Perspectiva general

Los problemas de ritmo cardíaco (arritmias cardíacas) ocurren cuando los impulsos eléctricos que coordinan los latidos cardíacos no funcionan adecuadamente, lo que hace que el corazón lata demasiado rápido, demasiado lento o de manera irregular.

Las arritmias cardíacas pueden provocar que tengas una sensación de aleteo en el pecho o de corazón acelerado y pueden ser inofensivas. Sin embargo, algunas arritmias cardíacas pueden provocar signos y síntomas molestos y, a veces, mortales.

A menudo, el tratamiento de las arritmias cardíacas puede controlar o eliminar los latidos cardíacos irregulares, lentos o acelerados. Además, debido a que las arritmias cardíacas empeoran o son incluso provocadas por un corazón débil o dañado, puedes reducir el riesgo de sufrir arritmias si adoptas un estilo de vida saludable para el corazón.

Atención de arritmias cardíacas en Mayo Clinic

¿Qué es un latido normal del corazón?

El corazón está formado por cuatro cavidades: dos cavidades superiores (aurículas) y dos cavidades inferiores (ventrículos). El ritmo cardíaco normalmente se controla con un marcapasos natural (nódulo sinusal) ubicado en la aurícula derecha. El nódulo sinusal produce impulsos eléctricos que normalmente inician cada latido del corazón. Estos impulsos hacen que los músculos de las aurículas se contraigan y bombeen sangre a los ventrículos.

Los impulsos eléctricos entonces llegan a un grupo de células llamado nodo aurículoventricular (AV). El nodo aurículoventricular ralentiza la señal eléctrica antes de enviarla a los ventrículos. Este ligero retraso permite que los ventrículos se llenen de sangre. Cuando los impulsos eléctricos llegan a los músculos de los ventrículos, estos se contraen, lo que hace que bombeen sangre a los pulmones o al resto del cuerpo.

En un corazón sano, este proceso generalmente se lleva a cabo sin problemas, lo que resulta en una frecuencia cardíaca en reposo normal de 60 a 100 latidos por minuto.

Tipos de arritmias

Los médicos clasifican las arritmias no solo por su origen (aurículas o ventrículos), sino también por la velocidad de la frecuencia cardíaca que causan:

  • Taquicardia. Se refiere a un latido cardíaco rápido: una frecuencia cardíaca en reposo mayor a 100 latidos por minuto.
  • Bradicardia. Se refiere a un latido cardíaco lento: una frecuencia cardíaca en reposo de menos de 60 latidos por minuto.

No todas las taquicardias o bradicardias significan que tengas una enfermedad cardíaca. Por ejemplo, durante el ejercicio, es normal tener un latido cardíaco rápido a medida que el corazón se acelera para proporcionar sangre más rica en oxígeno a los tejidos. Durante el sueño o en momentos de relajación profunda, no es inusual que el latido del corazón sea más lento.

Taquicardias en las aurículas

Las taquicardias que se originan en las aurículas incluyen:

  • Fibrilación auricular. La fibrilación auricular es una frecuencia cardíaca rápida causada por impulsos eléctricos caóticos en las aurículas. Estas señales producen contracciones rápidas, descoordinadas y débiles de las aurículas.

    Las señales eléctricas caóticas bombardean el nódulo auriculoventricular, lo que generalmente ocasiona un ritmo rápido e irregular de los ventrículos. La fibrilación auricular puede ser temporal, pero algunos episodios no terminan a menos que sean tratados.

    La fibrilación auricular está asociada con complicaciones graves como el accidente cerebrovascular.

  • Aleteo auricular. El aleteo auricular es similar a la fibrilación auricular. Los latidos del corazón en el aleteo auricular son impulsos eléctricos más organizados y rítmicos que en la fibrilación auricular. El aleteo auricular también puede llevar a complicaciones graves como el accidente cerebrovascular.
  • Taquicardia supraventricular. La taquicardia supraventricular es un término amplio que incluye muchas formas de arritmia, que se originan por encima de los ventrículos (supraventricular), en las aurículas o el nódulo auriculoventricular. Estos tipos de arritmia parecen causar episodios repentinos de palpitaciones que comienzan y terminan abruptamente.
  • Síndrome de Wolff-Parkinson-White En el síndrome de Wolff-Parkinson-White (WPW, por sus siglas en inglés), un tipo de taquicardia supraventricular, hay una vía eléctrica adicional entre las aurículas y los ventrículos, que está presente al nacer. Sin embargo, es posible que no experimentes síntomas hasta que seas un adulto. Esta vía puede permitir que las señales eléctricas pasen entre las aurículas y los ventrículos sin pasar a través del nódulo auriculoventricular, lo que provoca cortocircuitos y latidos cardíacos rápidos.

