Descripción general

El hipogonadismo masculino es una afección en la que el organismo no produce la testosterona suficiente (la testosterona es una hormona que tiene un rol clave en el crecimiento masculino y en el desarrollo durante la pubertad), o bien su capacidad para producir esperma es deficiente, o ambas cosas.

Puede que nazcas con hipogonadismo masculino o que desarrolles esta afección más adelante, a menudo a partir de una lesión o una infección. Los efectos y lo que podrías hacer para mitigarlos dependen de la causa y el momento de tu vida en que se haya presentado el hipogonadismo masculino. Algunos tipos de hipogonadismo masculino pueden tratarse con terapia de reemplazo de testosterona.

Síntomas

El hipogonadismo puede comenzar durante el desarrollo fetal, antes de la pubertad o durante la adultez. Los signos y síntomas dependen del momento en que se manifiesta la enfermedad.

Desarrollo fetal

Si el cuerpo no produce suficiente testosterona durante el desarrollo fetal, el resultado puede ser un retraso en el crecimiento de los órganos sexuales externos. Según el momento en que se manifiesta el hipogonadismo y cuánta testosterona hay presente, un niño que genéticamente es de sexo masculino puede nacer con:

  • Genitales femeninos
  • Genitales ambiguos, es decir, genitales que no son claramente masculinos ni femeninos
  • Genitales masculinos subdesarrollados

Pubertad

El hipogonadismo masculino puede retrasar la pubertad o provocar un desarrollo incompleto o la falta de desarrollo normal. Puede causar lo siguiente:

  • Menos desarrollo de la masa muscular
  • Falta del agravamiento de la voz
  • Alteraciones en el crecimiento del vello corporal
  • Retraso en el crecimiento del pene y los testículos
  • Crecimiento excesivo de los brazos y las piernas en relación al tronco del cuerpo
  • Crecimiento de tejido mamario (ginecomastia)

Adultez

En el caso de los adultos varones, el hipogonadismo puede alterar determinadas características físicas masculinas y afectar el funcionamiento reproductivo normal. Algunos de los signos y síntomas son:

  • Disfunción eréctil
  • Esterilidad
  • Menor crecimiento de la barba y el vello corporal
  • Disminución de la masa muscular
  • Crecimiento de tejido mamario (ginecomastia)
  • Pérdida de masa ósea (osteoporosis)

El hipogonadismo también puede provocar cambios mentales y emocionales. A medida que disminuye la testosterona, algunos hombres pueden tener síntomas similares a los que sufren las mujeres con la menopausia. Estos pueden ser:

  • Fatiga
  • Disminución del deseo sexual
  • Dificultad para concentrarse
  • Sofocos

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si tienes alguno de los síntomas del hipogonadismo masculino. Establecer la causa del hipogonadismo es un paso inicial importante para obtener un tratamiento adecuado.

Causas

El hipogonadismo masculino hace que los testículos no produzcan suficiente testosterona, la hormona sexual masculina. Existen dos tipos básicos de hipogonadismo:

  • Primario. Este tipo de hipogonadismo, también conocido como «insuficiencia testicular primaria», se origina a partir de un problema en los testículos.
  • Secundario. Este tipo de hipogonadismo ocurre por un problema en el hipotálamo o la hipófisis, las partes del cerebro que indican a los testículos que produzcan testosterona. El hipotálamo produce una hormona que libera gonadotropina, que indica a la hipófisis que produzca la hormona foliculoestimulante y la hormona luteinizante. La hormona luteinizante luego indica a los testículos que produzcan testosterona.

Cualquier tipo de hipogonadismo puede ser causado por una característica hereditaria (congénito) o se puede producir como consecuencia de un acontecimiento posterior (adquirido), como una lesión o una infección. En algunos casos, se puede padecer el hipogonadismo primario y secundario juntos.

