La terapia con aspirina diaria puede ser una opción que salve la vida, pero no es un tratamiento para todas las personas. Infórmate antes de pensar en tomar una aspirina diaria.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Tomar aspirina todos los días puede reducir el riesgo de ataques cardíacos y de accidentes cerebrovasculares, pero la terapia diaria con aspirina no es para todos. ¿Es lo mejor para ti?

La respuesta depende de tu edad, salud en general, antecedentes de enfermedades cardíacas, y riesgo de tener un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular en el futuro.

La terapia diaria con aspirina se puede usar de dos maneras:

  • Prevención primaria. Esto significa que nunca has tenido un ataque cardíaco ni un accidente cerebrovascular. Nunca has tenido cirugía de baipás de la arteria coronaria, angioplastia coronaria con colocación de stent, ni arterias bloqueadas en el cuello, las piernas, u otras partes del cuerpo. Pero tomas una aspirina diaria para prevenir este tipo de problema cardíaco. El beneficio de la aspirina para este objetivo se ha discutido.
  • Prevención secundaria. Esto significa que ya has tenido un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. Tomas una aspirina diariamente para prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. El beneficio de la terapia diaria con aspirina en esta situación está bien establecida.

No comiences a tomar una aspirina diaria sin hablar con tu proveedor de atención médica. Mientras que tomar una aspirina o dos ocasionalmente es seguro para la mayoría de los adultos si tienen un dolor de cabeza, dolores en el cuerpo, o fiebre, tomar aspirinas a diario puede tener efectos secundarios graves, incluyendo sangrado gastrointestinal.

Tu proveedor de atención médica puede darte detalles sobre las ventajas y las desventajas de la terapia diaria con aspirina y si esto puede ayudarte a prevenir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

En general, al envejecer las personas, aumenta el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. Pero el riesgo de sangrado causado por aspirina aumenta aún más. Entonces:

  • Para las personas que tienen poco riesgo de un ataque cardíaco, los beneficios de tomar una aspirina a diario no superan los riesgos de sangrado.
  • Cuanto más alto sea el riesgo de un ataque cardíaco, más posible es que los beneficios de la terapia diaria con aspirina sean mayores que los riesgos de sangrado.

A causa de los riesgos de sangrado, algunas pautas recientes dicen que las personas de 60 años y mayores sin enfermedades cardíacas o de los vasos sanguíneos (vasculares) conocidas, no deben comenzar a tomar una aspirina a diario para prevenir un primer ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. Pero las pautas varían entre las diferentes organizaciones. Otras recomendaciones dicen que se debe evitar comenzar la terapia diaria con aspirina después de los 70 años.

Si tienes entre 60 y 69 años, considera hablar con tu proveedor de atención médica primaria sobre la terapia diaria con aspirina y cómo te puede afectar.

Puede recomentarse la terapia diaria con aspirina de dosis baja para la prevención primaria de ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares si:

  • Tienes entre 40 y 59 años y estás a alto riesgo (10% o mayor) de tener tu primer ataque cardíaco o accidente cerebrovascular dentro de los próximos 10 años.
  • No has tenido un ataque cardíaco, pero has tenido cirugía de baipás de la arteria coronaria.o se te colocó un stent en una arteria coronaria, o has tenido dolor en el pecho debido a la enfermedad de la arteria coronaria (angina de pecho) o a cualquier otra enfermedad para la que se ha comprobado que la aspirina previene ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.
  • Tienes menos de 60 años y tienes diabetes y por lo menos otro factor de riesgo para enfermedades cardíacas, como fumar o tener presión alta.

Si has tenido un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, o si se sabe que tienes una enfermedad cardíaca, tu proveedor de atención médica puede recomendar que tomes una aspirina diaria para prevenir ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares, a no ser que tengas una alergia grave o antecedentes de sangrado.

La aspirina interfiere con la acción coagulante de la sangre. Cuando una persona sangra, las células coagulantes, llamadas plaquetas, se acumulen en el lugar de la herida. Las plaquetas forman un tapón que sella la apertura en el vaso sanguíneo, y detienen el sangrado.

Pero esta coagulación también puede ocurrir dentro de los vasos que llevan la sangre al corazón. Si los vasos sanguíneos ya se han estrechado a causa de una formación de depósitos adiposos en las arterias (ateroesclerosis), un depósito adiposo en el recubrimiento del vaso puede romperse, exponiendo la sangre a la pared interior de la arteria, que entonces forma un coágulo.

El coágulo impide que la sangre fluya al corazón y provoca un ataque cardíaco. La terapia con aspirina reduce la acción coagulante de las plaquetas, y posiblemente previene un ataque cardíaco.

Solo haz una terapia diaria con aspirina bajo el consejo de tu proveedor de atención médica. Antes de comenzar la terapia, dile a tu proveedor de atención médica si tienes alguna enfermedad que pudiera aumentar tu riesgo de sangrado o de otras complicaciones. La terapia diaria con aspirina quizás no sea una buena elección para ti si tienes:

  • Un trastorno de sangrado o coagulación que hace que sangres con facilidad
  • Alergia a la aspirina, que puede incluir asma causada por aspirina
  • Úlceras estomacales que sangran o antecedentes de sangrado gastrointestinal

Tu proveedor de atención médica probablemente hablará contigo sobre qué dosis de aspirina es mejor para ti. Las dosis bajas de aspirina, como 75 a 100 miligramos (mg), pero más comúnmente 81 mg, pueden ser efectivas en prevenir ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares. Los proveedores de atención médica generalmente recetan una dosis diaria de entre 75 mg y 325 mg (la pastilla de concentración regular).

