Descripción general

El cáncer prostático es el cáncer que ocurre en la próstata. La próstata es una glándula pequeña con forma de nuez que tienen los hombres y que produce el líquido seminal que nutre y transporta el esperma.

El cáncer de próstata es uno de los tipos más frecuentes de cáncer. En muchos casos, el cáncer de próstata crece lentamente y se limita a la glándula prostática, donde puede no causar daños graves. Sin embargo, mientras que algunos tipos de cáncer de próstata crecen lentamente y pueden necesitar tratamiento mínimo o incluso ningún tratamiento, otros tipos son agresivos y se pueden diseminar rápidamente.

El cáncer de próstata que se detecta temprano (cuando todavía está confinado a la glándula prostática) tiene la mejor probabilidad de tratarse con éxito.

Síntomas

El cáncer de próstata puede no provocar signos ni síntomas en sus primeros estadios.

El cáncer de próstata que está más avanzado puede causar signos y síntomas como:

  • Problemas para orinar
  • Disminución en la fuerza del flujo de la orina
  • Sangre en la orina
  • Sangre en el semen
  • Dolor de huesos
  • Pérdida de peso sin intentarlo
  • Disfunción eréctil

Cuándo consultar al médico

Pide una cita con el médico si tienes síntomas o signos persistentes que te preocupen.

Causas

Las causas del cáncer de próstata no son claras.

Los médicos saben que el cáncer de próstata comienza cuando las células de la próstata desarrollan cambios en su ADN. El ADN de una célula contiene instrucciones que le indican lo que debe hacer. Los cambios les indican a las células que crezcan y se dividan más rápido de lo que lo hacen las células normales. Las células anormales continúan viviendo en condiciones que las otras células morirían.

La acumulación de células anormales forma un tumor que puede crecer e invadir tejidos cercanos. Con el tiempo, algunas células anormales pueden desprenderse y diseminarse (hacer metástasis) a otras partes del cuerpo.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de próstata son los siguientes:

  • Edad avanzada. El riesgo de tener cáncer de próstata aumenta con la edad. Es más común después de los 50 años.
  • Raza. Las personas de raza negra tienen mayor riesgo de padecer cáncer de próstata que las personas de otras razas. En las personas de raza negra, el cáncer de próstata también tiene más probabilidades de ser agresivo o avanzado.
  • Antecedentes familiares. Si se le diagnosticó cáncer de próstata a un pariente consanguíneo, por ejemplo a tu padre, a un hermano o a un hijo, es posible que tu riesgo aumente. Además, si tienes antecedentes familiares de genes que aumentan el riesgo de padecer cáncer mamario (BRCA1 o BRCA2) o un antecedente familiar importante de cáncer mamario, tu riesgo de tener cáncer de próstata puede ser mayor.
  • Obesidad. Las personas obesas tienen un mayor riesgo de tener cáncer de próstata que las personas que se considera que tienen un peso saludable, aunque los resultados de los estudios son desiguales. En las personas obesas, es más probable que el cáncer sea más agresivo y que reaparezca después del tratamiento inicial.

Complicaciones

Las complicaciones del cáncer de próstata y sus tratamientos son estos:

  • Cáncer que se disemina (se metastatiza). El cáncer de próstata puede diseminarse a órganos cercanos, como la vejiga, o extenderse por el torrente sanguíneo o el sistema linfático hasta los huesos u otros órganos. Si el cáncer de próstata se disemina a los huesos puede provocar dolor y fracturas. Una vez que el cáncer de próstata se diseminó a otras zonas del cuerpo, todavía puede responder al tratamiento y puede controlarse, pero no es probable que se cure.
  • Incontinencia. El cáncer de próstata y su tratamiento pueden causar incontinencia urinaria. El tratamiento para la incontinencia depende del tipo que tengas, la gravedad y la probabilidad de que mejore con el tiempo. Las opciones de tratamiento incluyen medicamentos, catéteres y cirugía.
  • Disfunción eréctil. La disfunción eréctil puede surgir a partir del cáncer de próstata o su tratamiento, por ejemplo, la cirugía, la radiación o los tratamientos hormonales. Para tratar la disfunción eréctil se pueden utilizar medicamentos, dispositivos de vacío que ayudan a lograr la erección y cirugía.

Prevención

Puedes reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata de la siguiente manera:

  • Sigue una dieta saludable con muchas frutas y verduras. Come una variedad de frutas, verduras y cereales integrales. Las frutas y los vegetales contienen muchas vitaminas y nutrientes que pueden contribuir a mejorar tu salud.

    Aún debe probarse de manera concluyente si puedes evitar el cáncer de próstata a través de la dieta. Pero seguir una dieta saludable con una variedad de frutas y vegetales puede mejorar tu estado de salud general.

  • Elige alimentos saludables en lugar de suplementos. No existen estudios que hayan demostrado que los suplementos desempeñan una función en la reducción del riesgo de padecer cáncer de próstata. En cambio, elige alimentos ricos en vitaminas y minerales para que puedas mantener niveles saludables de vitaminas en el organismo.
  • Haz ejercicio la mayoría de los días de la semana. El ejercicio mejora el estado de salud general, te ayuda a mantener el peso y mejora tu estado de ánimo. Trata de hacer ejercicio la mayoría de los días de la semana. Si nunca has hecho ejercicio, comienza despacio y aumenta gradualmente el tiempo de ejercitación cada día.
  • Mantén un peso saludable. Si tu peso actual es saludable, sigue una dieta equilibrada y haz ejercicio la mayoría de los días de la semana para mantenerlo. Si necesitas bajar de peso, aumenta la cantidad de ejercicio y reduce la cantidad de calorías que comes a diario. Pídele a tu médico que te ayude a crear un plan para bajar de peso de manera saludable.
  • Consulta con tu médico sobre el mayor riesgo de padecer cáncer de próstata. Si tienes un riesgo muy alto de padecer cáncer de próstata, tú y tu médico pueden considerar medicamentos u otros tratamientos para reducir el riesgo. Algunos estudios indican que tomar inhibidores de la 5-alfa-reductasa, incluso la finasterida (Propecia, Proscar) y la dutasterida (Avodart), pueden reducir el riesgo general de desarrollar cáncer de próstata. Estos medicamentos se utilizan para controlar el agrandamiento de la próstata y la caída del cabello.

    Sin embargo, algunas pruebas indican que las personas que toman estos medicamentos pueden tener un mayor riesgo de desarrollar una forma más grave de cáncer de próstata (cáncer de próstata de grado alto). Si estás preocupado por el riesgo que tienes de desarrollar cáncer de próstata, habla con el médico.