Descripción general

Un bajo recuento de espermatozoides significa que el líquido (semen) que eyaculas durante un orgasmo contiene menos espermatozoides que lo normal.

El bajo recuento de espermatozoides también se llama oligospermia. La ausencia total de espermatozoides se llama azoospermia. El recuento de espermatozoides se considera más bajo de lo normal si tienes menos de 15 millones de espermatozoides por milímetro de semen.

Tener un bajo recuento de espermatozoides reduce las posibilidades de que uno de tus espermatozoides fecunde el óvulo de tu pareja y produzca un embarazo. Sin embargo, muchos hombres que tienen un bajo recuento de espermatozoides aun pueden ser padres.

Síntomas

El signo principal del bajo recuento de espermatozoides es la incapacidad de concebir un hijo. Es posible que no presentes otros signos o síntomas aparentes. En algunos hombres, un problema de base, como una anomalía cromosómica hereditaria, un desequilibrio hormonal, venas testiculares dilatadas o una afección que obstruye el paso de los espermatozoides puede causar signos y síntomas.

Entre los síntomas de recuento bajo de espermatozoides se pueden incluir los siguientes:

  • Problemas con la función sexual, por ejemplo, bajo deseo sexual o dificultad para mantener una erección (disfunción eréctil)
  • Dolor, hinchazón o un bulto en el área del testículo
  • Disminución del vello facial o corporal, u otros signos de una anomalía cromosómica u hormonal

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con el médico si, después de un año de mantener relaciones sexuales sin protección de forma regular, no logras concebir un hijo, o antes, si tienes alguno de los siguientes síntomas:

  • Problemas de erección o de eyaculación, poco deseo sexual u otros problemas de la función sexual
  • Dolor, molestias, un bulto o hinchazón en la zona testicular
  • Una historia clínica de problemas testiculares, prostáticos o sexuales
  • Una cirugía en la ingle, los testículos, el pene o el escroto

Causas

La producción de espermatozoides es un proceso complejo y precisa el funcionamiento normal de los testículos, así como del hipotálamo y de la hipófisis, órganos que se encuentran en el cerebro y que producen hormonas que desencadenan la producción de esperma. Una vez que los espermatozoides se producen en los testículos, son transportados por suaves conductos hasta que se mezclan con el semen y se eyaculan por el pene. Los problemas con cualquiera de estos sistemas pueden afectar la producción de espermatozoides.

Además, puede haber problemas relacionados con alteraciones en la forma (morfología), el movimiento (motilidad) o la función del esperma.

Sin embargo, a menudo la causa del recuento bajo de espermatozoides no está identificada.

Causas médicas

El recuento bajo de espermatozoides puede ser causado por distintos problemas de salud y tratamientos médicos. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • Varicocele. El varicocele es la hinchazón de las venas que drenan el testículo. Esta la causa reversible más común de infertilidad masculina. Aunque se desconoce el motivo exacto por el que los varicoceles causan infertilidad, podría relacionarse con la regulación anormal de la temperatura testicular. Los varicoceles producen una disminución de la calidad de los espermatozoides.
  • Infección. Algunas infecciones pueden interferir en la producción o la salud de los espermatozoides o causar cicatrices que bloquean su paso. Entre ellas, se incluyen la inflamación del epidídimo (epididimitis) o los testículos (orquitis) y algunas infecciones de transmisión sexual, como la gonorrea o el VIH. Si bien algunas infecciones pueden causar daño testicular permanente, generalmente es posible extraer los espermatozoides.
  • Problemas de eyaculación. La eyaculación retrógrada se produce cuando el semen entra en la vejiga durante el orgasmo, en lugar de salir por la punta del pene. Varias enfermedades pueden causar eyaculación retrógrada o falta de eyaculación, entre ellas, la diabetes y las lesiones de la médula espinal, como así también la cirugía de vejiga, próstata o uretra.

    Ciertos medicamentos también pueden ocasionar problemas de eyaculación, por ejemplo, los medicamentos para la presión arterial llamados alfabloqueadores. Algunos problemas de eyaculación pueden revertirse, pero otros son permanentes. En la mayoría de los casos de problemas de eyaculación permanentes, es posible extraer los espermatozoides directamente de los testículos.

