Descripción general

La queratosis pilar es una afección cutánea común e inofensiva que causa manchas secas y ásperas, y pequeñas protuberancias, a menudo en la parte superior de los brazos, los muslos, las mejillas o los glúteos. Por lo general, las protuberancias no causan dolor ni picazón.

La queratosis pilar a menudo se considera una variante de la piel normal. No se puede curar ni prevenir. Sin embargo, se puede tratar con humectantes y cremas con receta médica para ayudar a mejorar la apariencia de la piel. La afección suele desaparecer a los 30 años.

Síntomas

La queratosis pilar puede manifestarse a cualquier edad, pero es más común en niños pequeños. Los signos y síntomas incluyen los siguientes:

  • Bultos diminutos indoloros que suelen aparecer en la parte superior de los brazos, los muslos, las mejillas o los glúteos
  • Piel seca y áspera en las zonas con bultos
  • Empeoramiento cuando los cambios estacionales causan baja humedad y piel seca
  • Bultos parecidos al papel de lija que lucen como piel de gallina

Cuándo debes consultar a un médico

Generalmente, no es necesario un tratamiento para la queratosis pilar. Pero si te preocupa tu piel o la de tu hijo, consulta con tu médico de cabecera o con un especialista en afecciones de la piel (dermatólogo).

Causas

La queratosis pilar es causada por la acumulación de queratina, una proteína dura que protege la piel de sustancias nocivas e infecciones. La queratina obstruye la apertura de los folículos pilosos, lo que provoca manchas irregulares y ásperas en la piel.

No está claro por qué se produce la acumulación de queratina en personas con queratosis pilar. Puede suceder en asociación con una enfermedad genética o con enfermedades de la piel, como la dermatitis atópica. La piel seca tiene tendencia a empeorar la queratosis pilar.