Si tu proveedor de atención médica ha indicado que tomes una aspirina diariamente, ponte en contacto con él antes de dejar de tomarla.

Si has tenido un ataque cardíaco o te han colocado un stent en una o más de tus arterias cardíacas, es importante que continúes tomando aspirina diariamente y cualquier otro medicamento anticoagulante exactamente como lo indicó tu proveedor de atención médica. Dejar de tomar la aspirina a diario puede tener como efecto la formación de un coágulo de sangre y llevar a un ataque cardíaco.

Tanto la aspirina como los medicamentos antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno (Motrin IB, Advil, otros) y el naproxeno sódico (Aleve), diluyen la sangre y reducen la coagulación. El uso regular de medicamentos antiinflamatorios no esteroides puede aumentar el riesgo de sangrado.

Algunos medicamentos antiinflamatorios no esteroides por sí solos pueden aumentar el riesgo de ataques cardíacos. Tomar aspirina junto con algunos medicamentos antiinflamatorios no esteroides puede aumentar aún más el riesgo de sangrado.

Si necesitas tomar ibuprofeno u otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides, habla con tu proveedor de atención médica sobre alternativas que no van a interferir con la terapia diaria con aspirina, como el acetaminofén (Tylenol, otros).

Los efectos secundarios y las complicaciones de tomar aspirina a diario incluyen:

  • Accidente cerebrovascular causado por un vaso sanguíneo que se rompe. Mientras que la aspirina diaria puede ayudar a prevenir un accidente cerebrovascular relacionado con un coágulo, puede aumentar el riesgo de un accidente cerebrovascular por sangrado (accidente cerebrovascular hemorrágico).
  • Sangrado gastrointestinal. El uso diario de aspirina aumenta el riesgo de desarrollar una úlcera estomacal. Si ya tienes una úlcera que sangra o sangrado gastrointestinal, tomar aspirina puede causar más sangrado, tal vez a un nivel mortal.
  • Reacción alérgica. Si eres alérgico a la aspirina, tomar cualquier cantidad de este medicamento puede desencadenar una reacción alérgica grave.

Si estás tomando aspirina y necesitas cirugía o tratamiento dental, asegúrate de decírselo al cirujano o al dentista para que tomen medidas para prevenir un sangrado excesivo. No dejes de tomar aspirina sin hablarlo antes con el médico.

Combinar aspirina con un medicamento anticoagulante puede aumentar en gran manera el riesgo de un sangrado de importancia. Los anticoagulantes incluyen:

  • Apixabán (Eliquis)
  • Dabigatrán (Pradaxa)
  • Enoxaparina (Lovenox)
  • Heparina
  • Rivaroxabán (Xarelto)
  • Warfarina (Jantoven)

A veces quizás se pueda combinar una aspirina de dosis baja con warfarina u otro anticoagulante. Siempre se debe hablar en detalle con el proveedor de atención médica sobre esta terapia combinada.

Otros medicamentos que pueden interactuar con la aspirina y que pueden aumentar el riesgo de sangrado incluyen:

  • Clopidogrel (Plavix)
  • Corticosteroides
  • Ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros), si se toma regularmente
  • Algunos antidepresivos, como clomipramina (Anafranil) y paroxetina (Paxil, Brisdelle, Pexeva)

Ciertos suplementos de hierbas y de dieta también pueden aumentar el riesgo de sangrado cuando se combinan con aspirina. Algunos de estos son:

  • arándanos
  • capsaicina
  • uña de gato
  • Dan shen
  • aceite de onagra
  • Ginkgo
  • Kava
  • Ma huang
  • ácidos grasos omega 3 (aceite de pescado).

Beber alcohol mientras se está haciendo terapia diaria con aspirina puede aumentar el riesgo de sangrado en el estómago. Habla con tu proveedor de atención médica sobre la cantidad de alcohol que se puede tomar con seguridad. Si optas por beber alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres y dos copas por día para los hombres.

Así es. Tomar aspirina durante un ataque cardíaco es seguro y se recomienda. Si piensas que estás teniendo un ataque cardíaco, llama al 911 o a los servicios médicos de emergencia. No demores en llamar La aspirina sola no te salvará la vida si tienes un ataque cardíaco.

Cuando llames para pedir asistencia, el operador en la emergencia quizás te diga que mastiques una aspirina, pero primero te preguntará si tienes alergia a la aspirina o si tienes otras enfermedades que puedan hacer que tomar aspirina no sea seguro. Está bien masticar una aspirina si tu proveedor de atención médica previamente te dijo que lo hicieras si piensas que estás teniendo un ataque cardíaco, pero siempre llama primero al 911 o a los servicios médicos de emergencia .

La aspirina recubierta también se conoce como aspirina con recubrimiento entérico Está diseñada para pasar a través del estómago y no disolverse hasta que llegue al intestino delgado. La aspirina recubierta quizás sea más suave para el estómago y puede ser adecuada para algunas personas que toman una aspirina a diario, especialmente aquellas con antecedentes de inflamación gastrointestinal o úlceras.

Pero no hay evidencia de que tomar aspirina recubierta reduzca la posibilidad de desarrollar sangrado gastrointestinal. Asimismo, la aspirina recubierta quizás no funcione tan bien como la aspirina común cuando se toma en el momento de un posible ataque cardíaco. Habla con tu proveedor de atención médica si te interesa saber más sobre maneras de disminuir tu riesgo de sangrado.

Oct. 15, 2021