Taquicardias en los ventrículos

Las taquicardias que ocurren en los ventrículos incluyen las siguientes:

  • Taquicardia ventricular. Es una frecuencia cardíaca rápida y regular que se origina con señales eléctricas anormales en los ventrículos. La frecuencia cardíaca rápida no permite que los ventrículos se llenen y contraigan eficazmente para bombear suficiente sangre al cuerpo. La taquicardia ventricular podría no causar problemas graves si tienes un corazón sano, pero puede ser una emergencia médica que requiere tratamiento médico inmediato si tienes enfermedad cardíaca o un corazón débil.
  • Fibrilación ventricular. La fibrilación ventricular ocurre cuando los impulsos eléctricos rápidos y erráticos hacen que los ventrículos se agiten con pulsaciones ineficaces en lugar de bombear la sangre necesaria al cuerpo. Este grave problema es mortal si el corazón no recupera un ritmo normal en cuestión de minutos.

    La mayoría de las personas que experimentan fibrilación ventricular tienen una enfermedad cardíaca de fondo o han experimentado un traumatismo grave.

  • Síndrome de QT largo Es un trastorno cardíaco que conlleva un mayor riesgo de tener latidos cardíacos rápidos y erráticos. Los latidos cardíacos rápidos, causados por cambios en el sistema eléctrico del corazón, pueden provocar desmayos y pueden poner en riesgo la vida. En algunos casos, el ritmo del corazón podría ser tan errático que podría causar muerte súbita.

    Puedes haber nacido con una mutación genética que te pone en riesgo de padecer el síndrome de QT largo. Además, varios medicamentos pueden causar el síndrome de QT largo. Algunas afecciones médicas, como defectos cardíacos congénitos, también pueden causar el síndrome de QT largo.

Bradicardia: latidos cardíacos lentos

Aunque una frecuencia cardíaca por debajo de 60 latidos por minuto mientras si estás en reposo se considera bradicardia, una frecuencia cardíaca baja en reposo no siempre indica un problema. Si estás físicamente en forma, puedes tener un corazón eficiente capaz de bombear un suministro adecuado de sangre con menos de 60 latidos por minuto en reposo.

Además, ciertos medicamentos utilizados para tratar otras afecciones, como la presión arterial alta, pueden disminuir la frecuencia cardíaca. Sin embargo, si tienes una frecuencia cardíaca lenta y tu corazón no está bombeando suficiente sangre, puedes tener una de varias bradicardias, incluidas las siguientes:

  • Síndrome del seno enfermo. Si el nódulo sinusal, que es el responsable de fijar el ritmo del corazón, no está enviando impulsos adecuadamente, la frecuencia cardíaca puede alternar entre demasiado lenta (bradicardia) y demasiado rápida (taquicardia). El síndrome del seno enfermo también lo pueden causar cicatrices cerca del nódulo sinusal que ralentizan, interrumpen o bloquean el viaje de los impulsos. El síndrome del seno enfermo es más común en los adultos mayores.
  • Bloqueo de la conducción. Un bloqueo de las vías eléctricas del corazón puede ocurrir en el nodo auriculoventricular o cerca de este, que se encuentra en la vía entre las aurículas y los ventrículos. Un bloqueo también puede ocurrir a lo largo de otras vías hacia cada ventrículo.

    Dependiendo de la ubicación y el tipo de bloqueo, los impulsos entre las mitades superior e inferior del corazón pueden disminuir o bloquearse. Si la señal está completamente bloqueada, ciertas células en el nodo auriculoventricular o en los ventrículos pueden producir un latido cardíaco constante, aunque generalmente más lento.

    Es posible que algunos bloqueos no causen signos o síntomas, mientras que otros pueden causar latidos o bradicardia.

Latidos cardíacos prematuros

Aunque a menudo se siente como si se omitiera un latido, un latido prematuro es en realidad un latido adicional. Si bien es posible que sientas ocasionalmente un latido prematuro, rara vez eso significa que tengas un problema más serio. Aun así, un latido prematuro puede desencadenar una arritmia más duradera, especialmente en personas con enfermedades cardíacas. Los latidos prematuros frecuentes que persisten durante varios años pueden debilitar el corazón.

