Descripción general

La miliaria, también llamada «miliaria roja» o «sarpullido de calor», no afecta únicamente a los bebés. La miliaria también puede presentarse en adultos, en particular, en climas calurosos y húmedos.

La miliaria se produce cuando los poros (conductos sudoríparos) obstruidos dejan atrapada la sudoración bajo la piel. Los síntomas pueden abarcar desde vesículas superficiales hasta bultos profundos y enrojecidos. Algunas formas de miliaria causan hormigueo o picazón intensa.

Por lo general, la miliaria desaparece por sí sola. Las formas graves de miliaria pueden requerir atención médica, pero la mejor manera de aliviar los síntomas es enfriar la piel y evitar la sudoración.

Síntomas

La miliaria en adultos se produce, por lo general, en los pliegues de la piel y donde la ropa fricciona la piel. En el caso de lactantes, la erupción cutánea se manifiesta, principalmente, en el cuello, los hombros y el pecho. También puede producirse en la parte superior de las axilas, en el pliegue interno de flexión del codo y en la ingle.

Tipos de miliaria

Los tipos de miliaria se clasifican de acuerdo con la profundidad de la obstrucción de los conductos sudoríparos. Los signos y síntomas de cada tipo varían.

  • La forma más leve de miliaria (miliaria cristalina) afecta los conductos sudoríparos de la capa superior de la piel. Esta forma se caracteriza por la formación de ampollas de líquido y bultos (pápulas) que se revientan con facilidad.
  • Un tipo que se produce a un nivel más profundo de la piel (miliaria roja), en ocasiones recibe el nombre de «sarpullido». Los signos y síntomas comprenden bultos enrojecidos, picazón o cosquilleo en la zona afectada.
  • En ocasiones, los sacos que contienen el fluido (vesículas) de la miliaria roja se inflaman y se llenan de pus (pústulas). Esta forma se denomina «miliaria pustulosa».
  • Existe una forma menos frecuente de miliaria (miliaria profunda) que afecta la dermis, la capa de piel más profunda. El sudor retenido se filtra de las glándulas sudoríparas hacia la piel y provoca lesiones firmes y enrojecidas que se asemejan a la piel de gallina.

Cuándo consultar al médico

La miliaria se cura enfriando la piel y evitando la exposición al calor que la haya provocado. Consulta con el médico si tú o tu hijo experimentan síntomas que duren más de unos pocos días, si la erupción parece empeorar o si notas signos de infección, entre ellos:

  • Aumento de dolor, inflamación, enrojecimiento o temperatura alrededor de la zona afectada
  • Pus que drena de las lesiones
  • Inflamación de los ganglios linfáticos de la axila, el cuello o la ingle
  • Fiebre o escalofríos

Causas

La miliaria se produce cuando se tapan los conductos sudoríparos. La sudoración, en vez de evaporarse, queda atrapada bajo la piel y provoca inflamación y erupción cutánea.

No está claro por qué motivo se tapan los conductos sudoríparos, pero ciertos factores parecen tener influencia, entre ellos:

  • Conductos sudoríparos inmaduros. Los conductos sudoríparos de los recién nacidos no están completamente desarrollados. Se rompen con más facilidad y dejan atrapada la sudoración debajo de la piel. La miliaria puede producirse durante la primera semana de vida, en particular si el lactante permanece en incubadora para conservar el calor, si está demasiado abrigado o si tiene fiebre.
  • Climas tropicales. El clima cálido y húmedo puede provocar miliaria.
  • Actividad física. El ejercicio intenso, el trabajo arduo o toda actividad que implique sudar en abundancia pueden producir miliaria.
  • Calor excesivo. El calor excesivo en general, abrigarse demasiado o dormir con mantas eléctricas, puede producir miliaria.
  • Reposo en cama prolongado. La miliaria también se presenta en personas que han permanecido demasiado tiempo en cama, en particular, si han tenido fiebre.

Factores de riesgo

Algunos factores que aumentan la propensión a la miliaria son los siguientes:

  • Edad. Los recién nacidos son más propensos.
  • Climas tropicales. Las personas que viven en los trópicos son mucho más proclives a padecer de miliaria que las personas que viven en climas más templados.
  • Actividad física. Toda actividad que provoque sudoración profusa, en particular, si no llevas prendas que permitan que el sudor se evapore, puede desencadenar la miliaria.

Complicaciones

Por lo general, la miliaria sana sin problemas, pero puede provocar infecciones bacterianas, que causan pústulas inflamadas y pruriginosas.

Prevención

Para protegerte y proteger a tu hijo de la miliaria:

  • Evita el exceso de vestimenta. En verano, usa prendas de algodón suaves y ligeras. En invierno, viste a los niños con la misma cantidad de abrigo que usan los adultos.
  • Evita las prendas ajustadas que puedan irritar la piel.
  • Cuando hace calor, quédate en la sombra o en sitios con aire acondicionado, o usa ventiladores para hacer circular el aire.
  • Mantén fresco y ventilado el lugar de descanso.
Feb. 24, 2018
References
  1. Miliaria. The Merck Manual Professional Edition. http://www.merck.com/mmpe/print/sec10/ch118/ch118e.html. Accessed Dec. 19, 2014.
  2. Miliaria. American Osteopathic College of Dermatology. http://www.aocd.org/skin/dermatologic_diseases/miliaria.html. Accessed Dec. 19, 2014.
  3. How to beat heat rash. American Osteopathic Association. http://www.osteopathic.org/osteopathic-health/about-your-health/health-conditions-library/general-health/Pages/heat-rash.aspx. Accessed Dec. 19, 2014.
  4. Ishimine P. Heat illness (other than heat stroke) in children. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 19, 2014.
  5. Pielop JA. Benign skin and scalp lesions in the newborn and young infant. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 19, 2014.