El vino tinto y una sustancia presente en este llamada «resveratrol» podrían ser saludables para el corazón. Infórmate acerca de los hechos, y las exageraciones, sobre el vino tinto y su efecto para el corazón.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Durante mucho tiempo se ha creído que el vino tinto, en moderación, es saludable para el corazón. El alcohol y ciertas sustancias en el vino tinto llamadas «antioxidantes» pueden ayudar a evitar una enfermedad de las arterias coronarias, la afección que provoca ataques cardíacos.

No se entiende por completo la conexión que existe entre el vino tinto y una menor cantidad de ataques cardíacos. Pero parte del beneficio quizás sea que los antioxidantes pueden aumentar los niveles de colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL), el colesterol «bueno», y te protegen de la acumulación de colesterol.

Si bien las noticias sobre el vino tinto pueden sonar fantásticas si disfrutas de una copa de vino tino con tu cena, los médicos son cautelosos al animar a cualquiera a que comience a tomar alcohol, en especial si tienes antecedentes familiares de abuso de alcohol. Demasiada cantidad de alcohol puede tener muchos efectos nocivos sobre tu cuerpo.

Aún así, muchos médicos están de acuerdo en que algo en el vino tino parece ayudar al corazón. Es posible que los antioxidantes, como los flavonoides o una sustancia llamada «resveratrol», tengan beneficios saludables para el corazón.

Aparentemente, el vino tinto tiene algunos beneficios para la salud del corazón. Sin embargo, es posible que no sea mejor que la cerveza, el vino blanco o el licor para la salud del corazón. Aún no hay evidencia concluyente de que el vino tinto sea mejor que otras formas de alcohol en lo que respecta a los posibles beneficios para la salud del corazón.

Los antioxidantes que contiene el vino tinto, llamados «polifenoles», pueden ayudar a proteger el revestimiento de los vasos sanguíneos del corazón. Un polifenol denominado «resveratrol» es una sustancia presente en el vino tinto que ha llamado la atención.

El resveratrol es un ingrediente fundamental del vino tinto que puede ayudar a prevenir la lesión de los vasos sanguíneos, a reducir el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL, el colesterol «malo») y a prevenir los coágulos sanguíneos. Algunas investigaciones revelan que el resveratrol podría estar asociado con un menor riesgo de inflamación y de formación de coágulos sanguíneos, relacionados con la enfermedad del corazón. Pero otros estudios no hallaron beneficios del resveratrol en la prevención de la enfermedad cardíaca.

Se necesita más investigación para determinar si el resveratrol disminuye el riesgo de inflamación y de formación de coágulos sanguíneos.

El resveratrol que contiene el vino tinto proviene de la piel de las uvas utilizadas para hacer vino. Debido a que el vino tinto se fermenta con la piel de las uvas por más tiempo que para el vino blanco, el tinto contiene más resveratrol.

El solo comer uvas o beberlas en jugo puede ser un modo de obtener resveratrol sin tomar alcohol. Los jugos de uva roja o morada pueden ofrecer algunos de los mismos beneficios saludables para el corazón que el vino tino.

Otros alimentos que contienen un poco de resveratrol comprenden los maníes, los arándanos azules y los arándanos rojos. Todavía se desconoce cuán beneficioso puede ser comer uvas u otros alimentos en comparación con beber vino tinto a la hora de promocionar la salud del corazón. La cantidad de resveratrol de los alimentos y del vino tinto puede variar bastante.

También existen suplementos de resveratrol. Los investigadores aún no han determinado que tomar suplementos de resveratrol cause algún daño. Sin embargo, el organismo no puede absorber la mayor parte del resveratrol que contienen los suplementos.

Distintos estudios han demostrado que el consumo moderado de cualquier bebida alcohólica, no solo de vino tinto, es beneficioso para el corazón. Se cree que el alcohol produce lo siguiente:

  • Eleva el nivel de colesterol HDL (colesterol «bueno»)
  • Reduce la formación de coágulos sanguíneos
  • Ayuda a prevenir el daño a las arterias causado por el alto nivel de colesterol LDL (colesterol «malo»)
  • Puede mejorar el funcionamiento de la capa de células que reviste los vasos sanguíneos (endotelio)

Los beneficios potenciales del vino tinto para el corazón parecen prometedores. Las personas que beben cantidades moderadas de alcohol, incluso de vino tinto, parecen correr un menor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

No obstante, es importante comprender que los estudios que comparan a los bebedores moderados con los no bebedores podrían sobrestimar los beneficios de beber moderadamente, ya que los no bebedores ya podrían tener problemas de salud. Se necesita más investigación para saber si el vino tinto es mejor para el corazón que otras bebidas alcohólicas, como la cerveza o los licores.

Ni la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) ni el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute) recomiendan comenzar a beber alcohol para prevenir enfermedades cardíacas. El alcohol puede ser adictivo, y provocar o empeorar otros problemas de salud.

Beber demasiado alcohol aumenta el riesgo de padecer:

  • Enfermedades del hígado y páncreas
  • Insuficiencia cardíaca
  • Presión arterial alta
  • Determinados tipo de cáncer
  • Accidente cerebrovascular
  • Accidentes, violencia y suicidio
  • Aumento de peso y obesidad

Evita beber alcohol por completo si:

  • Estás embarazada
  • Tienes antecedentes personales o familiares de alcoholismo
  • Tienes una enfermedad hepática o del páncreas asociada al consumo de alcohol
  • Tienes insuficiencia cardíaca o un corazón débil
  • Tomas ciertos medicamentos o una aspirina diaria

Si tienes alguna pregunta sobre los beneficios y los riesgos del alcohol, habla con tu médico sobre recomendaciones específicas para ti.

Si ya bebes vino tinto, hazlo con moderación. Para los adultos saludables, esto significa:

  • Hasta una bebida por día para mujeres de cualquier edad.
  • Hasta una bebida por día para hombres mayores de 65 años.
  • Hasta dos bebidas por día para hombres de hasta 65 años. El límite para los hombres es más alto porque en general pesan más y tienen más cantidad de la enzima que metaboliza el alcohol que las mujeres.

Una medida de alcohol se define de la siguiente manera:

  • 12 onzas (355 mililitros, o mL) de cerveza
  • 5 onzas (148 mL) de vino
  • 1,5 onzas (44 mL) de licor destilado con 40 por ciento de graduación alcohólica
Nov. 12, 2016