Mayo Clinic utiliza la medicina regenerativa para encontrar respuestas para el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico