Los antagonistas del calcio disminuyen la presión arterial y tratan otras afecciones, como el dolor en el pecho y los latidos cardíacos irregulares.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los antagonistas del calcio reducen la presión arterial al impedir que el calcio ingrese en las células del corazón y las arterias. Debido a la presencia de calcio, el corazón y las arterias se contraen más fuertemente. Al bloquear el calcio, los antagonistas del calcio permiten que los vasos sanguíneos se relajen y se abran.

Algunos antagonistas del calcio tienen el beneficio adicional de disminuir la frecuencia cardíaca, lo cual puede reducir aún más la presión arterial, aliviar el dolor en el pecho (angina) y controlar los latidos cardíacos irregulares.

Los antagonistas del calcio también se denominan antagonistas del calcio.

Los antagonistas del calcio pueden ser de acción corta y acción prolongada. Los medicamentos de acción corta funcionan rápidamente, pero sus efectos duran solo unas horas. Los de acción prolongada se liberan lentamente para que el efecto sea más duradero.

Existen varios antagonistas del calcio. La mejor opción para ti depende de tu salud y de la afección que se esté tratando.

Entre los ejemplos de antagonistas del calcio, se incluyen los siguientes:

  • Amlodipino (Norvasc)
  • Diltiazem (Cardizem, Tiazac, etc.)
  • Felodipino
  • Isradipino
  • Nicardipino
  • Nifedipino (Adalat CC, Procardia)
  • Nisoldipino (Sular)
  • Verapamilo (Calan, Verelan)

En algunos casos, el médico podría recetar un antagonista del calcio con otros medicamentos para la presión arterial alta o con fármacos para reducir el colesterol, como las estatinas.

Además de la presión arterial alta, los médicos recetan antagonistas del calcio para prevenir, tratar o mejorar los síntomas en una variedad de afecciones, por ejemplo, las siguientes:

  • Enfermedad de las arterias coronarias
  • Dolor en el pecho (angina)
  • Latidos cardíacos irregulares (arritmia)
  • Algunas afecciones circulatorias, como la enfermedad de Raynaud

En el caso de las personas de raza negra y los ancianos, los antagonistas del calcio podrían funcionar mejor que otros medicamentos para la presión arterial, como los betabloqueadores, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) o los receptores de la angiotensina II.

Los efectos secundarios de los antagonistas del calcio pueden incluir los siguientes:

  • Estreñimiento
  • Mareos
  • Latidos cardíacos rápidos (palpitaciones)
  • Fatiga
  • Enrojecimiento
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Erupción cutánea
  • Hinchazón en los pies y en la parte inferior de las piernas

Evita los productos que contengan pomelo mientras estés tomando determinados antagonistas del calcio. El jugo de pomelo interactúa con el medicamento y puede afectar la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Esto puede causar síntomas, como dolores de cabeza y mareos.

March 03, 2020