Diagnóstico

Biopsia en sacabocados

Las pruebas y procedimientos utilizados para diagnosticar el melanoma incluyen:

  • Examen físico. El médico te hará preguntas sobre tu historial médico y te examinará la piel para buscar signos que puedan indicar la presencia de un melanoma.
  • Extracción de una muestra de tejido para analizarla (biopsia). Para determinar si una lesión cutánea sospechosa es un melanoma, tu médico puede recomendar la extracción de una muestra de piel para su análisis. La muestra se envía a un laboratorio para su examen.

    El tipo de procedimiento de biopsia que tu médico recomiende dependerá de tu situación particular. En la mayoría de los casos, los médicos recomiendan eliminar todo el bulto cuando sea posible. Una técnica común, la biopsia con sacabocados, se hace con un bisturí circular que se presiona en la piel alrededor del lunar sospechoso. Otra técnica, llamada biopsia por escisión, utiliza un bisturí para cortar todo el lunar y un pequeño margen de tejido sano a su alrededor.

Determinación de la extensión del melanoma

Si recibes un diagnóstico de melanoma, el siguiente paso consiste en determinar la fase (el estadio) del cáncer. Para asignar un estadio al melanoma que presentas, tu médico:

  • Determinará el espesor. El espesor de un melanoma se determina al examinarlo con cuidado mediante el uso de un microscopio y medirlo con una herramienta especial. Dicho espesor ayuda a los médicos a elegir un plan de tratamiento. En general, cuanto más grueso es el tumor, más grave es la enfermedad.

    Los melanomas más delgados solo pueden requerir una cirugía para extirpar el cáncer y parte del tejido que lo rodea. Si el melanoma es más grueso, tu médico podría recomendar pruebas adicionales para ver si el cáncer se ha diseminado antes de determinar tus opciones de tratamiento.

  • Verá si el melanoma se diseminó hacia los ganglios linfáticos. Si hay riesgo de que el cáncer se haya diseminado hacia los ganglios linfáticos, el médico podría recomendarte un procedimiento conocido como "biopsia de ganglios linfáticos centinela".

    Durante la biopsia de ganglios linfáticos centinela, se inyecta un tinte en la zona donde se extrajo el melanoma. El tinte circula hacia los ganglios linfáticos cercanos. Los primeros ganglios linfáticos que absorben el tinte se extraen y se analizan para detectar células cancerosas. Si estos primeros ganglios linfáticos (ganglios linfáticos centinela) no tienen cáncer, existe una buena probabilidad de que el melanoma no se haya diseminado más allá de la zona donde se descubrió por primera vez.

  • Buscará signos de cáncer más allá de la piel. Para las personas con melanomas más avanzados, los médicos podrían recomendar pruebas por imágenes para buscar signos de que el cáncer se ha diseminado hacia otras áreas del cuerpo. Las pruebas por imágenes pueden incluir radiografías, tomografías computarizadas (TC) y tomografías por emisión de positrones (TEP). Estas pruebas por imágenes generalmente no se recomiendan para melanomas más pequeños con un menor riesgo de diseminarse más allá de la piel.

Hay otros factores que pueden contribuir para determinar el riesgo de que el cáncer se disemine (haga metástasis), como la formación de una herida abierta en la piel de esa zona (ulceración) o la cantidad de células cancerosas que se dividen (mitosis) al observarse con un microscopio.

Los estadios del melanoma se establecen mediante los números romanos del 0 al IV. En el estadio 0 y el estadio I, un melanoma es pequeño y tiene una tasa de tratamiento muy exitosa. Sin embargo, cuanto mayor es el número, menor es la probabilidad de una recuperación total. Para el estadio IV, el cáncer se diseminó más allá de la piel y alcanzó otros órganos, como los pulmones o el hígado.

Tratamiento

El mejor tratamiento para el melanoma depende del tamaño y del estadio del cáncer, el estado de salud general y las preferencias personales.

Tratamiento de melanomas pequeños

El tratamiento de los melanomas en etapa inicial suele incluir cirugía para extirpar el melanoma. Un melanoma muy delgado puede extirparse por completo durante la biopsia y no requerir tratamiento adicional. De lo contrario, el cirujano extirpará el cáncer, y también un reborde de piel normal y una capa de tejido debajo de la piel. Para las personas que tienen melanomas en etapa inicial, este puede ser el único tratamiento que necesiten.