Hipogonadismo primario

Algunas de las causas frecuentes de hipogonadismo primario son:

  • Síndrome de Klinefelter. Este trastorno aparece a causa de una anomalía congénita de los cromosomas sexuales, X e Y. Un hombre normalmente tiene un cromosoma X y uno Y. En el caso del síndrome de Klinefelter, además del cromosoma Y, hay dos o más cromosomas X. El cromosoma Y tiene el material genético que determina el sexo de un niño y su desarrollo. El cromosoma X adicional que aparece en el síndrome de Klinefelter provoca el desarrollo anormal de los testículos, el cual tiene como resultado una producción insuficiente de testosterona.
  • Testículos no descendidos. Antes del nacimiento, los testículos se desarrollan dentro del abdomen y, normalmente, descienden al lugar permanente en el escroto. Algunas veces, uno o ambos testículos pueden no haber descendido al momento del nacimiento. Este trastorno suele corregirse en los primeros años de vida sin tratamiento. Si no se corrige en la primera infancia, puede provocar el funcionamiento incorrecto de los testículos y una producción baja de testosterona.
  • Orquitis urliana. Si presentas paperas en la adolescencia o la adultez y la enfermedad afecta a los testículos además de las glándulas salivales (orquitis urliana), es posible que se produzca un daño de los testículos a largo plazo. Esto puede afectar el funcionamiento normal de los testículos y la producción de testosterona.
  • Hemocromatosis. Una cantidad excesiva de hierro en la sangre puede provocar insuficiencia testicular o disfunción hipofisaria, las cuales afectan la producción de testosterona.
  • Lesión en los testículos. Debido a que los testículos se encuentran fuera del abdomen, son propensos a sufrir lesiones. Un daño en los testículos desarrollados normalmente puede provocar hipogonadismo. Un daño en un testículo tal vez no afecte la producción de testosterona total.
  • Tratamiento oncológico. La quimioterapia o la radioterapia para el tratamiento del cáncer pueden interferir en la producción de testosterona y espermatozoides. Los efectos de ambos tratamientos suelen ser temporales, pero existe la posibilidad de sufrir esterilidad permanente. A pesar de que muchos hombres recuperan la fecundidad unos meses después de terminar el tratamiento, pueden preservar espermatozoides antes de comenzar la terapia oncológica.

Hipogonadismo secundario

En el caso del hipogonadismo secundario, los testículos son normales pero funcionan incorrectamente debido a un problema de la hipófisis o el hipotálamo. El hipogonadismo secundario puede deberse a distintos trastornos, tales como:

  • Síndrome de Kallmann. El desarrollo anormal del hipotálamo, el área del cerebro que controla la secreción de hormonas hipofisarias, puede causar hipogonadismo. Esta anomalía también está asociada a problemas en el desarrollo del sentido del olfato (anosmia) y al daltonismo de los colores rojo y verde.
  • Trastornos hipofisarios. Una anomalía de la hipófisis puede afectar la liberación de hormonas de la hipófisis a los testículos, lo cual afecta la producción normal de testosterona. Un tumor hipofisario u otro tipo de tumor cerebral ubicado cerca de la hipófisis puede provocar insuficiencias de testosterona u otras hormonas. Además, el tratamiento de un tumor cerebral, como la cirugía o la radioterapia, puede afectar la función hipofisaria y provocar hipogonadismo.
  • Enfermedad inflamatoria. Ciertas enfermedades inflamatorias, como la sarcoidosis, la histiocitosis y la tuberculosis, comprometen el hipotálamo y la hipófisis y pueden afectar la producción de testosterona, lo cual provoca hipogonadismo.
  • VIH/sida. El VIH/sida puede provocar niveles bajos de testosterona ya que afecta al hipotálamo, la hipófisis y los testículos.
  • Medicamentos. El consumo de determinados medicamentos, como analgésicos opiáceos y algunas hormonas, puede afectar la producción de testosterona.
  • Obesidad. Un sobrepeso significativo a cualquier edad puede estar asociado al hipogonadismo.
  • Envejecimiento normal. Los hombres mayores tienen niveles de testosterona más bajos que los más jóvenes. A medida que los hombres envejecen, hay una disminución lenta y continua en la producción de testosterona.
  • Enfermedad concurrente. El aparato reproductor puede dejar de funcionar temporalmente debido al estrés físico provocado por una enfermedad o cirugía, así como durante una situación de estrés emocional significativo. Esto es resultado de la disminución de las señales del hipotálamo y generalmente se soluciona con un tratamiento satisfactorio del trastorno de fondo.

