Descripción general

La pubertad precoz se da cuando el cuerpo de un niño o una niña se empieza a convertir en el de un adulto (pubertad) demasiado temprano. La pubertad que comienza antes de los 8 años en las niñas y antes de los 9 años en los niños se considera pubertad precoz.

La pubertad incluye el crecimiento rápido de los huesos y los músculos, cambios en la forma y el tamaño del cuerpo, y desarrollo de la capacidad de reproducción del organismo.

Usualmente, no es posible encontrar la razón por la cual se desarrolló una pubertad precoz. En raras ocasiones, algunas enfermedades como infecciones, trastornos hormonales, tumores, anomalías cerebrales o lesiones pueden causar pubertad precoz. El tratamiento de la pubertad precoz suele incluir medicación para retrasar el desarrollo.

Síntomas

Entre los signos y síntomas de la pubertad precoz se incluyen el desarrollo de los siguientes antes de los 8 años en las niñas y los 9 años en los niños.

Entre los signos y síntomas en las niñas se incluyen los siguientes:

  • Crecimiento de las mamas
  • Primer período (menarca)

Entre los signos y síntomas en los niños se incluyen los siguientes:

  • Agrandamiento del pene y los testículos
  • Vello facial (usualmente crece primero sobre el labio superior)
  • Engravecimiento de la voz

Entre los signos y síntomas que pueden ocurrir tanto en niñas como niños se incluyen los siguientes:

  • Vello púbico y vello en las axilas
  • Crecimiento rápido
  • Acné
  • Olor corporal adulto 

¿Cuándo debes consultar con un médico?

Debes hacer una consulta con el pediatra para que evalúe a tu niño o niña si presenta alguno de los signos o síntomas de la pubertad precoz.

Causas

Para entender qué causa la pubertad precoz en algunos niños, es útil saber qué es lo que causa la pubertad en primera instancia. Este proceso implica los siguientes pasos:

  • El cerebro comienza el proceso. Parte del cerebro genera una hormona llamada hormona liberadora de gonadotropina (Gn-RH).
  • La glándula hipófisis libera más hormonas. La Gn-RH hace que la glándula hipófisis (una pequeña glándula con forma de frijol ubicada en la base del cerebro) libere otras dos hormonas. Son la hormona luteinizante (LH) y la hormona folículoestimulante (FSH).
  • Se producen las hormonas sexuales. La LH y la FSH hacen que los ovarios produzcan las hormonas responsables del crecimiento y el desarrollo de las características sexuales femeninas (estrógeno) y que los testículos produzcan las hormonas responsables del crecimiento y el desarrollo de las características sexuales masculinas (testosterona).
  • Se producen cambios físicos. La producción de estrógeno y testosterona causa los cambios físicos de la pubertad.

La razón por la que este proceso comienza de forma temprana en algunos niños depende de si la pubertad precoz es central o periférica.

Pubertad precoz central

Usualmente, no existen causas identificables para este tipo de pubertad precoz.

En la pubertad precoz central, el proceso de pubertad comienza demasiado temprano. El patrón y la sincronización de los pasos del proceso son normales en el resto de los aspectos. Para la mayoría de los niños y niñas con este trastorno, no existe un problema médico oculto ni una razón no identificable para la pubertad precoz.

En casos raros, la pubertad precoz central puede ser causada por lo siguiente:

  • Un tumor en el cerebro o en la médula espinal (sistema nervioso central)
  • Un defecto en el cerebro producido en el nacimiento, como exceso en la acumulación de líquido (hidrocefalia) o un tumor no canceroso (hamartoma)
  • Radiación en el cerebro o en la médula espinal
  • Lesiones en el cerebro o en la médula espinal
  • Síndrome de McCune-Albright (una enfermedad genética rara que afecta los huesos y el color de la piel, y causa problemas hormonales)
  • Hiperplasia suprarrenal congénita (un grupo de trastornos genéticos que implican la producción anormal de hormonas por parte de las glándulas suprarrenales)
  • Hipotiroidismo (un trastorno en el cual la glándula tiroides no produce la cantidad suficiente de hormonas)

Pubertad precoz periférica

El estrógeno o la testosterona en el cuerpo del niño o la niña son los causantes de este tipo de pubertad precoz.

