Descripción general

Las uñas encarnadas de los pies son un trastorno frecuente por el que el extremo superior o el costado de una uña del pie ingresa en la carne blanda. El resultado es dolor, enrojecimiento, inflamación y, algunas veces, una infección. A menudo, las uñas encarnadas del pie afectan al dedo gordo.

Generalmente, puedes cuidarte las uñas de los pies encarnadas por tu cuenta. Si el dolor es intenso o se extiende, tu médico puede tomar medidas para aliviar tu malestar y ayudarte a evitar complicaciones con las uñas encarnadas del pie.

Si tienes diabetes o alguna otra enfermedad que disminuye la circulación de la sangre hacia los pies, tienes un mayor riesgo de tener complicaciones con las uñas encarnadas del pie.

Síntomas

Los síntomas de una uña del pie encarnada son los siguientes:

  • Dolor y sensibilidad en uno o en ambos lados de la uña del pie
  • Enrojecimiento alrededor de la uña del pie
  • Hinchazón alrededor de la uña del pie
  • Infección del tejido que rodea la uña del pie

Cuándo consultar al médico

Consulta a tu médico si sucede lo siguiente:

  • Sientes molestias intensas en el dedo del pie, pus o enrojecimiento que, al parecer, se extiende
  • Tienes diabetes u otra enfermedad que cause una mala circulación de sangre en los pies, y sientes dolor en el pie o tienes una infección en esa zona

Causas

Las causas frecuentes de las uñas encarnadas son:

  • Usar zapatos que hacen que tus uñas de los pies estén demasiado juntas
  • Cortarte las uñas demasiado cortas o de manera inclinada
  • Lastimarte la uña del pie
  • Tener las uñas extremadamente curvas

Complicaciones

Si no se trata o no se detecta, una uña del pie encarnada puede infectar el hueso oculto y producir una infección grave en la zona.

Las complicaciones pueden ser especialmente graves si tienes diabetes, lo cual puede causar un flujo sanguíneo deficiente y dañar los nervios de los pies. Por eso, es posible que una lesión menor en los pies —un corte, un raspón, un callo, una callosidad o una uña del pie encarnada— no cicatrice y se infecte. Una herida abierta dolorosa (úlcera en los pies) puede requerir cirugía para evitar la putrefacción y la muerte del tejido (gangrena). La gangrena es la consecuencia de la interrupción del flujo sanguíneo hacia una zona del cuerpo.

Prevención

Para ayudar a prevenir una uña del pie encarnada, haz lo siguiente:

  • Córtate las uñas de los pies de forma recta. No las cortes de manera curva para que coincidan con la forma de la punta del dedo del pie. Si te haces pedicuría en un salón, dile al pedicuro que te corte las uñas en forma recta. Si tienes una enfermedad que provoca una mala circulación sanguínea en los pies y no puedes cortarte las uñas, visita a un podólogo con frecuencia para que te corte las uñas.
  • Mantén las uñas de los pies con un largo moderado. Córtate las uñas de los pies de manera que queden a la misma altura que la punta de los dedos. Si te cortas demasiado las uñas de los pies, la presión de los zapatos en los dedos del pie puede hacer que la uña crezca dentro del tejido.
  • Usa zapatos que calcen adecuadamente. Los zapatos que aprietan o hacen demasiada presión en los dedos del pie pueden hacer que la uña crezca dentro del tejido circundante. Si tienes una lesión a los nervios de los pies, es posible que no puedas sentir si los zapatos están muy apretados. Compra y usa zapatos que calcen de manera adecuada, preferentemente en una zapatería que se especialice en zapatos para personas con problemas en los pies.
  • Usa calzado de protección. Si tu trabajo te pone en riesgo de lastimarte los pies, utiliza calzado de protección, como zapatos con punta de acero.
  • Revísate los pies. Si tienes diabetes, revísate los pies diariamente para detectar signos de uñas encarnadas u otros problemas en los pies.
Dec. 02, 2016
References
  1. Uña encarnada. American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00154. Último acceso: 25 de octubre de 2016.
  2. Foot care (Cuidado del pie). Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association). http://www.diabetes.org/living-with-diabetes/complications/foot-complications/foot-care.html. Último acceso: 25 de octubre de 2016.
  3. Tintinalli JE, et al. Soft tissue problems of the foot (Problemas en el tejido blando del pie). En: Tintinalli’s Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide (Medicina de urgencias de Tintinalli: guía de estudio exhaustiva). 8.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw Hill Companies; 2016. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 26 de octubre de 2016.
  4. Eekhof JAH, et al. Interventions for ingrowing toenails (Intervenciones para las uñas encarnadas). Cochrane Database of Systematic Reviews (Intervenciones para uñas encarnadas. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas). http://ovidsp.tx.ovid.com/sp-3.22.1b/ovidweb.cgi &S=NHNEFPAFGDDDLOEFNCHKAGOBEOBCAA00&Complete+Reference=S.sh.18%7c1%7c1. Último acceso: 29 de octubre de 2016.
  5. Canale ST, et al. Disorders of nails and skin (Trastornos de las uñas y de la piel). En: Campbells Operative Orthopaedics (Ortopedias Operativas de Campbell). 12.ª ed. Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2013. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 29 de octubre de 2016.
  6. Goldsmith LA, et al., eds. Biology of nails and nail disorders (Biología de las uñas y trastornos de las uñas). En: Fitzpatricks Dermatology in General Medicine (Dermatología en Medicina General de Fitzpatrick). 8.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 29 de octubre de 2016.
  7. Living with diabetes: Foot complications (Vivir con diabetes: complicaciones en el pie). Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association). http://www.diabetes.org/living-with-diabetes/complications/foot-complications/. Último acceso: 29 de octubre de 2016.
  8. Goldstein BG, et al. Paronychia and ingrown toenails (Paroniquia y uñas encarnadas). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 29 de octubre de 2016.