Diagnóstico

Para confirmar si tienes una infección renal, probablemente te pidan una muestra de orina para analizar si presenta bacterias, sangre o pus. El médico también podría obtener una muestra de sangre para un cultivo, un análisis de laboratorio para la detección de bacterias u otros organismos en la sangre.

Otras pruebas podrían consistir en una ecografía, una exploración por tomografía computarizada o un tipo de radiografía llamado «cistouretrografía miccional». Una cistouretrografía miccional supone la inyección de un tinte de contraste para tomar una radiografía de la vejiga cuando está llena y mientras orinas.

Tratamiento

Antibióticos para las infecciones renales

Los antibióticos son la primera línea de tratamiento para las infecciones renales. Los medicamentos que tomes y el tiempo de uso dependerán de tu estado de salud, así como de las bacterias halladas en tus análisis de orina.

Por lo general, los signos y síntomas de una infección renal comienzan a desaparecer a los pocos días de tratamiento. No obstante, es posible que necesites continuar tomado antibióticos durante una semana o más. Completa todo el tratamiento con antibióticos recomendado por el médico, incluso después de sentirte mejor.

El médico te puede recomendar que te vuelvas a realizar un cultivo de orina para garantizar que la infección haya desaparecido. Si la infección persiste, deberás realizar otro tratamiento con antibióticos.

Hospitalización por infecciones renales graves

Si tienes una infección renal grave, es posible que el médico te hospitalice. El tratamiento puede comprender antibióticos y líquidos que se reciben a través de una vena del brazo (por vía intravenosa). La duración de tu estancia en el hospital dependerá de la gravedad de tu enfermedad.

Tratamiento para las infecciones renales recurrentes

Un problema médico de fondo, como deformidades en las vías urinarias, puede causarte infecciones renales recurrentes. En ese caso, es posible que el médico te derive a un especialista en riñón (nefrólogo) o a un cirujano urinario (urólogo) para una evaluación. Es posible que necesites cirugía para reparar una anomalía estructural.

Estilo de vida y remedios caseros

Para reducir el malestar mientras te recuperas de una infección renal:

  • Aplica calor. Colócate una compresa térmica sobre el abdomen, la espalda o el costado para aliviar el dolor.
  • Toma analgésicos. Para la fiebre o el malestar, toma un analgésico sin aspirina, como paracetamol (Tylenol u otros) o ibuprofeno (Motrin IB, Advil u otros).
  • Mantente hidratado. Beber líquidos te ayudará a eliminar las bacterias de las vías urinarias. Evita el café y el alcohol hasta que la infección desaparezca. Estos productos pueden intensificar la sensación de que necesitas orinar.

Preparación para la consulta

Es probable que comiences por consultar con tu médico de cabecera o con un médico general. Si tu médico sospecha que la infección se extendió a los riñones, es posible que te derive a un médico que trata las enfermedades que afectan las vías urinarias (urólogo).

Qué puedes hacer

Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta para realizarte ciertas pruebas.

Prepara una lista que comprenda:

  • Los síntomas, incluso aquellos que parezcan no estar relacionados con el motivo por el que programaste la consulta, así como el momento en el que comenzaron a manifestarse
  • Información personal clave, incluidos los cambios de vida recientes, como un nuevo compañero sexual y si tuviste infecciones anteriores en las vías urinarias o en los riñones
  • Todos los medicamentos, vitaminas y otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe, para que te ayude a recordar la información que recibas.

En el caso de infección renal, algunas preguntas para hacerle a tu médico son:

  • ¿Cuál es la causa probable de mi infección renal?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios del tratamiento?
  • ¿Será necesario hospitalizarme?
  • ¿Cómo puedo prevenir infecciones renales futuras?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?