Descripción general

La isquemia miocárdica se produce cuando el flujo de sangre que va al corazón se reduce, lo que impide que reciba oxígeno suficiente. La reducción del flujo sanguíneo generalmente se produce debido a una obstrucción parcial o total de las arterias del corazón (arterias coronarias).

La isquemia miocárdica, también llamada «isquemia cardíaca», puede dañar el músculo cardíaco y reducir su capacidad de bombear sangre de forma eficaz. Una obstrucción grave y repentina de una arteria coronaria puede producir un ataque cardíaco. La isquemia miocárdica también puede provocar ritmos cardíacos anormales graves.

El tratamiento para la isquemia miocárdica implica mejorar el flujo sanguíneo al músculo cardíaco. El tratamiento puede comprender medicamentos, un procedimiento para abrir las arterias obstruidas o una cirugía de bypass.

Elegir un estilo de vida saludable es importante para tratar y prevenir la isquemia miocárdica.

Síntomas

Algunas personas que padecen isquemia no presentan signos ni síntomas (isquemia asintomática).

Cuando se presentan signos y síntomas, el más frecuente es la presión o dolor en el pecho, por lo general en el lado izquierdo del cuerpo (angina de pecho). Algunos de los otros signos y síntomas —que podrían presentarse con más frecuencia en las mujeres, en las personas mayores y en las personas que padecen diabetes— son:

  • Dolor de cuello o de mandíbula
  • Dolor de brazo o de hombro
  • Un latido del corazón rápido
  • Dificultad para respirar cuando estás físicamente activo
  • Náuseas y vómitos
  • Sudoración
  • Fatiga

Cuándo consultar al médico

Busca atención de urgencia si tienes dolor de pecho intenso o prolongado.

Causas

La isquemia miocárdica ocurre cuando se reduce el flujo sanguíneo por una o más de las arterias coronarias. El menor flujo sanguíneo disminuye la cantidad de oxígeno que recibe el músculo del corazón.

La isquemia miocárdica puede surgir de forma lenta a medida que las arterias se bloquean con el tiempo. También puede ocurrir rápidamente cuando una arteria se bloquea de forma repentina.

Algunas de las enfermedades que pueden causar isquemia miocárdica son:

  • Enfermedad de las arterias coronarias (ateroesclerosis). Unas placas compuestas en su mayor parte de colesterol se acumulan en las paredes de las arterias y restringen el flujo sanguíneo. La ateroesclerosis es la causa más frecuente de la isquemia miocárdica.
  • Coágulo sanguíneo. Las placas que se forman en la ateroesclerosis pueden romperse y causar un coágulo sanguíneo. El coágulo puede bloquear una arteria y provocar una isquemia miocárdica repentina y grave, lo cual da como resultado un ataque cardíaco. En raras ocasiones, es posible que un coágulo sanguíneo se traslade hasta la arteria coronaria desde otro lugar del cuerpo.
  • Espasmo de la arteria coronaria. Este endurecimiento temporal de los músculos de la pared arterial puede reducir brevemente o incluso impedir el flujo sanguíneo a una parte del músculo del corazón. El espasmo de la arteria coronaria es una causa poco frecuente de la isquemia miocárdica.

El dolor en el pecho asociado a la isquemia miocárdica puede estar desencadenado por:

  • Esfuerzo físico
  • Estrés emocional
  • Bajas temperaturas
  • Consumo de cocaína

Factores de riesgo

Algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer isquemia miocárdica son los siguientes:

  • Consumo de tabaco. Fumar y la exposición por largo tiempo al tabaquismo pasivo pueden causar daño en las paredes internas de las arterias. El daño puede permitir que se formen depósitos de colesterol y otras sustancias, que pueden lentificar la irrigación sanguínea de las arterias coronarias. Fumar también aumenta el riesgo de formación de coágulos sanguíneos en las arterias coronarias.
  • Diabetes. Los tipos 1 y 2 de diabetes están vinculados al aumento del riesgo de isquemia miocárdica, de ataque al corazón y de otros problemas cardíacos.
  • Presión arterial alta. Con el tiempo, la presión arterial alta puede hacer que la ateroesclerosis avance más rápido y, en consecuencia, provocar el daño de las arterias coronarias.
  • Nivel alto de colesterol en sangre. El colesterol es una parte importante de los depósitos que pueden estrechar las arterias coronarias. Un nivel alto del colesterol «malo» (lipoproteína de baja densidad) en la sangre puede deberse a un trastorno hereditario o a una dieta alta en grasas saturadas y en colesterol.
  • Nivel alto de triglicéridos en sangre. Los triglicéridos, otro tipo de grasas en la sangre, también pueden contribuir a que se genere la ateroesclerosis.
  • Obesidad. La obesidad está relacionada con la diabetes, la presión arterial alta y el nivel alto de colesterol en sangre.
  • Circunferencia de la cintura. Una medida de la cintura de más de 35 pulgadas (89 cm) en las mujeres y de 40 pulgadas (102 cm) en los hombres aumenta el riesgo de padecer presión arterial alta y enfermedad cardíaca.
  • Falta de actividad física. Un estilo de vida inactivo contribuye a la obesidad y está relacionado con niveles altos de colesterol y de triglicéridos. Las personas que hacen ejercicios aeróbicos con regularidad tienen un estado cardiovascular mejor, lo que está relacionado con una disminución del riesgo de padecer isquemia miocárdica y un ataque al corazón. El ejercicio también baja la presión arterial alta.

