Diagnóstico

Se pueden encontrar con frecuencia muchos signos y síntomas de la enfermedad de Lyme en otras enfermedades, lo que hace que el diagnóstico sea difícil. Además, las garrapatas que transmiten la enfermedad de Lyme también pueden contagiar otras enfermedades.

Si no tienes el característico sarpullido “ojo de buey” de la enfermedad de Lyme, el médico puede consultarte acerca de tu historia clínica, incluso puede preguntarte si has estado al aire libre en el verano, cuando la enfermedad de Lyme es frecuente, y puede realizar un examen físico.

Los análisis de laboratorio para identificar los anticuerpos contra la bacteria pueden ayudar a confirmar o descartar el diagnóstico. Estas pruebas son más confiables después de que hayan transcurrido algunas semanas desde la infección, es decir, después de que tu cuerpo haya tenido tiempo para desarrollar anticuerpos. Por ejemplo, los siguientes:

  • El ensayo de inmunoabsorción ligado a enzimas (ELISA). ELISA, la prueba utilizada más frecuentemente para detectar la enfermedad de Lyme, detecta los anticuerpos contra la bacteria B. burgdorferi. Sin embargo, ya que a veces puede dar resultados de falso positivo, no se utiliza como único fundamento del diagnóstico.

    Es posible que esta prueba no sea positiva durante la etapa inicial de la enfermedad de Lyme, pero el sarpullido es lo suficientemente característico para determinar el diagnóstico sin realizar análisis adicionales en personas que viven en zonas infestadas de garrapatas que transmiten la enfermedad de Lyme.

  • Prueba de inmunotransferencia. Si el resultado de la prueba ELISA es positivo, se suele realizar esta prueba para confirmar el diagnóstico. En este enfoque de dos pasos, la inmunotransferencia detecta los anticuerpos contra varias proteínas de la B. burgdorferi.

Tratamiento

Se utilizan antibióticos para tratar la enfermedad de Lyme. En general, cuanto antes comience el tratamiento más rápida y completa será la recuperación.

Antibióticos

  • Antibióticos orales. Son el tratamiento estándar para la enfermedad de Lyme en etapa temprana. Por lo general, incluyen doxiciclina para los adultos y niños mayores de 8 años, o amoxicilina o cefuroxima para los adultos, niños más pequeños y mujeres embarazadas o que amamantan.

    Habitualmente, se recomienda un ciclo de antibióticos de 14 a 21 días, pero algunos estudios sugieren que los ciclos que duran de 10 a 14 días tienen la misma eficacia.

  • Antibióticos por vía intravenosa. Si la enfermedad afecta el sistema nervioso central, el médico podría recomendar un tratamiento con antibióticos por vía intravenosa durante entre 14 y 28 días. Esto es eficaz para eliminar la infección, aunque recuperarte de los síntomas podría llevarte algo de tiempo.

    Los antibióticos por vía intravenosa pueden causar varios efectos secundarios, incluidos una disminución en la cantidad de glóbulos blancos, diarrea de leve a abundante, o colonización o infección con otros organismos resistentes a los antibióticos no relacionados con la enfermedad de Lyme.

Después del tratamiento, una cantidad reducida de personas todavía presenta algunos síntomas, como dolores musculares y cansancio. Se desconoce la causa de estos síntomas continuos, conocidos como síndrome postratamiento de la enfermedad de Lyme, y el tratamiento con más antibióticos no es eficaz.

Algunos expertos creen que ciertas personas que padecen la enfermedad de Lyme son propensas a manifestar una respuesta autoinmunitaria que contribuye a la aparición de sus síntomas. Se necesitan más investigaciones.

Medicina alternativa

Los antibióticos son el único tratamiento comprobado para combatir la enfermedad de Lyme. Algunas personas que experimentan signos y síntomas inexplicables o alguna enfermedad crónica podrían creer que padecen la enfermedad de Lyme incluso si no se ha diagnosticado. Existen distintos tratamientos alternativos a los que pueden recurrir en busca de alivio las personas que padecen la enfermedad de Lyme o las que creen que la tienen.

Desafortunadamente, la evidencia científica no ha demostrado la efectividad de estos tratamientos ni han sido probados. En muchos casos, pueden ser dañinos, incluso mortales. Si estás considerando realizar cualquier otro tratamiento alternativo para combatir la enfermedad de Lyme, primero consulta con el médico.

Preparación para la consulta

Probablemente, lo primero que harás será consultar a tu médico de cabecera o a un profesional general, quienes pueden derivarte a un reumatólogo, un especialista en enfermedades infecciosas u otro especialista.

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Lo que puedes hacer

Si sabes que has sido picado por una garrapata o has pasado un tiempo en un área conocida por tener garrapatas, asegúrate de informar a tu médico. Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, y cuándo comenzaron
  • Todos los medicamentos, vitaminas y otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico.

Solicita a un familiar o un amigo que te acompañe, de ser posible, para que te ayude a recordar la información que recibas.

Con respecto a la enfermedad de Lyme, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles son las otras posibles causas de mis síntomas?
  • ¿Qué análisis necesito?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que sugiere?
  • Tengo otros trastornos. ¿Cómo puedo controlarlos de la mejor manera?
  • ¿Existen restricciones que tengo que seguir?
  • ¿Debería ver a un especialista?
  • ¿Tiene folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, incluidas las siguientes:

  • ¿Tus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar tus síntomas?
July 13, 2019
References
  1. Lyme disease. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/lyme/index.html. Accessed Sept. 2, 2018.
  2. Pitt BS, et al. Identification of a novel pathogenic Borrelia species causing Lyme borreliosis with unusually high spirochaetaemia: A descriptive study. The Lancet Infectious Diseases. 2016;16:556.
  3. Hu L. Clinical manifestations of Lyme disease in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 2, 2018.
  4. Hu L. Treatment of Lyme disease in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 2, 2018.
  5. Ten facts you should know about Lyme disease. Infectious Disease Society of America. https://www.idsociety.org/Ten_Facts_About_Lyme_Disease/#. Accessed Sept. 6, 2018.
  6. Hu L. Diagnosis of Lyme disease. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 6, 2018.
  7. Lantos PM, et al. Unorthodox alternative therapies marketed to treat Lyme disease. Clinical Infectious Diseases. 2015;60:1776.
  8. Alternative treatments for Lyme disease. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/lyme/treatment/alternative-treatments.html. Accessed Sept. 6, 2018.