Descripción general

Las picaduras de medusa son problemas relativamente frecuentes para las personas que andan, nadan o bucean en el mar. Los tentáculos largos que se extienden desde el cuerpo de la medusa pueden inyectarte el veneno de miles de aguijones punzantes microscópicos.

Las picaduras de medusa varían mucho en cuanto a su gravedad. En la mayoría de los casos provocan dolor inmediato y marcas con enrojecimiento e irritación en la piel. Algunas picaduras de medusa pueden provocar enfermedades de todo el cuerpo (sistémicas). Y, en casos raros, las picaduras de medusa pueden llegar a ser mortales.

La mayoría de las picaduras de medusa mejoran con el tratamiento casero. Las reacciones graves requieren atención médica de urgencia.

Síntomas

Estos son algunos signos y síntomas frecuentes de las picaduras de medusa:

  • Ardor, hormigueo, dolor punzante
  • Marcas rojas, marrones o moradas en la piel, una «huella» del contacto de los tentáculos con la piel
  • Picazón
  • Hinchazón
  • Dolor pulsátil que se extiende hacia arriba en una pierna o en un brazo

Las picaduras de medusa graves pueden afectar varios sistemas corporales. Estas reacciones pueden aparecer rápidamente o varias horas después de las picaduras. Estos son algunos signos y síntomas de las picaduras de medusa graves:

  • Dolor de estómago, náuseas y vómitos
  • Dolor de cabeza
  • Dolores o espasmos musculares
  • Debilidad, somnolencia, desmayos y desorientación
  • Dificultad para respirar
  • Problemas cardíacos

La gravedad de la reacción depende de lo siguiente:

  • El tipo y tamaño de la medusa
  • Tu edad, tamaño y estado de salud; las reacciones graves son más probables en niños y en personas con problemas de salud
  • Tiempo de exposición a los tentáculos
  • Cantidad de piel afectada

Cuándo consultar al médico

Busca tratamiento de emergencia si tienes síntomas graves.

Causas

Los tentáculos de las medusas contienen aguijones punzantes microscópicos. Cada aguijón tiene un bulbo diminuto que contiene veneno y un tubo enrollado con puntas afiladas. La medusa usa el veneno para protegerse y matar a la presa.

Cuando rozas un tentáculo, los desencadenantes diminutos que hay en la superficie liberan los aguijones. El tubo penetra la piel y libera el veneno. Este afecta la zona de contacto cercana y es posible que ingrese en el torrente sanguíneo.

Las medusas que han sido arrastradas a la playa podrían todavía liberar aguijones venenosos al tocarlas.

Tipos de medusas

Si bien muchos tipos de medusas son relativamente inofensivas para los humanos, algunas pueden provocar dolor intenso y es más probable que provoquen una reacción sistémica. Las siguientes medusas provocan problemas más graves en las personas:

  • Cubomedusa. La cubomedusa puede provocar dolor intenso. Las reacciones que ponen en riesgo la vida, aunque escasas, son más frecuentes con este tipo. Las especies de cubomedusas más peligrosas se encuentran en las aguas cálidas de los océanos Pacífico e Índico.
  • Carabela portuguesa. También llamada «botella azul», la medusa carabela portuguesa vive principalmente en mares más cálidos. Este tipo tiene una burbuja llena de gas que la mantiene flotando en el agua y actúa como una vela.
  • Ortiga de mar. Las ortigas de mar viven a lo largo de la costa noreste de los Estados Unidos y abundan en la bahía de Chesapeake. Estos animales suelen estar tanto en mares de aguas frías como cálidas.
  • Medusa melena de león. Estas son las medusas más grandes del mundo, con un diámetro corporal de más de 3 pies (1 metro). Son más frecuentes en las regiones norteñas y más frías de los océanos Pacífico y Atlántico.

