Panorama general

La malaria es una enfermedad causada por un parásito. El parásito se trasmite a los humanos a través de la picadura de mosquitos infectados. Es usual que las personas que tienen malaria se sientan muy enfermas, con fiebre alta y escalofríos con temblor.

Si bien la malaria es poco común en climas templados, sigue siendo común en países tropicales y subtropicales. Al año, cerca de 290 millones de personas se infectan con malaria y más de 400.000 mueren por la enfermedad.

Para reducir las infecciones de malaria, los programas de salud mundiales distribuyen medicamentos y mosquiteros para cama con insecticida para proteger a las personas de las picaduras de mosquitos. Hay una vacuna parcialmente eficaz en período de prueba en algunos países africanos, aunque no hay vacunas para los viajeros.

Para proteger mientras viajas, puedes usar ropa con protección, mosquiteros para cama e insecticidas. También puedes tomar medicamentos de prevención antes, durante y después de un viaje a una zona de riesgo alto. Muchos parásitos de malaria han desarrollado inmunidad a los medicamentos comunes que se usan para tratar la enfermedad.

Síntomas

Estos son algunos de los signos y síntomas de la malaria:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Sensación general de malestar
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Dolor muscular o articular
  • Fatiga
  • Respiración rápida
  • Frecuencia cardíaca acelerada
  • Tos

Algunas personas con malaria experimentan ciclos de "ataque" de malaria. Un ataque comienza, por lo general, con temblores y escalofríos, seguidos de fiebre alta, sudoración y un regreso a la temperatura normal.

Los signos y síntomas de la malaria suelen aparecer unas pocas semanas después de que lo haya picado un mosquito infectado. Sin embargo, algunos tipos de parásitos de malaria pueden permanecer latentes en el cuerpo hasta por un año.

Cuándo consultar al médico

Habla con tu doctor si tienes fiebre y vives o has viajado a una región donde hay alto riesgo de malaria. Si tienes síntomas graves, busca atención médica de urgencia.

Causas

La malaria es causada por un parásito unicelular del género Plasmodium. Por lo general, el parásito se transmite a los seres humanos por las picaduras de mosquito.

Ciclo de trasmisión del mosquito

  • Mosquito no infectado. Un mosquito se infecta cuando se alimenta de una persona con malaria.
  • Transmisión del parásito. Si el mosquito te pica en un futuro, te puede transmitir el parásito de la malaria.
  • En el hígado. Una vez que el parásito ingresa a tu cuerpo, se desplaza hasta el hígado, donde algunos tipos de parásitos pueden mantenerse inactivos hasta un año.
  • En el torrente sanguíneo. Cuando los parásitos maduran, abandonan el hígado e infectan los glóbulos rojos. En este punto es cuando las personas generalmente manifiestan los síntomas de la malaria.
  • Trasmisión a la siguiente persona. Si un mosquito no infectado te pica en este estadio del ciclo, se infectará con tus parásitos de malaria y puede transmitirlos a la siguiente persona a la que pique.

Otros modos de trasmisión

Debido a que los parásitos que causan la malaria afectan los glóbulos rojos, las personas también pueden contraer malaria por la exposición a sangre infectada; esto incluye:

  • De la madre al bebé no nacido
  • Mediante una transfusión sanguínea
  • Al compartir agujas utilizadas para inyectarse drogas

Factores de riesgo

El mayor factor de riesgo para la malaria es vivir en las zonas donde la enfermedad es común o visitar esas zonas. Incluyen las regiones tropicales y subtropicales de:

  • África subsahariana
  • Sur y Sudeste Asiático
  • Islas del Pacífico
  • América Central y el norte de América del Sur

El grado de riesgo depende del control local de la malaria, de los cambios estacionales en la tasa de infecciones y de las precauciones que tomes para evitar las picaduras de mosquito.

Riesgos de enfermedad más grave

Las personas con mayor riesgo de contraer enfermedades graves son:

  • Niños pequeños y bebés
  • Adultos mayores
  • Personas que viajan desde zonas libres de malaria
  • Mujeres embarazadas y el bebé en gestación

En muchos países con una alta tasa de casos de malaria, el problema se agrava por la falta de acceso a medidas de prevención, atención médica e información.

La inmunidad puede disminuir

Los residentes de una región donde hay malaria quizás se vean expuestos a la enfermedad con tanta frecuencia que adquieren una inmunidad parcial, lo que puede reducir la intensidad de los síntomas. Pero esta inmunidad parcial puede desaparecer si te mudas a una zona donde ya no estás expuesto frecuentemente al parásito.

