Descripción general

El rabdomiosarcoma es un tipo de cáncer poco frecuente que se forma en el tejido blando, específicamente en los músculos esqueléticos o, a veces, en órganos huecos, como la vejiga o el útero. El rabdomiosarcoma puede presentarse a cualquier edad, pero afecta con más frecuencia a los niños.

Si bien el rabdomiosarcoma puede aparecer en cualquier lugar del cuerpo, lo más probable es que comience en los siguientes lugares:

  • La zona de la cabeza y del cuello
  • El sistema urinario, como la vejiga
  • El aparato reproductor, como la vagina, el útero o los testículos
  • Los brazos y las piernas

El panorama (pronóstico) y las decisiones de tratamiento dependerán del tipo de rabdomiosarcoma, del lugar donde aparece, del tamaño del tumor y de si el cáncer se ha diseminado. El tratamiento puede comprender la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia.

Los resultados han mejorado de manera significativa gracias a los avances importantes en el tratamiento del rabdomiosarcoma. Una vez completado el tratamiento, las personas deben someterse a controles de por vida para detectar posibles efectos tardíos de la quimioterapia y la radiación intensas.

Síntomas

Los signos y síntomas del rabdomiosarcoma dependen de la ubicación del cáncer.

Por ejemplo, si el cáncer se encuentra en el área de la cabeza o el cuello, los signos y síntomas pueden comprender, entre otros:

  • Dolor de cabeza
  • Protuberancia o hinchazón en los ojos
  • Sangrado en la nariz, la garganta o los oídos

Si el cáncer se encuentra en el aparato reproductor o urinario, los signos y síntomas pueden comprender, entre otros:

  • Problemas para orinar y sangre en la orina
  • Dificultad para evacuar los intestinos
  • Una masa o sangrado en la vagina o el recto

Si el cáncer se encuentra en los brazos o las piernas, los signos y síntomas pueden comprender, entre otros:

  • Hinchazón o un bulto en el brazo o la pierna
  • Dolor en la zona afectada, aunque, a veces, no hay dolor

Causas

La causa del rabdomiosarcoma se desconoce y al parecer se presenta esporádicamente. Pero tener ciertos síndromes hereditarios poco frecuentes puede aumentar ligeramente el riesgo de rabdomiosarcoma.

Factores de riesgo

En la mayoría de los casos, los niños con rabdomiosarcoma no tienen antecedentes familiares de cáncer. Es necesario realizar más investigaciones, pero el riesgo de rabdomiosarcoma embrionario parece ser mayor en las personas que tienen un familiar de primer grado (padre, hermano o hijo) con cáncer, especialmente, cuando el cáncer se les diagnosticó antes de los 30 años.

En casos poco frecuentes, el rabdomiosarcoma puede estar vinculado a la neurofibromatosis, un trastorno genético que hace que se formen tumores en los tejidos nerviosos. Aunque se necesita más investigación que lo confirme, en casos poco frecuentes, el rabdomiosarcoma puede estar vinculado a ciertos síndromes hereditarios, como el síndrome de Li-Fraumeni, el síndrome de Beckwith-Wiedemann o el síndrome de Costello.

Complicaciones

El rabdomiosarcoma puede propagarse de su lugar de inicio a otros lugares, lo cual dificulta el tratamiento y la recuperación.

Como ocurre con otros tipos de cáncer grave, la radioterapia y la quimioterapia intensas para el rabdomiosarcoma pueden provocar efectos secundarios significativos, tanto a corto como a largo plazo. El equipo de atención médica toma medidas para tratar y controlar estos efectos lo mejor posible. Además, es importante que aprendas a qué le debes prestar atención y que te comuniques con el equipo si tienes inquietudes.

Prevención

El rabdomiosarcoma no puede prevenirse. En casos pocos frecuentes, es posible que un antecedente familiar de cáncer a una edad temprana pueda aumentar el riesgo de padecer rabdomiosarcoma, pero no es hereditario. Además, no hay un vínculo conocido con ningún problema en el estilo de vida o ambiental.

Cualquier signo o síntoma debe controlarse lo antes posible.