Factores de riesgo

Las condiciones que aumentan el riesgo de ser picado por una medusa son las siguientes:

  • Nadar en momentos en los que aparecen grandes cantidades de medusas (una proliferación de medusas)
  • Nadar o bucear sin ropa de protección en zonas donde hay medusas
  • Jugar o tomar sol donde el agua arrastra las medusas en la playa
  • Nadar en un lugar donde se sabe que hay muchas medusas

Complicaciones

Las posibles complicaciones de una picadura de medusa son las siguientes:

  • Reacción de hipersensibilidad retardada que provoca ampollas, erupción cutánea u otras irritaciones en la piel de una semana a dos después de la picadura
  • Síndrome de Irukandji, que causa dolor de pecho y estómago, presión arterial alta y problemas de corazón

Prevención

Los siguientes consejos te ayudarán a evitar las picaduras de medusas:

  • Usa un traje de protección. Cuando nades o bucees en zonas donde son posibles las picaduras de medusas, usa un traje de neopreno o ropa protectora. Las tiendas de buceo venden trajes deportivos ajustados o trajes de cuerpo entero confeccionados en tejido fino de alta tecnología. Considera la posibilidad de utilizar calzado de protección, ya que las picaduras también pueden ocurrir mientras nadas en aguas poco profundas.
  • Infórmate acerca de las enfermedades. Habla con los socorristas, las personas del lugar o los funcionarios del departamento de salud de la zona antes de nadar o bucear en las aguas costeras, especialmente, en zonas donde son frecuentes las medusas.
  • Evita el agua durante la temporada de medusas. No ingreses al agua si hay gran cantidad de medusas.

Jan. 15, 2019
References
  1. Tintinalli J. E., et al. Marine trauma and envenomation (Envenenamiento y traumatismo marino). En: Tintinalli's Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide (Medicina de urgencias de Tintinalli: una guía de estudio exhaustiva). 8.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw Hill Companies; 2016. http://accessmedicine.mhmedical.com. Último acceso: 5 de junio de 2017.
  2. Cegolon L, et al. Jellyfish stings and their management: A review (Picaduras de medusa y su control: una revisión). Marine Drugs (Medicamentos marinos). 2013;11:523.
  3. Purcell JE. Jellyfish in Chesapeake Bay and nearby waters (Las medusas en la bahía de Chesapeake y aguas cercanas). NOAA Ocean Service Education (Servicio de Educación Oceánico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los EE. UU.). http://oceanservice.noaa.gov/education/lessons/stinging_sea_append.html. Último acceso: 5 de junio de 2017.
  4. Li L, et al. Interventions for the symptoms and signs resulting from jellyfish stings (Intervenciones para los síntomas y signos provocados por picaduras de medusas). Cochrane Database of Systematic Reviews (Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas). http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD009688.pub2/abstract. Último acceso: 5 de junio de 2017.
  5. Ward NT, et al. Evidence-based treatment of jellyfish stings in North America and Hawaii (Tratamiento de las picaduras de medusas basado en evidencia en Norteamérica y Hawái). Annals of Emergency Medicine (Anales de Medicina de Urgencia). 2012;60:399.
  6. Auerbach PS. In reply to evidence-based treatment of jellyfish stings in North America and Hawaii (En respuesta al tratamiento de las picaduras de medusas basado en evidencia en Norteamérica y Hawái). Annals of Emergency Medicine (Anales de Medicina de Urgencia). 2013;61:253.
  7. Marcus E. N., et al. Jellyfish stings (Picaduras de medusas). https://www.uptodate.com/contents/search. Último acceso: 5 de junio de 2017.
  8. Hornbeak K. B., et al. Marine envenomation (Envenenamiento marino). Emergency Medicine Clinics of North America (Clínicas de Medicina de Urgencia de Norteamérica). 2017;35:321.
  9. Lakkis. Jellyfish stings: A practical approach (Picaduras de medusa: enfoque práctico). Wilderness & Environmental Medicine (Medicina Ambiental y para Áreas Silvestres). 2015;26:422.
  10. Yanagihara A. A., et al. Cubozoan sting-site seawater rinse, scraping, and ice can increase venom load: Upending current first aid recommendations (Frotar, enjuagar con agua de mar y colocar hielo sobre la picadura de una medusa cubozoa puede aumentar la carga de veneno: desafío a las recomendaciones actuales de primeros auxilios). Toxins (Toxinas). 2017; 9:104.
  11. Jellyfish stings (Picaduras de medusas). Red de Alerta de Buceadores (Divers Alert Network). https://www.diversalertnetwork.org/medical/faq/Jellyfish_Stings. Último acceso: 18 de septiembre de 2017.