La artritis psoriásica puede plantear desafíos en el lugar de trabajo. Enfréntate a los cambios y las adaptaciones en tu estilo de vida, y conversa con tu jefe.

Cuando vas al trabajo todos los días, no puedes dejar tu artritis psoriásica en casa. Las articulaciones rígidas y doloridas pueden afectar el rendimiento en tu lugar de trabajo. Pero la comunicación abierta y las adaptaciones simples te pueden permitir concentrarte en tu trabajo, en lugar de en tus articulaciones.

La investigación muestra que la artritis psoriásica lleva a más días de trabajo perdidos. Y, cuando estás en el trabajo, los síntomas de la artritis psoriásica pueden afectar tu productividad y calidad de vida.

Aunque no es necesario que le digas a nadie en el trabajo que tienes artritis psoriásica, es posible que te resulte útil hablar con tu supervisor. Los cambios sencillos en tu lugar de trabajo pueden ayudarte a estar presente y ser productivo cada día.

¿Listo para hablar con tu supervisor? Ten en cuenta estas ideas para iniciar la conversación:

  • Programa una reunión a una hora que no sea estresante para ninguno de los dos.
  • Prepara y ensaya lo que quieras decir.
  • Planea algunas estrategias que te ayuden a hacer lo mejor y a sentirte mejor en el trabajo, tales como cambios en tu horario, tus responsabilidades o la organización de tu escritorio.

La artritis psoriásica puede afectar tanto a las articulaciones pequeñas como a las grandes y causar agotamiento físico significativo. Alivia los síntomas con estas acciones diarias:

  • Toma descansos frecuentes. Toma un descanso de un minuto cada 20 minutos y otro de cinco minutos cada hora. Camina un poco, estírate o simplemente ponte en movimiento para aliviar la rigidez.
  • Usa ropa cómoda. Incluso la ropa profesional puede sentirse bien. Elige telas, como la seda o el algodón, que sean suaves al contacto con tu piel. Evita cualquier cosa que se sienta apretada o que te roce.
  • Elige calzado espacioso. Evita los zapatos apretados, los tacones altos y los que tienen una puntera estrecha. Opta por zapatos que no te aprieten los pies, incluso si están hinchados.
  • Reduce el estrés. El trabajo puede ser un factor estresante importante, pero también puede empeorar los síntomas de la psoriasis y la artritis psoriásica. Trata de mantenerte organizado en el trabajo, pide ayuda cuando la necesites y dedica tiempo a relajarte o a meditar diariamente.
  • Elige un estilo de vida saludable. Un estilo de vida saludable puede ayudarte a sentirte mejor en general. Trata de mantener un peso corporal saludable, haz ejercicio regularmente y cumple con un horario regular de sueño.
  • Ajusta tu horario. Si tienes la opción, considera la posibilidad de hablar con tu gerente acerca de trabajar ocasionalmente desde casa. O bien, ajusta tu horario para trabajar más en los días en los que te sientas bien y menos en los días en los que los síntomas de la artritis psoriásica se intensifiquen.

Sentarse en un escritorio, tipear y usar el teléfono puede convertirse en un desafío si la artritis psoriásica te afecta los dedos y la espalda lumbar. Prueba estos cambios sencillos para el escritorio que no te dañarán las articulaciones:

  • Crea una estación de trabajo cómoda. Solicita un teclado y un mouse ergonómicos que tengan un menor impacto sobre las articulaciones de la muñeca y de los dedos. Coloca el monitor unas 20 pulgadas (50 cm) directamente delante de ti.
  • Usa un apoyapiés. Guarda un taburete pequeño debajo del escritorio para apoyar los pies cuando estén hinchados y doloridos.
  • Apoya la espalda. Elige una silla del tamaño adecuado para ti. Opta por una con soporte ajustable para la espalda lumbar, reposabrazos y reposacabezas para apoyar el cuello y los hombros.
  • Siéntate bien. Siéntate derecho y estirado; no te encorves.
  • Usa insumos de fácil agarre. Los bolígrafos con almohadilla de gel, las tijeras con mango de goma de agarre fácil y las grapadoras electrónicas son herramientas sencillas y económicas.
  • Evita tipear. Invierte en un programa de dictado que transcriba lo que hables en la computadora.

La espalda, las rodillas, los tobillos y los dedos de los pies pueden doler por la artritis psoriásica. Por lo tanto, si tienes un trabajo que requiera levantar objetos o realizar otro trabajo físico, o permanecer de pie en pisos duros por largos períodos:

  • Protégete las articulaciones con músculos más fuertes. El entrenamiento para fortalecer los músculos alrededor de las rodillas, los tobillos y la espalda lumbar puede ayudar a proteger las articulaciones de la tensión y aliviar el dolor.
  • Usa zapatos resistentes. Los zapatos bien acolchados con mucho apoyo en el arco y espacio en los dedos de los pies pueden ayudar cuando estás de pie todo el día. Considera un par de plantillas ortopédicas para mayor apoyo.
  • Mantente de pie con buena postura. Permanece de pie con la espalda recta. Pero no empujes demasiado los hombros hacia atrás, ya que esto puede forzar la columna vertebral.

Si acabas de presentar artritis psoriásica o tus síntomas han empeorado, habla con tu médico acerca de cuál es el mejor plan de tratamiento para ti. Si estás haciendo todo lo que puedes para aliviar tus síntomas, pero aun así sientes que estás luchando con tu trastorno en el trabajo, considera si tu trabajo es adecuado para ti. Podría ser el momento de buscar un trabajo que se ajuste mejor a tus necesidades. O bien, habla con tu supervisor acerca de cambiar tus responsabilidades para que puedas lograr lo que te propones, ser productivo y saludable en el trabajo.

April 23, 2022