y después de ir a la tienda para colocar una compresa fría o caliente en las articulaciones problemáticas. Esto también te ayudará a conservar energía y aliviar tu dolor.
  • Minimiza el tamaño. Compra paquetes pequeños que sean fáciles de levantar. Recuerda que esta no es la única vez que tendrás que levantar ese artículo. También tendrás que levantarlo cada vez que lo uses en casa. Hacer viajes breves a la tienda también puede reducir la distención articular. Ve a la tienda con más frecuencia por menos artículos en lugar de posponerlo hasta que tengas una lista de compras larga.
  • Compra artículos preparados. Reduce tu esfuerzo en la cocina comprando alimentos que ya estén lavados y cortados o picados. La mayoría de las tiendas ofrecen frutas y verduras frescas que ya están peladas y cortadas en trozos pequeños. Puedes pedirle a un empleado en el mostrador de la carnicería que corte o cubra las carnes para que estén listas para cocinar.
  • Obtén ayuda. Usa un carrito con ruedas, incluso para algunos artículos pequeños, y lleva a un amigo o familiar o pídele a un empleado de la tienda que te ayude con los elementos voluminosos, pesados o difíciles de alcanzar. Además, considera aprovechar los servicios de compras personales y de entrega que ofrecen muchas tiendas de comestibles, especialmente si tienes síntomas.
  • Compra con inteligencia. Elige sabiamente al comprar tus alimentos. Los alimentos saludables, como el pescado, el aceite de oliva, las frutas y las verduras, tienen un alto contenido de antioxidantes que pueden ayudar a reducir la inflamación, mientras que los alimentos procesados pueden aumentarla.
  • Lleva los elementos con cuidado. Elige bolsas de papel o bolsas de supermercado reutilizables que puedas llevar contra tu cuerpo. Evita llevar alimentos pesados en una bolsa de plástico que cuelgue de tus dedos. Si usas bolsas de plástico, coloca el asa en tu antebrazo y lleva una bolsa a la vez.

Prueba algunas de estas sugerencias la próxima vez que compres alimentos. El simple hecho de cambiar uno o dos hábitos puede marcar una diferencia notable en tus niveles de dolor y rigidez después de un viaje a la tienda.

July 29, 2021