  • Anticuerpos que atacan los espermatozoides. Los anticuerpos antiespermatozoides son células del sistema inmunitario que identifican erróneamente a los espermatozoides como invasores perjudiciales e intentan destruirlos.
  • Tumores. El cáncer y los tumores no malignos pueden afectar directamente los órganos reproductivos masculinos, a través de las glándulas que liberan hormonas relacionadas con la reproducción, como la glándula hipófisis, o por causas desconocidas. La cirugía, la radiación y la quimioterapia que se utilizan para tratar los tumores también pueden afectar la fertilidad masculina.
  • Testículos no descendidos. Durante el desarrollo fetal, en ocasiones, uno o ambos testículos no descienden del abdomen al saco que normalmente contiene los testículos (escroto). La disminución de la fertilidad es más probable en los hombres con esta enfermedad.
  • Desequilibrios hormonales. El hipotálamo, la glándula hipófisis y los testículos producen hormonas que son necesarias para crear espermatozoides. Las alteraciones de estas hormonas, al igual que las de otros sistemas, como las glándulas tiroides y suprarrenal, pueden alterar la producción de espermatozoides.
  • Defectos de los túbulos que transportan los espermatozoides. Muchos conductos diferentes trasportan espermatozoides. Estos conductos pueden bloquearse por diversos motivos, por ejemplo, una lesión involuntaria durante una cirugía, infecciones anteriores, traumatismos o desarrollo anormal, como en el caso de la fibrosis quística u otras enfermedades hereditarias similares.

    El bloqueo puede producirse en cualquier nivel, incluso dentro del testículo, en los conductos que drenan el testículo, en el epidídimo, en el conducto deferente, cerca de los conductos eyaculadores o en la uretra.

  • Defectos cromosómicos. Los trastornos hereditarios, como el síndrome de Klinefelter, en el que un hombre nace con dos cromosomas X y un cromosoma Y (en lugar de uno X y uno Y), causan el desarrollo anormal de los órganos reproductivos masculinos. Otros síndromes genéticos asociados con la infertilidad son la fibrosis quística, el síndrome de Kallmann y el síndrome de Kartagener.
  • Enfermedad celíaca. La enfermedad celíaca, un trastorno digestivo causado por la sensibilidad al gluten, puede provocar infertilidad masculina. La fertilidad puede mejorar después de adoptar una alimentación sin gluten.
  • Algunos medicamentos. La terapia de reemplazo de testosterona, el consumo prolongado de esteroides anabólicos, los medicamentos contra el cáncer (quimioterapia), ciertos antifúngicos y antibióticos, algunos medicamentos para las úlceras y otros medicamentos pueden afectar la producción de espermatozoides y disminuir la fertilidad masculina.
  • Cirugías previas. Ciertas cirugías podrían evitar que tengas espermatozoides en la eyaculación, entre ellas, la vasectomía, las reparaciones de la hernia inguinal, las cirugías del escroto o de los testículos, las cirugías de la próstata y las cirugías abdominales grandes realizadas para tratar el cáncer testicular y rectal. En la mayoría de los casos, se puede realizar una cirugía para revertir estos bloqueos o extraer espermatozoides directamente del epidídimo y de los testículos.

Causas ambientales

La producción o función de los espermatozoides puede verse afectada por la sobreexposición a ciertos elementos ambientales, por ejemplo:

  • Sustancias químicas industriales. La exposición prolongada a bencenos, tolueno, xileno, pesticidas, herbicidas, solventes orgánicos, materiales de pintura y plomo puede contribuir a la disminución de los recuentos de espermatozoides.
  • Exposición a metales pesados. La exposición al plomo u otros metales pesados también puede causar esterilidad.
  • Radiación o radiografías. La exposición a la radiación puede reducir la producción de espermatozoides. La producción de espermatozoides puede tardar varios años en volver a la normalidad. Con dosis altas de radiación, la producción de espermatozoides puede reducirse de forma permanente.
  • Calor excesivo en los testículos. Las temperaturas elevadas afectan la producción y función de los espermatozoides. Aunque los estudios son limitados y no son concluyentes, el uso frecuente de saunas o jacuzzis puede afectar de forma temporal el recuento de espermatozoides.

    Permanecer sentado durante períodos prolongados, usar ropa ajustada o trabajar con una computadora portátil durante largos períodos también puede aumentar la temperatura del escroto y reducir ligeramente la producción de espermatozoides.

Salud, estilo de vida y otras causas

Otras causas de un recuento bajo de espermatozoides incluyen las siguientes:

