Diagnóstico

Análisis para la detección del cáncer de piel

Pregúntale a tu médico si debes considerar un análisis periódico para la detección del cáncer de piel. Tú y tu médico pueden pensar en opciones de análisis para la detección de la enfermedad, como:

  • Exámenes de la piel realizados por un profesional capacitado. Durante un examen de la piel, el médico realiza una inspección de la piel de todo el cuerpo.
  • Exámenes de la piel que puedes hacer en casa. Un autoexamen puede ayudarte a conocer los lunares, las pecas y otras marcas de la piel que son normales para ti para que puedas notar cualquier cambio. Es mejor hacerlo de pie delante de un espejo de cuerpo entero mientras se utiliza un espejo de mano para inspeccionar las zonas difíciles de ver. Asegúrate de revisar las partes de adelante, de atrás y los laterales de los brazos y de las piernas. Además, revisa la ingle, el cuero cabelludo, las uñas, las plantas de los pies y los espacios que hay entre los dedos de los pies.

Algunas organizaciones médicas recomiendan hacerse exámenes de la piel periódicos a cargo de tu médico y realizados por ti mismo. Otros no recomiendan los análisis para la detección de cáncer de piel porque no está claro si salvan vidas. En cambio, encontrar un lunar inusual podría hacer que se realice una biopsia, que, si se descubre que el lunar no es canceroso, podría provocar dolor, ansiedad y costos innecesarios. Habla con tu médico sobre qué examen para la detección es adecuado para ti según el riesgo de padecer cáncer de piel.

Diagnóstico del melanoma

A veces, el cáncer se puede detectar con solo observar la piel, pero la única manera de diagnosticar el melanoma con precisión es con una biopsia. En este procedimiento, se extrae una parte o la totalidad del lunar o crecimiento sospechoso, y un patólogo analiza la muestra.

Los procedimientos de la biopsia utilizados para diagnosticar el melanoma son:

  • Biopsia por punción. Durante una biopsia por punción, el médico utiliza un instrumento con una cuchilla circular. La cuchilla se presiona contra la piel que rodea el lunar sospechoso y se extrae un pedazo redondo de piel.
  • Biopsia por escisión. En este procedimiento, se extirpa todo el lunar o crecimiento junto con un pequeño borde de piel de aspecto normal.
  • Biopsia por incisión. Con una biopsia por incisión, solo se extrae la parte más irregular de un lunar o de un crecimiento para analizarla en el laboratorio.

El tipo de procedimiento de biopsia de piel al que deberás someterte dependerá de tu situación. Los médicos prefieren emplear la biopsia por punción o la biopsia por escisión para extirpar todo el crecimiento siempre que sea posible. La biopsia por incisión se puede utilizar cuando otras técnicas no pueden realizarse fácilmente, por ejemplo si un lunar sospechoso es muy grande.

Estadios del melanoma

Si recibes un diagnóstico de melanoma, el siguiente paso consiste en determinar la fase (el estadio) del cáncer. Para asignar un estadio al melanoma que padeces, el médico:

  • Determina el espesor. El espesor de un melanoma se determina examinándolo con cuidado mediante el uso de un microscopio y midiéndolo con una herramienta especial (micrómetro). Dicho espesor ayuda a los médicos a elegir un plan de tratamiento. En general, cuanto más grueso es el tumor, la enfermedad es más grave.
  • Observa si el melanoma se diseminó. Para determinar si el melanoma se diseminó a los ganglios linfáticos cercanos, el cirujano puede recomendarte un procedimiento conocido como «biopsia de ganglio centinela».

    Durante la biopsia de ganglio centinela, se inyecta un tinte en la zona donde se extrajo el melanoma. El tinte fluye hacia los ganglios linfáticos cercanos. Los primeros ganglios linfáticos que absorben el tinte se extraen y se analizan para detectar células cancerosas. Si estos primeros ganglios linfáticos (ganglios linfáticos centinelas) no tienen cáncer, existe una buena probabilidad de que el melanoma no se haya diseminado más allá de la zona donde se descubrió por primera vez.

    El cáncer todavía puede reaparecer o diseminarse, incluso si los ganglios linfáticos centinelas no tienen cáncer.

Hay otros factores que pueden servir para determinar la agresividad de un melanoma, como la formación de una herida abierta en la piel de esa zona o el número de células cancerosas que se dividen al observarse con un microscopio.

Los estadios del melanoma se establecen mediante los números romanos del I al IV. Un melanoma en estadio I es pequeño y tiene una tasa de tratamiento muy exitosa. Sin embargo, cuanto mayor es el número, la probabilidad de una recuperación completa es menor. Para el estadio IV, el cáncer se diseminó más allá de la piel y alcanzó otros órganos, como los pulmones o el hígado.

Tratamiento

El mejor tratamiento para ti depende del tamaño y del estadio del cáncer, tu salud en general y tus preferencias personales.

Tratamiento de los melanomas en fase inicial

El tratamiento de los melanomas en fase inicial suele comprender la cirugía para extirpar el melanoma. Un melanoma muy delgado puede extirparse por completo durante la biopsia, por lo que no requiere tratamiento adicional. De lo contrario, el cirujano extirpará el cáncer y también un borde de piel normal y una capa de tejido debajo de la piel. Para las personas que tienen melanomas en fase inicial, este puede ser el único tratamiento que necesiten.