El ritmo al cual disminuye la testosterona varía ampliamente según cada hombre. El 30 por ciento de los hombres mayores de 75 años tienen un nivel de testosterona por debajo del rango normal de testosterona de los hombres jóvenes. Hasta el día de hoy, sigue en debate la necesidad de realizar un tratamiento.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo de hipogonadismo se incluyen los siguientes:

  • Síndrome de Kallmann
  • Testículos no descendidos cuando bebé
  • Infección por paperas que haya afectado los testículos
  • Lesión en los testículos
  • Tumores hipofisarios o testiculares
  • VIH/SIDA
  • Síndrome de Klinefelter
  • Hemocromatosis
  • Quimioterapia o radioterapia previas
  • Apnea del sueño no tratada

El hipogonadismo puede heredarse. Si entre los antecedentes de salud de tu familia hay alguno de estos factores de riesgo, avísale a tu médico.

Complicaciones

Las complicaciones del hipogonadismo no tratado difieren según la edad en que se presentó: durante el desarrollo fetal, la pubertad o la adultez.

Desarrollo fetal

Un bebé puede nacer con:

  • Genitales ambiguos
  • Genitales anormales

Pubertad

El desarrollo puberal puede retrasarse o no completarse, lo cual tiene como resultado lo siguiente:

  • Ausencia o menor crecimiento de la barba y el vello corporal
  • Retraso del crecimiento del pene y los testículos
  • Crecimiento desproporcionado, generalmente una mayor longitud de los brazos y las piernas en comparación con el tronco
  • Agrandamiento de los pechos en los hombres (ginecomastia)

Adultez

Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Esterilidad
  • Disfunción eréctil
  • Disminución del deseo sexual
  • Fatiga
  • Debilidad o disminución de la masa muscular
  • Agrandamiento de los pechos en los hombres (ginecomastia)
  • Menor crecimiento de la barba y el vello corporal
  • Osteoporosis
Sept. 29, 2016
References
  1. Ferri FF. Hypogonadism, male (Hipogonadismo, masculino). En: Ferri’s Clinical Advisor 2017 (Consejos clínicos de Ferri 2017). Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 14 de agosto de 2016.
  2. Snyder PJ. Clinical features and diagnosis of male hypogonadism (Características clínicas y diagnóstico del hipogonadismo masculino). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 14 de agosto de 2016.
  3. Khera M, et al. Adult-onset hypogonadism (Hipogonadismo de inicio tardío). Mayo Clinic Proceedings (Procedimientos de Mayo Clinic). 2016;91:908.
  4. Ask Mayo Expert (Consulta con un experto de Mayo). Male hypogonadism (Hipogonadismo masculino). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2016.
  5. Snyder PJ. Testosterone treatment of male hypogonadism (Tratamiento con testosterona para el hipogonadismo masculino). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 14 de agosto de 2016.
  6. Snyder PJ. Overview of testosterone deficiency in older men (Descripción general de la insuficiencia de testosterona en hombres mayores). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 14 de agosto de 2016.
  7. Melmed S, et al. Endocrinology and aging (Endocrinología y envejecimiento). En: Williams Textbook of Endocrinology (Manual de Endocrinología de Williams). 13.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 14 de agosto de 2016.
  8. Dietary reference intakes for calcium and vitamin D (Referencia alimentaria para el consumo de calcio y vitamina D). Institute of Medicine (Instituto de Medicina). http://www.nationalacademies.org/hmd/Reports/2010/Dietary-Reference-Intakes-for-Calcium-and-Vitamin-D.aspx. Último acceso: 14 de agosto de 2016.
  9. Tournaye H, et al. Concepts in diagnosis and therapy for male reproductive impairment (Conceptos del diagnóstico y la terapia para la deficiencia reproductiva masculina). The Lancet Diabetes & Endocrinology (Diabetes y endocrinología de The Lancet). En prensa. Último acceso: 14 de agosto de 2016.
  10. Dwyer AA, et al. Transition in endocrinology: Hypogonadism in adolescence (Transición en endocrinología: hipogonadismo en la adolescencia). European Journal of Endocrinology (Revista Europea de Endocrinología). 2015;173:R15.
  11. Nippoldt TB (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 22 de agosto de 2016.