La artritis psoriásica y el estrés a menudo van de la mano. Obtén consejos para controlar el estrés y mejorar tus síntomas.

El estrés y la artritis psoriásica a menudo van de la mano. Cuando el cuerpo percibe una demanda o amenaza, desencadena una reacción química que te prepara para responder eficazmente. A medida que estos químicos inundan el cuerpo, el ritmo cardíaco se acelera, la respiración se vuelve más rápida, los músculos se contraen, y la inflamación se propaga como un incendio forestal. Si tienes artritis psoriásica, esta inflamación a menudo empeora los síntomas al causar estrés e incluso más inflamación.

Este ciclo de estrés e inflamación puede aumentar el dolor emocional y físico. Aunque puede parecer difícil controlar el estrés, se lo puede hacer, especialmente si te comprometes a incorporar cambios a largo plazo. Si te apegas a ellos, puedes aliviar el estrés y mejorar tu bienestar emocional y físico.

No hay una manera "correcta" de lidiar con el estrés. Encontrar lo que funciona para ti es lo más importante. Sigue estos pasos ahora para lidiar con el estrés presente y potencial:

  • Aprende a reconocer las señales de que estás estresado. Puedes estar estresado y ni siquiera notarlo. Presta mucha atención a cómo reacciona tu cuerpo cuando estás estresado para poder notar los cambios cuando comiencen. Los signos comunes de estrés incluyen cambios en la respiración, músculos tensos, manos sudorosas y fatiga.

    Puede ser difícil diferenciar entre el estrés y los síntomas de la artritis psoriásica. Llevar un diario de cuando te sientes estresado, así como de los eventos cercanos a ese momento, puede ayudarte a detectar la diferencia.

  • Haz un plan para detener el estrés en el proceso. Cuando sabes lo que desencadena tu estrés, puedes tomar medidas para evitarlo o prepararte para enfrentarlo. Esperar el estrés y prepararte mentalmente para él puede ayudarte a domarlo y mantenerlo en perspectiva.
  • Busca el apoyo de otras personas. Compartir tus sentimientos con otros puede ayudarte a ver los factores que te estresan de manera diferente. La familia, los amigos y los consejeros pueden ofrecer una visión nueva y desempeñar un papel para ayudarte a manejar el estrés.
  • Usa en ti mismo métodos comprobados para combatir el estrés. Muchas personas descubren que la relajación o los ejercicios mente-cuerpo, como la respiración profunda, la meditación, la relajación muscular progresiva, el yoga o el tai chi, pueden reducir significativamente el estrés.

    El ejercicio tradicional, como caminar o trabajar en el jardín, también puede ayudar a aliviar el estrés. Discute con tu médico un programa de ejercicios apropiado para ti.

El estrés no desaparecerá de tu vida, y el control del estrés no es una cura de la noche a la mañana. Pero con atención y práctica continuas, puedes aprender a manejar tus niveles de estrés y vivir mejor con la artritis psoriásica.

March 16, 2019