Diagnóstico

Los signos y síntomas variables de la enfermedad de Lyme son inespecíficos y a menudo están presentes en otras enfermedades, de modo que el diagnóstico puede ser difícil. Asimismo, las garrapatas que transmiten la enfermedad de Lyme también pueden propagar otras enfermedades al mismo tiempo.

Si no tienes la erupción cutánea característica de la enfermedad de Lyme, el médico podría preguntarte sobre tu historia clínica, incluso si has estado al aire libre en el verano, cuando la enfermedad de Lyme es frecuente, y hacerte una exploración física.

Los análisis de laboratorio para identificar anticuerpos contra las bacterias pueden ayudar a confirmar el diagnóstico. Estos análisis son más confiables algunas semanas después de una infección, luego de que tu organismo haya tenido tiempo para formar anticuerpos. Estos son algunos de ellos:

  • Enzimoinmunoanálisis de adsorción. Esta prueba, que es la más utilizada para detectar la enfermedad de Lyme, detecta anticuerpos contra B. burgdorferi. Sin embargo, dado que a veces puede dar un resultado falso positivo, no se utiliza como única base para el diagnóstico. La prueba podría no arrojar un resultado positivo durante la etapa temprana de la enfermedad de Lyme, pero la erupción cutánea es lo suficientemente distintiva como para realizar el diagnóstico sin más análisis en las personas que viven en zonas infestadas de garrapatas que transmiten la enfermedad de Lyme.
  • Inmunotransferencia. Si el enzimoinmunoanálisis de adsorción da un resultado positivo, generalmente se realiza esta prueba para confirmar el diagnóstico. En este enfoque de dos pasos, la inmunotransferencia detecta anticuerpos contra diversas proteínas de Borrelia burgdorferi.

Tratamiento

Para tratar la enfermedad de Lyme, se usan antibióticos. En general, cuanto antes comience el tratamiento más rápida y completa será la recuperación.

Antibióticos

  • Antibióticos orales. Son parte del tratamiento estándar para la enfermedad de Lyme en estadios tempranos. Por lo general, incluyen a la doxiciclina para adultos y niños mayores de 8 años, o a la amoxicilina o la cefuroxima para adultos, niños más pequeños y mujeres embarazadas o que amamantan. A menudo, se recomienda tomar los antibióticos entre 14 y 21 días, pero algunos estudios sugieren que el uso durante 10 a 14 días es igual de efectivo.
  • Antibióticos intravenosos. Si la enfermedad afecta el sistema nervioso central, tu médico podría recomendarte un tratamiento con antibióticos intravenosos que dure entre 14 y 28 días. Ese tratamiento es efectivo para la eliminación de infecciones, aunque la recuperación puede demorar cierto tiempo. Los antibióticos intravenosos pueden causar varios efectos secundarios, como la disminución de los glóbulos blancos, diarrea de leve a grave, o la colonización o la infección con otros organismos resistentes a los antibióticos no relacionados con la enfermedad de Lyme.

Después del tratamiento, unas pocas personas aún pueden presentar algunos síntomas, como dolor muscular y fatiga. Se desconoce la causa de estos síntomas continuos, denominados «síndrome postratamiento de la enfermedad de Lyme», por lo que el tratamiento con más antibiótico no es efectivo. Algunos expertos creen que ciertas personas que contraen la enfermedad de Lyme son propensas a desarrollar una respuesta autoinmunitaria que contribuye a causar los síntomas. Se necesita más investigación.

Bismacine

La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) advierte sobre el uso de Bismacine, compuesto inyectable recetado por algunos médicos de medicina alternativa para tratar la enfermedad de Lyme. Bismacine, también denominado «cromacina», contiene niveles altos del metal bismuto. Aunque el bismuto se usa sin inconvenientes en algunos medicamentos orales para úlceras estomacales, no está aprobado para su uso en forma de inyectable o como tratamiento para la enfermedad de Lyme. El bismacine puede causar intoxicación por bismuto (bismutismo), la cual puede provocar insuficiencia cardíaca y renal.

Preparación para la consulta

Probablemente, comiences por una consulta con el médico de familia o un médico general que podría derivarte a un reumatólogo, a un especialista en enfermedades infecciosas o a otro especialista.

A continuación, te proporcionamos información para ayudar a prepararte para tu consulta.

Qué puedes hacer

  • Anota los síntomas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo de la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomas.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

En el caso de la enfermedad de Lyme, algunas preguntas básicas para hacerle al médico incluyen las siguientes:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuáles serían las mejores medidas para tomar?
  • ¿Qué alternativas hay al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Lo picó una garrapata?
  • ¿Estuviste en áreas boscosas? Si es así, ¿en qué lugar?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
May 16, 2018
References
  1. Lyme disease. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/lyme/. Accessed July 28, 2015.
  2. Hu L. Clinical manifestations of Lyme disease in adults. http://www.uptodate.com/home. Accessed July 28, 2015.
  3. Hu L. Treatment of Lyme disease. http://www.uptodate.com/home. Accessed July 28, 2015.
  4. Shapiro ED. Borrelia burgdorferi (Lyme Disease). Pediatrics in Review. 2014;35:500.
  5. Bismacine/chromacine. U.S. Food and Drug Administration. http://www.fda.gov/Safety/MedWatch/SafetyInformation/SafetyAlertsforHumanMedicalProducts/ucm150503.htm. Accessed July 28, 2015.