Descripción general

Las paperas son una infección viral que afecta principalmente a las glándulas salivales que se encuentran cerca de los oídos. Las paperas pueden provocar inflamación de una de las glándulas o ambas.

Las paperas eran habituales en los Estados Unidos hasta que la vacuna se volvió rutinaria. Desde entonces, la cantidad de casos ha disminuido considerablemente.

Sin embargo, los brotes de paperas todavía ocurren en los Estados Unidos y la cantidad ha aumentado lentamente en años recientes. Estos brotes afectan generalmente a las personas que no están vacunadas y se producen en contextos de contacto cercano, tales como escuelas o campus universitarios.

Las complicaciones de las paperas, como la pérdida de la audición, son potencialmente graves, pero poco frecuentes. No hay tratamiento específico para las paperas.

Síntomas

Algunas personas infectadas con el virus de las paperas no presentan signos ni síntomas o estos son muy leves. Cuando los signos y síntomas sí se presentan, generalmente aparecen unas dos o tres semanas después de la exposición al virus.

El principal signo de las paperas es la inflamación de las glándulas salivales que hace que las mejillas se inflamen. Otros signos y síntomas pueden incluir:

  • Dolor en las glándulas salivales inflamadas en uno o ambos lados de la cara
  • Dolor al masticar o tragar
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Debilidad y fatiga
  • Pérdida de apetito

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con tu médico si tú o tu hijo manifiestan signos o síntomas de paperas. Las paperas son altamente contagiosas a alrededor de nueve días después de que aparecieron los síntomas. Avisa al consultorio médico antes de entrar y diles que sospechas que tienes paperas, de manera que puedan tomar medidas para evitar que el virus se disemine a otras personas en la sala de espera.

Mientras tanto, debes hacer lo siguiente:

  • Descansa todo el tiempo que puedas
  • Trata de aliviar los síntomas con compresas frías y analgésicos de venta libre, tales como ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) y paracetamol (Tylenol u otros)

Las paperas ya no son frecuentes, por lo que es posible que otra enfermedad esté causando tus signos y síntomas. Las glándulas salivales inflamadas y la fiebre pueden indicar:

  • Una glándula salival obstruida
  • Una infección viral diferente

Causas

La parotiditis es causada por un virus que se disemina fácilmente de una persona a otra a través de la saliva infectada. Si no eres inmune, puedes contraer parotiditis al inhalar las gotitas de saliva de una persona infectada que ha estornudado o tosido. También puedes contraer parotiditis al compartir utensilios o tazas con una persona que tiene la enfermedad.

Complicaciones

Las complicaciones de paperas son poco frecuentes, pero algunas de ellas son potencialmente graves.

La mayoría de las complicaciones de paperas implican inflamación de alguna parte del cuerpo, por ejemplo:

  • Los testículos. Esta enfermedad, conocida como orquitis, hace que se inflamen uno o ambos testículos de un hombre que ha pasado por la pubertad. La orquitis es dolorosa, pero por lo general no conduce a la incapacidad de tener hijos (esterilidad).
  • El cerebro. Las infecciones virales como las paperas pueden conducir a la inflamación del cerebro (encefalitis). La encefalitis puede causar problemas neurológicos y volverse potencialmente fatal.
  • Las membranas y el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal. Esta enfermedad, conocida como meningitis, puede producirse si el virus de las paperas se disemina por tu torrente sanguíneo e infecta el sistema nervioso central.
  • El páncreas. Entre los signos y síntomas de esta enfermedad, conocida como pancreatitis, se incluyen el dolor abdominal superior, las náuseas y los vómitos.

Entre otras complicaciones de paperas se incluyen las siguientes:

  • Pérdida de la audición. La pérdida de la audición puede producirse en uno o ambos oídos. Aunque es poco frecuente, en ocasiones la pérdida de la audición es permanente.
  • Problemas cardíacos. En ocasiones poco frecuentes, las paperas se han asociado a anomalías en el latido cardíaco y enfermedades del músculo cardíaco.
  • Abortos espontáneos. Contraer paperas mientras estás embarazada, especialmente en los primeros meses del embarazo, puede conducir a un aborto espontáneo.

Prevención

La mejor manera de prevenir las paperas es vacunarse contra la enfermedad. La mayoría de las personas son inmunes a las paperas una vez que han recibido todas las vacunas.

La vacuna contra las paperas se suele administrar como una vacunación combinada contra el sarampión, las paperas y la rubéola (SPR), que contiene la forma más segura y efectiva de cada vacuna. Se recomienda la colocación de dos dosis de la vacuna triple viral antes del ingreso de los niños al ámbito escolar. Estas vacunas deben administrarse cuando el niño tiene:

  • Entre 12 y 15 meses de edad
  • Entre 4 y 6 años de edad

Se aconseja a los estudiantes universitarios, a los viajeros internacionales y, en particular, a los trabajadores de salud que se aseguren de tener las dos dosis de la vacuna triple viral. Una dosis única no ofrece la protección suficiente ante las paperas.