Tratamiento de los melanomas que se diseminaron más allá de la piel

Si el melanoma se diseminó más allá de la piel, las opciones de tratamiento pueden ser:

  • Cirugía para extraer los ganglios linfáticos afectados. Si el melanoma se diseminó a los ganglios linfáticos cercanos, el cirujano puede extraer aquellos que se vieron afectados. También se pueden recomendar tratamientos adicionales antes o después de la cirugía.
  • Quimioterapia. La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. La quimioterapia se puede administrar por vía intravenosa, en forma de píldoras o ambas para que se desplace por todo el cuerpo.

    La quimioterapia también se puede administrar en una vena del brazo o de la pierna en un procedimiento llamado «perfusión aislada de miembro». Durante este procedimiento, la sangre del brazo o de la pierna no podrá desplazarse hacia otras áreas del cuerpo durante un corto período para que los medicamentos de la quimioterapia vayan directamente a la zona que rodea el melanoma y no afecten otras partes del cuerpo.

  • Radioterapia. Este tratamiento utiliza haces de energía de alta potencia, como rayos X, para destruir las células cancerosas. La radioterapia puede recomendarse después de una cirugía de extirpación de los ganglios linfáticos. A veces, se utiliza para ayudar a aliviar los síntomas del melanoma que se diseminó a otra parte del cuerpo.
  • Terapia biológica. La terapia biológica estimula el sistema inmunitario para ayudar a que el cuerpo combata el cáncer. Estos tratamientos están hechos de sustancias producidas por el organismo o sustancias similares creadas en un laboratorio. Los efectos secundarios de estos tratamientos son similares a los de la influenza: escalofríos, fatiga, fiebre, dolor de cabeza y dolores musculares.

    Las terapias biológicas utilizadas para tratar el melanoma comprenden interferón e interleucina-2, ipilimumab (Yervoy), nivolumab (Opdivo) y pembrolizumab (Keytruda).

  • Terapia dirigida. La terapia dirigida utiliza medicamentos diseñados para atacar vulnerabilidades específicas en las células cancerosas. Los efectos secundarios de las terapias dirigidas varían, pero tienden a comprender problemas en la piel, fiebre, escalofríos y deshidratación.

    El vemurafenib (Zelboraf), el dabrafenib (Tafinlar) y el trametinib (Mekinist) son medicamentos de la terapia dirigida para tratar el melanoma avanzado. Esos medicamentos solo son efectivos si las células cancerosas tienen cierta mutación genética. Las células del melanoma se pueden analizar para ver si estos medicamentos pueden ayudarte.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Preparación para la consulta

Comienza haciendo una consulta con tu médico de familia o con un médico general si observas algún cambio en la piel que te preocupa. Según tu situación y el resultado de los análisis, es posible que te derive a un médico que se especializa en enfermedades de la piel (dermatólogo) o a un médico que se especializa en el tratamiento oncológico (oncólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho para hablar, es aconsejable que te prepares bien para la consulta. La siguiente información te ayudará a prepararte y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. En caso de melanoma, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Tengo un melanoma?
  • ¿Cuán grande es?
  • ¿Cuán profundo es?
  • ¿Se extendió más allá de la zona de piel donde se descubrió por primera vez?
  • ¿Qué otras pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Algún tratamiento podrá curar el melanoma que tengo?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios para cada opción de tratamiento?
  • ¿Consideras que hay un tratamiento que sea el más adecuado para mí?
  • ¿Cuánto tiempo puedo tomarme para decidir sobre una opción de tratamiento?
  • ¿Debería consultar a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?
  • ¿Qué determinará si debo programar una visita de seguimiento?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle al médico, no dudes en hacerle otras durante la consulta.

Melanoma - atención en Mayo Clinic

May 21, 2019
References
  1. What you need to know about melanoma and other skin cancers. National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/publications/patient-education/wyntk-skin-cancer. Accessed April 28, 2015.
  2. Niederhuber JE, et al., eds. Melanoma. In: Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa.: Churchill Livingstone Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Accessed April 28, 2015.
  3. Habif TP. Nevi and malignant melanoma. In: Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy. 5th ed. Edinburgh, U.K.; New York, N.Y.: Mosby Elsevier; 2010. http://www.clinicalkey.com. Accessed April 28, 2015.
  4. Intraocular (eye) melanoma treatment (PDQ). National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/intraocularmelanoma/patient. Accessed April 28, 2015.
  5. Detect skin cancer. American Academy of Dermatology. https://www.aad.org/spot-skin-cancer/learn-about-skin-cancer/detect-skin-cancer. Accessed April 28, 2015.
  6. U.S. Preventive Services Task Force. Final recommendation statement: Skin cancer screening. http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/Page/Document/RecommendationStatementFinal/skin-cancer-screening. Accessed April 28, 2015.
  7. Melanoma. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed April 28, 2015.
  8. Reed KB, et al. Increasing incidence of melanoma among young adults: An epidemiological study in Olmsted County, Minnesota. Mayo Clinic Proceedings. 2012;87:328.