Los alfabloqueadores se usan en combinación con otros medicamentos para tratar la presión arterial alta; también pueden administrarse para tratar los problemas de próstata.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los alfabloqueadores reducen la presión arterial al impedir que la hormona norepinefrina contraiga los músculos de las paredes de las arterias y venas más pequeñas. En consecuencia, los vasos permanecen abiertos y relajados. Esto mejora el flujo sanguíneo y reduce la presión arterial.

Debido a que los alfabloqueadores también relajan otros músculos en todo el cuerpo, estos medicamentos también pueden ayudar a mejorar el flujo de orina en los hombres mayores con problemas de próstata.

Los alfabloqueadores son de acción corta o prolongada. Los medicamentos de acción corta funcionan rápidamente, pero sus efectos duran solo unas horas. Los de acción prolongada tardan más tiempo en hacer efecto, pero estos duran más tiempo. El alfabloqueador más adecuado para ti depende de tu salud y de la afección que se esté tratando.

Los alfabloqueadores también se denominan agentes bloqueadores alfaadrenérgicos, antagonistas alfaadrenérgicos, agentes bloqueadores adrenérgicos y agentes alfabloqueadores.

Entre los ejemplos de alfabloqueadores que se utilizan para tratar la presión arterial alta, se incluyen los siguientes:

  • Doxazosina (Cardura)
  • Prazosina (Miniprensa)
  • Terazosina

Los alfabloqueadores no suelen ser la primera opción de tratamiento para la presión arterial alta. Pero sí se usan en combinación con otros medicamentos, como los diuréticos, cuando tu presión arterial alta es difícil de controlar.

Además de la presión arterial alta, los médicos recetan alfabloqueadores para prevenir, tratar o mejorar los síntomas del agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática benigna).

Algunos alfabloqueadores pueden tener un "efecto de primera dosis". Cuando comienzas a tomar un alfabloqueador, puedes presentar presión arterial baja pronunciada y mareos, por lo cual puedes desmayarte cuando te levantas luego de estar sentado o acostado. Por esta razón, la primera dosis suele tomarse a la hora de acostarse.

Entre los demás efectos secundarios, podrían incluirse los siguientes:

  • Mareos
  • Dolor de cabeza
  • Palpitación fuerte
  • Debilidad

Antes de tomar un alfabloqueador, verifica que el médico sepa sobre los demás medicamentos que tomas, como los betabloqueadores, los antagonistas del calcio o los medicamentos para la disfunción eréctil. Los alfabloqueadores pueden aumentar o disminuir los efectos de otros medicamentos, y

mejorar el colesterol total. Sin embargo, algunas investigaciones han determinado que el uso a largo plazo de algunos alfabloqueadores puede aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca.

Sept. 19, 2019