Los agentes biológicos pueden ofrecer un alivio para la hidradenitis supurativa grave. Averigua si son adecuados para ti.

Los cambios en el estilo de vida, los antibióticos y la terapia hormonal son los pilares del tratamiento de las etapas leves a moderadas de la hidradenitis supurativa crónica de la piel. Pero si tu afección es grave (con lesiones, infecciones, nódulos y túneles significativos debajo de la piel) y no estás respondiendo al tratamiento, tu médico podría recomendar fármacos biológicos.

Los fármacos de origen biológico se obtienen a partir de células vivas. Son eficaces contra muchos tipos de enfermedades inflamatorias de la piel, incluso la psoriasis y el eccema (dermatitis atópica). Estos fármacos se dirigen a diferentes partes del sistema inmunitario para ayudar al cuerpo a combatir enfermedades. Por lo general, se administran semanalmente, ya sea por inyección o por infusión intravenosa.

Hasta ahora, los fármacos infliximab (Remicade) y adalimumab (Humira) son los más prometedores para el tratamiento de la hidrosadenitis supurativa. El adalimumab es el primer producto biológico aprobado por la U.S. Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) para el tratamiento de la hidrosadenitis supurativa. Estos fármacos actúan neutralizando una proteína del sistema inmunitario conocida como factor de necrosis tumoral (FNT), que estimula la inflamación en el cuerpo. Podrías ser un buen candidato para recibir estos medicamentos en caso de que tengas hidrosadenitis supurativa que no responde a ninguna otra forma de tratamiento.

Las investigaciones sugieren que los fármacos de origen biológico pueden mejorar los síntomas de la hidrosadenitis supurativa. Sin embargo, mediante algunos estudios se descubrió que las lesiones cutáneas regresaron (recidiva) después de que el tratamiento se detuvo. Es necesaria aún más investigación para determinar la eficacia a largo plazo de los fármacos de origen biológico como tratamiento contra la hidrosadenitis supurativa.

No todos son buenos candidatos para la terapia biológica. El tratamiento es costoso y los medicamentos biológicos presentan riesgos de efectos secundarios potencialmente graves, entre ellos:

  • Aumento del riesgo de infección, especialmente de tuberculosis
  • Insuficiencia cardiaca
  • Cáncer
  • Un síndrome similar al lupus
  • Lesiones nerviosas en el cerebro y la médula espinal

Otros posibles efectos secundarios son dolor y reacciones cutáneas en el lugar donde se inyecta el medicamento e infecciones cutáneas en el sitio de la inyección. Antes del tratamiento, es posible que necesites hacerte pruebas para detectar ciertas infecciones, incluida la tuberculosis.

Si estás interesado en la terapia biológica para mejorar la hidradenitis supurativa, habla con tu médico. Él o ella pueden responder tus preguntas y determinar si este tipo de tratamiento podría beneficiarte.

Dec. 29, 2018