La pubertad precoz periférica menos común se produce sin que se involucre la hormona en el cerebro (Gn-RH) que normalmente desencadena el comienzo de la pubertad. En cambio, la causa es la liberación de estrógeno o testosterona en el cuerpo por problemas en los ovarios, los testículos, las glándulas suprarrenales o la glándula hipófisis.

Las siguientes causas pueden desencadenar la pubertad precoz periférica tanto en las niñas como en los niños:

  • Un tumor en las glándulas suprarrenales o en la glándula hipófisis que secreta estrógeno o testosterona
  • El síndrome de McCune-Albright, una enfermedad genética rara que afecta los huesos y el color de la piel, y causa problemas hormonales
  • Exposición a fuentes externas de estrógeno o testosterona, como cremas o ungüentos

En las niñas, la pubertad precoz periférica también puede relacionarse con lo siguiente:

  • Quistes en los ovarios
  • Tumores en los ovarios

En los niños, la pubertad precoz periférica también puede relacionarse con lo siguiente:

  • Un tumor en las células que hacen el esperma (células germinales) o en las células que hacen testosterona (células de Leydig)
  • Mutación genética, un trastorno raro llamado pubertad precoz familiar independiente de gonadotropinas, que es causada por un defecto en un gen, puede causar una producción temprana de testosterona en los niños de, por lo general, entre 1 y 4 años de edad.

Factores de riesgo

Entre los factores que aumentan el riesgo de padecer pubertad precoz se incluyen los siguientes: 

  • Ser niña. Las niñas son mucho más propensas a manifestar una pubertad precoz.
  • Ser afroamericano. La pubertad precoz parece afectar más a los niños de origen afroamericano que a otras razas.
  • Tener obesidad. Los niños o niñas con sobrepeso significativo tienen un riesgo mayor de desarrollar pubertad precoz.
  • Estar expuestos a hormonas sexuales. Estar en contacto con cremas o ungüentos que contengan estrógeno o testosterona, u otras sustancias que contengan esas hormonas (como medicamentos para adultos o suplementos dietarios), puede aumentar el riesgo de que tu hijo o hija desarrolle pubertad precoz.
  • Sufrir otras enfermedades. La pubertad precoz puede ser una complicación del síndrome de McCune-Albright o de la hiperplasia suprarrenal congénita, enfermedades que implican una producción anormal de las hormonas masculinas (andrógenos). En casos aislados, la pubertad precoz también puede estar relacionada al hipotiroidismo.
  • Haber recibido radioterapia en el sistema nervioso central. El tratamiento con radiación para tumores, leucemia u otras enfermedades puede aumentar el riesgo de sufrir pubertad precoz.

Complicaciones

Entre las posibles complicaciones de la pubertad precoz se incluyen las siguientes:

  • Poca estatura. Los niños con pubertad precoz pueden crecer rápido al principio y ser altos en comparación con sus pares. Sin embargo, como sus huesos maduran más rápido que lo normal, también detienen el crecimiento antes de lo usual. Esto puede hacer que cuando sean adultos tengan una estatura menor que la de los demás. El tratamiento temprano de la pubertad precoz, especialmente cuando esta se produce en niños o niñas muy pequeños, puede ayudarlos a ser más altos de lo que serían sin el tratamiento.
  • Problemas sociales y emocionales. Las niñas y niños que comienzan la pubertad mucho antes que sus pares pueden ser extremadamente tímidos en cuanto a los cambios que se producen en su cuerpo. Esto puede afectar su autoestima y aumentar el riesgo de depresión o consumo de drogas.

Prevención

Algunos de los factores de riesgo de la pubertad precoz, como el sexo y la raza, no se pueden evitar. Sin embargo, se pueden tomar ciertas medidas para reducir las posibilidades de desarrollar pubertad precoz, entre ellas:

  • Mantener al niño o a la niña lejos de fuentes de estrógeno y testosterona externas, por ejemplo, medicamentos recetados para adultos que haya en el hogar o suplementos dietarios que contengan esas hormonas.
  • Alentar al niño o la niña a mantener un peso saludable.