Tratamiento de los melanomas que se diseminaron más allá de la piel

Si el melanoma se diseminó más allá de la piel, las opciones de tratamiento pueden ser las siguientes:

  • Cirugía para extirpar los ganglios linfáticos afectados. Si el melanoma se diseminó a los ganglios linfáticos cercanos, el cirujano puede extirpar aquellos que se vieron afectados. También se pueden recomendar otros tratamientos antes o después de la cirugía.
  • Inmunoterapia. La inmunoterapia es una farmacoterapia que ayuda al sistema inmunitario a combatir el cáncer. El sistema inmunitario del cuerpo que combate la enfermedad podría no atacar el cáncer porque las células cancerosas producen proteínas que ciegan a las células del sistema inmunitario. La inmunoterapia funciona porque interfiere en ese proceso.

    A menudo se recomienda la inmunoterapia después de la cirugía para el melanoma que se ha propagado a los ganglios linfáticos o a otras partes del cuerpo. Cuando el melanoma no se puede extirpar completamente con cirugía, los tratamientos de inmunoterapia pueden inyectarse directamente en él.

  • Terapia dirigida. Los tratamientos farmacológicos dirigidos se enfocan en debilidades específicas de las células cancerosas. Al atacar estas debilidades, los tratamientos farmacológicos dirigidos pueden causar la muerte de las células cancerosas. Las células del melanoma pueden analizarse para determinar si la terapia dirigida puede ser eficaz contra el cáncer.

    En el caso del melanoma, se puede recomendar la terapia dirigida si el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos o a otras partes del cuerpo.

  • Radioterapia. Este tratamiento utiliza rayos de energía de alta potencia, como rayos X y protones, para matar las células cancerosas. La radioterapia puede dirigirse a los ganglios linfáticos si el melanoma se ha propagado allí. La radioterapia también se puede usar para tratar los melanomas que no se eliminan completamente con cirugía.

    En el caso del melanoma que se propaga a otras partes del cuerpo, la radioterapia puede ayudar a aliviar los síntomas.

  • Quimioterapia. La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. Se puede administrar por vía intravenosa, en forma de píldoras o ambas para que se desplace por todo el cuerpo.

    También se puede administrar en una vena del brazo o de la pierna en un procedimiento llamado "perfusión aislada de miembro". Durante este procedimiento, la sangre del brazo o de la pierna no podrá desplazarse hacia otras partes del cuerpo durante un corto período para que los medicamentos de la quimioterapia vayan directamente a la zona que rodea el melanoma y no afecten otras partes.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Preparación para la consulta

Empieza por ver al médico de cabecera si notas algún cambio en la piel que te preocupe. Según tu situación y el resultado de los análisis, es posible que te derive a un médico que se especializa en enfermedades de la piel (dermatólogo) o a un médico que se especializa en el tratamiento del cáncer (oncólogo).

Como las citas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. A continuación, incluimos información que te ayudará a prepararte y a saber qué puedes esperar del médico.

Melanoma - atención en Mayo Clinic

March 10, 2020
  1. AskMayoExpert. Melanoma, cutaneous, stage I to III: Diagnosis and treatment (adult). Mayo Clinic; 2018.
  2. Cutaneous melanoma. National Comprehensive Cancer Network. https://www.nccn.org/professionals/physician_gls/default.aspx. Accessed Jan. 8, 2020.
  3. Niederhuber JE, et al., eds. Melanoma. In: Abeloff's Clinical Oncology. 6th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 8, 2020.
  4. AskMayoExpert. Sunburn. Mayo Clinic; 2019.
  5. Common moles, dysplastic nevi and risk of melanoma. National Cancer Institute. https://www.cancer.gov/types/skin/moles-fact-sheet. Accessed Jan. 14, 2020.
  6. Reed KB, et al. Increasing incidence of melanoma among young adults: An epidemiological study in Olmsted County, Minnesota. Mayo Clinic Proceedings. 2012; doi:10.1016/j.mayocp.2012.01.010.