Complicaciones

La isquemia miocárdica puede causar complicaciones graves, entre ellas:

  • Ataque cardíaco. Si una arteria coronaria se obstruye por completo, la falta de sangre y oxígeno puede producir un ataque cardíaco que destruye una parte del músculo cardíaco. El daño puede ser grave y, a veces, mortal.
  • Ritmo cardíaco irregular (arritmia). El ritmo cardíaco anormal puede debilitar el corazón y poner en riesgo la vida.
  • Insuficiencia cardíaca. La isquemia miocárdica puede dañar el músculo cardíaco y puede reducir su capacidad para bombear sangre de forma eficaz al resto del cuerpo. Con el tiempo, este daño puede causar insuficiencia cardíaca.

Prevención

El mismo estilo de vida que puede ayudar a tratar la isquemia miocárdica también puede ayudar a evitar que se desarrolle en primer lugar. Las arterias pueden conservarse fuertes, elásticas y uniformes y permitir un flujo sanguíneo máximo si llevas un estilo de vida saludable para el corazón.

July 25, 2015
References
  1. Mann DL, et al. Approach to the patient with chest pain. (Enfoque en el paciente con dolor de pecho). En: Braunwald’s Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine (Enfermedad cardíaca de Braunwald: un libro sobre medicina cardiovascular). 10.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014.
  2. Podrid PJ. Angina pectoris: Chest pain caused by myocardial ischemia (Angina de pecho: dolor de pecho causado por isquemia miocárdica). www.uptodate.com/home. Último acceso: 1 de junio de 2015.
  3. Deedwania PC. Silent myocardial ischemia: Epidemiology and pathogenesis (Isquemia miocárdica asintomática: epidemiología y patogénesis). www.uptodate.com/home. Último acceso: 1 de junio de 2015.
  4. Mann DL, et al. Coronary blood flow and myocardial ischemia (Circulación sanguínea coronaria e isquemia miocárdica). En: Braunwald’s Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine (Enfermedad cardíaca de Braunwald: un libro sobre medicina cardiovascular). 10.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014.
  5. Kannam JP. Stable ischemic heart disease: Overview of care (Enfermedad cardíaca isquémica estable: descripción general de la atención médica). www.uptodate.com/home. Último acceso: 2 de junio de 2015.
  6. Jhamnani S, et al. Meta-analysis of the effects of lifestyle modifications on coronary and carotid artherosclerotic burden (Metaanálisis de los efectos de las modificaciones en el estilo de vida sobre la carga aterosclerótica coronaria y carotídea). American Journal of Cardiology (Revista estadounidense de cardiología). 2015;115:268.
  7. Sandesara PB, et al. Cardiac rehabilitation and risk reduction: Time to “rebrand and reinvigorate” (Rehabilitación cardíaca y reducción del riesgo: tiempo para «cambiar la imagen y revigorizar»). Journal of the American College of Cardiology (Revista del Colegio Estadounidense de Cardiología). 2015;65:389.
  8. Goldberger AL. Electrocardiogram in the diagnosis of myocardial ischemia and infarction (Electrocardiograma en el diagnóstico de la isquemia miocárdica y del infarto). www.uptodate.com/home. Último acceso: 1 de junio de 2015.
  9. AskMayoExpert. How is chest pain due to coronary artery spasm diagnosed? (¿Cómo se diagnostica el dolor de pecho debido al espasmo de la arteria coronaria?). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  10. Johnson RJ. Nonpharmacologic prevention and treatment of hypertension (Prevención y tratamiento no farmacológicos de la hipertensión). En: Comprehensive Clinical Nephrology (Nefrología clínica integral). 5.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 11 de mayo de 2015.
  11. Deedwania PC. Silent myocardial ischemia: Prognosis and therapy (Isquemia miocárdica asintomática: pronóstico y terapia). www.uptodate.com/home. Último acceso: 1 de junio de 2015.
  12. Deedwania PC. Silent myocardial ischemia: Diagnosis (Isquemia miocárdica asintomática: diagnóstico). www.uptodate.com/home. Último acceso: 1 de junio de 2015.
  13. AskMayoExpert. Which patients with coronary artery disease (CAD) should be considered for angiography and revascularization? (¿Qué pacientes con enfermedad de las arterias coronarias deberían ser considerados para angiografía y revascularización?). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2014.
  14. Bope ET, et al. The cardiovascular system (El aparato cardiovascular). En: Conn’s Current Therapy 2015 (La terapia actual de Conn 2015). Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015.
  15. Simons M, et al. New therapies for angina pectoris (Nuevas terapias contra la angina de pecho). www.uptodate.com/home. Último acceso: 6 de julio de 2015.