No se recomienda habitualmente la colocación de una tercera dosis de la vacuna. Pero tu médico puede recomendarte una tercera dosis si te encuentras en una zona donde se han manifestado brotes de la enfermedad. Un estudio realizado en un campus universitario sobre un brote de paperas reciente demostró que los estudiantes que recibieron una tercera dosis de la vacuna triple viral tenían un riesgo menor de contraer la enfermedad.

Aquellas personas que no necesitan la vacuna triple viral

No necesitas una vacuna en los siguientes casos:

  • Si recibiste dos dosis de la vacuna triple viral (contra el sarampión, las paperas y la rubéola) luego de los 12 meses de edad
  • Si has tenido una dosis de la vacuna triple viral luego de los 12 meses y eres un niño de preescolar o un adulto que no está en alto riesgo de exposición al sarampión o las paperas
  • Si te hiciste análisis de sangre que demuestran inmunidad al sarampión, las paperas y la rubéola
  • La mayoría de las personas que nacieron antes de 1957, y que pertenecen a ese grupo etario probablemente fueron infectadas por el virus de manera natural y son inmunes

Además, no se recomienda la vacuna en las siguientes personas:

  • Personas que hayan tenido una reacción alérgica potencialmente fatal al antibiótico neomicina o a cualquier otro componente de la vacuna triple viral
  • Mujeres embarazadas o que planean quedar embarazadas en las siguientes cuatro semanas
  • Personas con sistemas inmunitarios gravemente comprometidos

Aquellos que deberían recibir la vacuna triple viral (SPR)

Deberías vacunarte si no cumples con los criterios descritos y además sucede lo siguiente:

  • No estás embarazada y estás en edad fértil
  • Vas a la universidad u otra institución postsecundaria
  • Trabajas en un hospital, centro médico, centro de cuidados infantiles o escuela
  • Tienes pensado viajar al extranjero o vacacionar en un crucero

Los que deberían esperar para recibir la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola.

Considera esperar si:

  • Estás moderadamente o gravemente enfermo. Espera hasta que te recuperes.
  • Estás embarazada. Espera hasta después de dar a luz.

Aquellos que deben consultar con sus médicos

Habla con el médico antes de vacunarte contra las paperas si ocurre algo de lo siguiente:

  • Tienes cáncer
  • Tienes un trastorno en la sangre
  • Tiene una enfermedad que afecta tu sistema inmunitario, como el VIH/SIDA
  • Estás recibiendo tratamiento con drogas, como los esteroides, que afectan tu sistema inmunitario
  • Recibiste otra vacuna durante las últimas cuatro semanas

Efectos secundarios de la vacuna

La vacuna triple viral es muy segura y eficaz. Colocarse esta vacuna es mucho más seguro que contagiarse la parotiditis.

La mayoría de las personas no manifiestan efectos secundarios con la vacuna. Algunas personas tienen fiebre leve, erupción cutánea o dolor en las articulaciones durante un breve período.

En casos excepcionales, los niños que reciben la vacuna triple viral pueden tener convulsiones causadas por la fiebre. Sin embargo, no se han relacionado estas convulsiones con problemas a largo plazo.

En extensos informes —de American Academy of Pediatrics, Institute of Medicine y Centers for Disease Control and Prevention— se ha llegado a la conclusión de que no existe un vínculo entre la vacuna triple viral y el autismo.

Jan. 15, 2019
References
  1. Kliegman RM, et al. Mumps. In: Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2016. https://www.clincalkey.com. Accessed July 14, 2018.
  2. Mumps. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/mumps/. Accessed July 14, 2018.
  3. AskMayoExpert. Mumps. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018. Accessed July 13, 2018.
  4. Ramanathan R, et al. Knowledge gaps persist and hinder progress in eliminating mumps. Vaccine. 2018;36:3721.
  5. Ferri FF. Mumps. In: Ferri's Clinical Advisor 2019. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed July 14, 2018.
  6. Anderson DJ. Infection prevention: Precautions for preventing transmission of infection. https://uptodate.com/contents/search. Accessed July 13, 2018.
  7. Hibberd PL. Measles, mumps, and rubella immunization in adults. https://uptodate.com/contents/search. Accessed July 13, 2018.
  8. Drutz JE. Measles, mumps, and rubella immunization in infants, children, and adolescents. https://uptodate.com/contents/search. Accessed July 13, 2018.