Complicaciones

La malaria puede ser fatal, en particular cuando proviene de la especie Plasmodium, común en África. La Organización Mundial de la Salud estima que alrededor del 94 por ciento de las muertes causadas por la malaria ocurren en África, en la mayoría de los casos en niños menores de cinco años.

Por lo general, las muertes por malaria se relacionan con una o más complicaciones graves, entre las que se incluyen:

  • Malaria cerebral. Si las células sanguíneas infectadas de parásitos obstruyen los pequeños vasos sanguíneos del cerebro (malaria cerebral), puede ocurrir una inflamación del cerebro o un daño cerebral. La malaria cerebral puede provocar convulsiones y coma.
  • Problemas respiratorios. El líquido acumulado en los pulmones (edema pulmonar) puede dificultar la respiración.
  • Insuficiencia orgánica. La malaria puede dañar los riñones o el hígado, o causar la rotura del bazo. Todas estas afecciones pueden ser mortales.
  • Anemia. La malaria puede generar que la cantidad de glóbulos rojos no sea suficiente para una provisión adecuada de oxígeno a los tejidos del cuerpo (anemia).
  • Nivel bajo de glucosa sanguínea. En su estado más grave, la malaria puede provocar un nivel bajo de glucosa sanguínea (hipoglucemia), al igual que la quinina, un medicamento común para combatir la malaria. Un nivel muy bajo de glucosa en la sangre puede provocar un coma o la muerte.

La malaria puede reaparecer

Algunas variedades del parásito de la malaria, que típicamente causa formas más leves de la enfermedad, pueden persistir por años y causar recaídas.

Prevención

Si viajas a zonas donde la malaria es común o vives allí, toma medidas para reducir el riesgo de picaduras de mosquito. Los mosquitos están activos entre el atardecer y el amanecer. Para protegerte de las picaduras de mosquito, debes hacer lo siguiente:

  • Cúbrete la piel. Usa pantalones largos y camisas de manga larga. Mete la camisa en el pantalón y los pantalones en las medias.
  • Aplícate repelente de insectos en la piel. Usa un repelente de insectos registrado en la Agencia de Protección Ambiental en toda la piel expuesta. Entre estos se incluyen repelentes que contienen dietiltoluamida, picaridina, IR3535, aceite de eucalipto de limón, para-mentano-3,8-diol o 2-undecanona. No uses un rociador directamente en la cara. No uses productos con aceite de eucalipto de limón o para-mentano-diol en niños menores de 3 años.
  • Usa repelente en la ropa. Los rociadores que tienen permetrina son seguros para la ropa.
  • Usa una red mosquitera para dormir. Estas redes, sobre todo las que tienen insecticidas como la permetrina, ayudan a prevenir las picaduras de mosquito cuando duermes.

Medicina preventiva

Si planeas viajar a lugares donde la malaria es común, consulta al médico unos meses antes del viaje sobre medicamentos que puedas tomar antes, durante y después del viaje, que puedan ayudar a protegerte de los parásitos de la malaria.

En general, los medicamentos usados para prevenir la malaria son los mismos que se usan para tratarla. El medicamento que debas usar dependerá del lugar al que vayas y de la duración del viaje, además de tu propia salud.

Vacuna

Aunque los investigadores están desarrollando vacunas contra la malaria para prevenir la infección, las vacunas actuales están en investigación y no están aprobadas para su uso general.

July 29, 2021
  1. AskMayoExpert. Malaria. Mayo Clinic; 2019.
  2. Jameson JL, et al., eds. Malaria. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 20th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2018. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Oct. 9, 2018.
  3. Bennett JE, et al. Malaria (plasmodium species). In: Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 9th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 15, 2020.
  4. Malaria. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/infectious-diseases/extraintestinal-protozoa/malaria. Accessed Dec. 15, 2020.
  5. Brunette GW, et al., eds. CDC Yellow Book 2020: Health Information for International Travel. Oxford University Press; 2019. https://wwwnc.cdc.gov/travel/page/yellowbook-home. Accessed Dec. 15, 2020.
  6. Breman JG. Clinical manifestations of malaria in nonpregnant adults and children. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 15, 2020.
  7. Daily J. Treatment of uncomplicated falciparum malaria in nonpregnant adults and children. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 15, 2020.
  8. World malaria report 2020. World Health Organization. https://www.who.int/publications/i/item/9789240015791. Accessed Dec. 15, 2020.
  9. Sanchez L, et al. Antibody responses to the RTS,S/AS01E vaccine and Plasmodium falciparum antigens after a booster dose within the phase 3 trial in Mozambique. NPJ Vaccines. 2020; doi:10.1038/s41541-020-0192-7.