Descripción general

Un hidrocele es un tipo de inflamación del escroto que ocurre cuando se acumula líquido en el recubrimiento delgado que rodea el testículo. El hidrocele es frecuente en los recién nacidos y suele desaparecer sin tratamiento al año de vida. Los niños mayores y los hombres adultos pueden manifestar un hidrocele debido a inflamación o lesión dentro del escroto.

Un hidrocele no es usualmente doloroso o dañino y puede que no necesite ningún tratamiento. Sin embargo, si tienes hinchazón en el escroto, visita a tu médico para descartar otras causas.

Síntomas

Muchas veces, la única indicación de un hidrocele es una hinchazón sin dolor en ambos testículos.

Los hombres adultos con hidrocele pueden sufrir molestias debido al peso del escroto hinchado. El dolor, por lo general, es más intenso al aumentar el tamaño de la inflación. En ocasiones, las partes hinchadas pueden no estar tan hinchadas por la mañana y agrandarse durante el día.

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico si tú o tu hijo tienen inflamación escrotal. Es importante descartar otras causas de la hinchazón que puedan requerir tratamiento. Por ejemplo, un hidrocele puede asociarse a un punto débil en la pared abdominal que permite que un tramo del intestino se extienda hacia el escroto (hernia inguinal).

Normalmente, una hidrocele en bebés desaparece por sí sola. Sin embargo, si el hidrocele de tu bebé no desaparece después de un año o si aumenta de tamaño, pídele al médico de tu hijo que examine el hidrocele nuevamente.

Obtén tratamiento médico de inmediato si tú o tu hijo comienzan a padecer hinchazón o dolor grave y repentino en el escroto, especialmente después de varias horas de una lesión en el escroto. Estos signos y síntomas pueden ocurrir por varias afecciones, como el bloqueo del flujo sanguíneo en un testículo (torsión testicular). La torsión testicular se debe tratar a horas del comienzo de los signos y síntomas para poder salvar el testículo.

Causas

Bebés varones

El hidrocele puede manifestarse antes del nacimiento. Normalmente, los testículos descienden desde la cavidad abdominal del bebé en desarrollo hasta el escroto. Cada testículo tiene un saco, lo que permite que cada uno esté rodeado de líquido. Generalmente, cada saco se cierra y el líquido es absorbido.

A veces, el líquido permanece una vez que se cierra el saco (hidrocele no comunicante). El líquido generalmente se absorbe de forma gradual en el primer año de vida. Sin embargo, algunas veces, el saco queda abierto (hidrocele comunicante). El saco puede cambiar de tamaño o puede fluir líquido hacia el abdomen si está comprimido. El hidrocele comunicante, generalmente, está asociado a una hernia inguinal.

Hombres mayores

Un hidrocele se puede desarrollar como resultado de una lesión o de una inflamación dentro del escroto. La inflamación puede deberse a una infección en el testículo o en el pequeño tubo en espiral ubicado detrás de cada testículo (epididimitis).

Factores de riesgo

La mayoría de los hidroceles están presentes al momento del nacimiento. Por lo menos, el 5 por ciento de los recién nacidos tiene hidrocele. Los bebés nacidos prematuramente presentan mayor riesgo de sufrir hidrocele.

Los factores de riesgo de desarrollar un hidrocele más adelante en la vida son:

  • Lesión o inflamación en el escroto
  • Infección, incluso una infección de transmisión sexual

Complicaciones

Un hidrocele no suele ser peligroso y, por lo general, no afecta a la fecundidad. Sin embargo, podría estar relacionado con alguna enfermedad testicular oculta que puede causar complicaciones graves, como:

  • Infección o tumores. Ambas pueden reducir la producción o la función del semen.
  • Hernia inguinal. El lazo intestinal atrapado en la pared abdominal puede conducir a complicaciones que ponen en riesgo la vida.