  • Consumo de drogas. Los esteroides anabólicos que se toman para estimular la fuerza y el crecimiento muscular pueden hacer que se encojan los testículos y se reduzca la producción de esperma. El consumo de cocaína o marihuana también puede reducir la cantidad y la calidad de los espermatozoides.
  • Consumo de bebidas alcohólicas. El consumo de bebidas alcohólicas puede disminuir los niveles de testosterona y reducir la producción de espermatozoides.
  • Ocupación. Ciertas ocupaciones pueden estar vinculadas al riesgo de infertilidad, por ejemplo, las actividades de soldadura o aquellas asociadas con estar sentado durante mucho tiempo, como la conducción de camiones. Sin embargo, hay discrepancias entre los datos que respaldan estas asociaciones.
  • Tabaquismo. Los hombres que fuman pueden tener un recuento más bajo de espermatozoides que aquellos que no lo hacen.
  • Estrés emocional. El estrés emocional grave o prolongado, incluido el estrés sobre la fertilidad, puede interferir en las hormonas necesarias para producir los espermatozoides.
  • Depresión. Estar deprimido puede afectar negativamente la concentración de espermatozoides.
  • Peso. La obesidad puede repercutir en la fertilidad de varias maneras, por ejemplo, mediante el impacto directo en los espermatozoides y causando cambios hormonales que reducen la fertilidad masculina.
  • Problemas con los análisis del líquido seminal. Los recuentos de espermatozoides más bajos de lo normal pueden ser el resultado de analizar una muestra de líquido seminal que se tomó poco tiempo después de tu última eyaculación, que se tomó poco tiempo después de una enfermedad o un evento estresante, o que no contenía todo el semen que eyaculaste porque una parte se derramó durante la recolección. Por esta razón, los resultados generalmente se basan en varias muestras que se toman a lo largo de un período determinado.

Factores de riesgo

Varios factores de riesgo se relacionan con un recuento bajo de espermatozoides y otros problemas que pueden causar un recuento bajo de espermatozoides. Por ejemplo:

  • Fumar
  • Consumir bebidas alcohólicas
  • Consumir ciertas drogas ilícitas
  • Tener sobrepeso
  • Estar extremadamente deprimido o estresado
  • Tener ciertas infecciones pasadas o presentes
  • Estar expuesto a toxinas
  • Sobrecalentar los testículos
  • Haber sufrido traumas en los testículos
  • Nacer con un trastorno de fertilidad o tener un pariente de sangre, como un hermano o un padre, con un trastorno de fertilidad
  • Tener ciertos trastornos médicos, incluidos tumores y enfermedades crónicas
  • Someterse a ciertos tratamientos oncológicos, como la radioterapia
  • Tomar ciertos medicamentos
  • Tener una vasectomía previa o cirugía abdominal o pélvica importante
  • Tener una historia clínica de testículos no descendidos

Complicaciones

La infertilidad causada por un bajo conteo de espermatozoides puede ser estresante tanto para ti como para tu pareja. Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Cirugía u otros tratamientos para la causa oculta del bajo conteo de espermatozoides.
  • Técnicas de reproducción asistida, que pueden ser costosas y complejas, como la fertilización in vitro (FIV).
  • Estrés relacionado a la incapacidad de tener un hijo.

Prevención

Para proteger la fertilidad, evita factores que sabes que afectan el conteo de espermatozoides y su calidad. Por ejemplo:

  • No fumes.
  • Limita o elimina el consumo de alcohol.
  • No consumas drogas ilegales.
  • Consulta con el médico sobre los medicamentos que puedan afectar el conteo de espermatozoides.
  • Mantén un peso saludable.
  • Evita el calor.
  • Controla el estrés.
  • Evita la exposición a pesticidas, metales pesados y otras toxinas.

Jan. 15, 2019
  1. What is male infertility? Urology Care Foundation. http://www.urologyhealth.org/urologic-conditions/male-infertility. Accessed Aug. 8, 2018.
  2. Townsend CM Jr, et al. Urologic surgery. In: Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice. 20th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 8, 2018.
  3. How common is male infertility, and what are its causes? National Institute of Child Health and Human Development. https://www.nichd.nih.gov/health/topics/menshealth/conditioninfo/infertility. Accessed Aug. 8, 2018.
  4. Anawalt BD, et al. Approach to the male with infertility. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 8, 2018.
  5. Jameson JL, et al., eds. Clinical management of male infertility. In: Endocrinology: Adult and Pediatric. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 8, 2018.
  6. Wein AJ, et al., eds. Male infertility. In: Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 8, 2018.
  7. Yao DF, et al. Male infertility: Lifestyle factors and holistic, complementary, and alternative therapies. Asian Journal of Andrology. 2016;18:410.
  8. Using dietary supplements wisely. National Center for Complementary and Integrative Health. https://nccih.nih.gov/health/supplements/wiseuse.htm. Accessed Aug. 28, 2018.
  9. Castle EP (expert opinion). Mayo Clinic, Phoenix/Scottsdale, Ariz. Aug. 29, 2018.
  10. Evans-Hoecker EA, et al. Major depression, antidepressant use, and male and female fertility. Fertility and Sterility. 2018;109:879.
  11. WHO laboratory manual for the examination and processing of human semen. World Health Organization. http://www.who.int/reproductivehealth/publications/infertility/9789241547789/en/. Accessed Aug. 29, 2018.
  12. Wein AJ, et al., eds. Male reproductive physiology. In: Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 29, 2018.

Conteo bajo de espermatozoides