Los latidos cardíacos prematuros pueden ocurrir cuando estás descansando o algunas veces pueden ser causados por estrés, ejercicio vigoroso o estimulantes, como la cafeína o la nicotina.

Síntomas

Las arritmias pueden no causar ningún signo o síntoma. De hecho, el médico podría descubrir que tienes una arritmia antes que tú, durante un examen de rutina. Sin embargo, los signos y síntomas notorios no significan necesariamente que tengas un problema grave.

Los síntomas notorios de la arritmia pueden incluir los siguientes:

  • Un aleteo en el pecho
  • Latidos cardíacos acelerados (taquicardia)
  • Latidos cardíacos lentos (bradicardia)
  • Dolor en el pecho
  • Falta de aliento

Otros síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Ansiedad
  • Fatiga
  • Vahído o mareos
  • Sudoración
  • Desmayo (síncope) o casi desmayo

Cuándo consultar al médico

Las arritmias pueden hacerte sentir latidos cardíacos prematuros o sentir que tu corazón está latiendo con demasiada lentitud. Otros signos y síntomas pueden estar relacionados con que el corazón no bombea eficazmente debido a los latidos rápidos o lentos del corazón. Estos incluyen falta de aliento, debilidad, mareos, vahído, desmayos o casi desmayos y dolor o incomodidad en el pecho.

Busca atención médica urgente si experimentas cualquiera de estos signos y síntomas de repente o con frecuencia, en un momento en el que no esperarías sentirlos.

La fibrilación ventricular es un tipo de arritmia que puede ser mortal. Ocurre cuando el corazón late con impulsos eléctricos rápidos y erráticos. Causa que las cavidades inferiores del corazón (ventrículos) tiemblen sin sentido en lugar de bombear sangre. Sin un latido cardíaco efectivo, la presión arterial cae en picada y corta el suministro de sangre a los órganos vitales.

Una persona con fibrilación ventricular colapsará en cuestión de segundos y en poco tiempo dejará de respirar o de tener pulso. Si esto ocurre, sigue los siguientes pasos:

  • Llama al 911 o al número de emergencia de tu área.
  • Si no hay ninguna persona cerca que esté capacitada en reanimación cardiopulmonar (RCP), haz RCP solo con las manos. Consiste en hacer entre 100 y 120 compresiones torácicas ininterrumpidas por minuto hasta que lleguen los paramédicos. Para realizar compresiones torácicas, empuja fuerte y rápido en el centro del pecho. No es necesario hacer respiración de rescate.
  • Si tú o alguna persona que esté cerca sabe hacer RCP, comienza a administrarla si es necesario. La RCP podrá ayudar a mantener el flujo sanguíneo a los órganos hasta que se pueda administrar una descarga eléctrica (desfibrilación).
  • Averigua si hay un desfibrilador externo automático (DEA) cerca. Estos desfibriladores portátiles, capaces de administrar una descarga eléctrica que puede reiniciar los latidos del corazón, están disponibles en cada vez más lugares, como aviones, coches de policía y centros comerciales. Incluso puede adquirir uno para su casa.

    No se requiere entrenamiento. El DEA le dirá qué hacer. Está programado para emitir una descarga solo cuando corresponda.

Causas

Ciertas afecciones pueden causar u originar una arritmia, como las siguientes:

  • Un ataque cardíaco que está ocurriendo en el momento
  • Proceso de cicatrización del tejido cardíaco a causa de un ataque cardíaco previo
  • Cambios en la estructura del corazón, como por una miocardiopatía
  • Obstrucción de las arterias del corazón (arteriopatía coronaria)
  • Presión arterial alta
  • Glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo)
  • Glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo)
  • Diabetes
  • Apnea del sueño
  • Infección por coronavirus

Otros factores que pueden causar una arritmia son los siguientes:

  • Fumar
  • Consumo excesivo de alcohol o cafeína
  • Abuso de drogas
  • Estrés o ansiedad
  • Ciertos medicamentos y suplementos, incluidos medicamentos de venta libre para resfriados y alergias, y suplementos nutricionales
  • Genética

Factores de riesgo

Ciertas afecciones pueden aumentar el riesgo de tener una arritmia. Estas incluyen:

  • Enfermedad de las arterias coronarias, otros problemas cardíacos y cirugía cardíaca previa. El estrechamiento de las arterias cardíacas, un ataque cardíaco, válvulas cardíacas anómalas, cirugía cardíaca previa, insuficiencia cardíaca, miocardiopatía y otros daños cardíacos son factores de riesgo para casi cualquier tipo de arritmia.
  • Presión arterial alta. Esto aumenta el riesgo de tener enfermedad de las arterias coronarias. También puede causar que las paredes del ventrículo izquierdo se vuelvan rígidas y gruesas, lo cual puede cambiar la forma en que los impulsos eléctricos viajan a través del corazón.
  • Enfermedad cardíaca congénita. El hecho de nacer con una anomalía cardíaca puede afectar el ritmo cardíaco.
  • Problemas de tiroides. Tener una glándula tiroides hiperactiva o hipoactiva puede aumentar tu riesgo de arritmias.
  • Diabetes. Tu riesgo de tener enfermedad de las arterias coronarias y presión arterial alta aumenta enormemente con la diabetes no controlada.
  • Apnea obstructiva del sueño. Este trastorno, en el cual tu respiración se interrumpe durante el sueño, puede aumentar tu riesgo de bradicardia, fibrilación auricular y otras arritmias.
  • Desequilibrio electrolítico. Las sustancias en la sangre llamadas electrolitos, como el potasio, el sodio, el calcio y el magnesio, ayudan a desencadenar y conducir los impulsos eléctricos en el corazón. Los niveles de electrolitos que son demasiado altos o demasiado bajos pueden afectar los impulsos eléctricos del corazón y contribuir a la aparición de arritmias.

Otros factores que pueden ponerte en mayor riesgo de tener una arritmia incluyen:

  • Medicamentos y suplementos. Ciertos medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado y ciertos medicamentos recetados pueden contribuir a la aparición de arritmias.
  • Beber demasiado alcohol. Beber demasiado alcohol puede afectar los impulsos eléctricos en tu corazón y puede aumentar la posibilidad de tener fibrilación auricular.
  • Cafeína, nicotina o uso de drogas ilegales. La cafeína, la nicotina y otros estimulantes pueden hacer que tu corazón lata más rápido y pueden contribuir a la aparición de arritmias más graves. Las drogas ilegales, como las anfetaminas y la cocaína, pueden afectar profundamente el corazón y llevar a muchos tipos de arritmias o a la muerte súbita debido a la fibrilación ventricular.

Complicaciones

Ciertas arritmias pueden aumentar tu riesgo de sufrir afecciones, como las siguientes:

  • Accidente cerebrovascular. Las arritmias cardíacas se asocian con un mayor riesgo de coágulos sanguíneos. Si un coágulo se desprende, puede viajar desde el corazón hasta el cerebro. Allí podría bloquear el flujo sanguíneo y causar un accidente cerebrovascular. Si tienes una arritmia cardíaca, tu riesgo de accidente cerebrovascular aumenta si tienes una enfermedad cardíaca existente o si tienes 65 años o más.

    Ciertos medicamentos, como los anticoagulantes, pueden reducir en gran medida el riesgo de accidente cerebrovascular o daño a otros órganos causado por coágulos sanguíneos. Tu médico determinará si un medicamento anticoagulante es apropiado para ti, de acuerdo con tu tipo de arritmia y tu riesgo de coágulos sanguíneos.

  • Insuficiencia cardíaca. La insuficiencia cardíaca puede resultar si tu corazón está bombeando de manera ineficaz durante un período prolongado debido a una bradicardia o taquicardia, como la fibrilación auricular. Algunas veces, controlar el ritmo de una arritmia que está causando insuficiencia cardíaca puede mejorar la función del corazón.

Prevención

Para prevenir la arritmia cardíaca, es importante llevar un estilo de vida saludable para el corazón a fin de reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Un estilo de vida saludable para el corazón puede incluir lo siguiente:

  • Consumir una dieta saludable para el corazón
  • Mantenerse físicamente activo y mantener un peso saludable
  • Evitar el tabaquismo
  • Limitar o evitar la cafeína y el alcohol
  • Reducir el estrés, ya que el estrés y la ira intensos pueden causar problemas de ritmo cardíaco
  • Usar medicamentos de venta libre con precaución, ya que algunos medicamentos para el resfriado y la tos contienen estimulantes que pueden desencadenar un latido cardíaco rápido