Descripción general

Una lesión isquiotibial se produce por tensión o estiramiento de uno de los músculos isquiotibiales, un grupo de tres músculos que se extienden a lo largo de la parte posterior del muslo.

Puedes ser más propenso a sufrir una lesión isquiotibial si practicas deportes como fútbol, baloncesto, fútbol americano, tenis u otro similar que consista en correr velozmente, con detenciones y salidas bruscas. La lesión isquiotibial también puede producirse en los corredores y los bailarines.

A menudo, lo único que necesitas para aliviar el dolor y la inflamación asociados con una lesión isquiotibial son medidas de cuidado personal, como descanso, hielo y analgésicos de venta libre. En ocasiones excepcionales, puedes necesitar cirugía para reparar un músculo o un tendón isquiotibial.

Síntomas

Una lesión en los músculos isquiotibiales suele causar un dolor repentino y agudo en la parte posterior del muslo. También puedes sentir una sensación de «chasquido» o de desgarro. Por lo general, la hinchazón y la sensibilidad se manifiestan en unas horas. También puedes presentar hematomas o cambios de color a lo largo de la parte posterior de la pierna, así como debilidad muscular o incapacidad para soportar el peso sobre la pierna lesionada.

Cuándo consultar al médico

Las tensiones de los músculos isquiotibiales leves pueden tratarse en el hogar. Sin embargo, debes consultar con un médico si no puedes soportar el peso sobre la pierna lesionada o si no puedes caminar más de cuatro pasos sin sentir un dolor significativo.

When to see a doctor

Mild hamstring strains can be treated at home. But you should see a doctor if you can't bear any weight on your injured leg or if you can't walk more than four steps without significant pain.

Causas

Los músculos isquiotibiales comprenden un grupo de tres músculos que se extienden a lo largo de la parte posterior del muslo desde la cadera hasta la zona justo debajo de la rodilla. Estos músculos facilitan la extensión de la pierna en forma recta hacia atrás y la flexión de la rodilla. Cuando alguno de estos músculos se estira más allá de su límite durante la actividad física, puede producirse una lesión.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de las lesiones en los músculos isquiotibiales son los siguientes:

  • Práctica de deportes. Los deportes que requieren saltar, correr u otras actividades, como bailar, que podrían requerir un estiramiento extremo, aumentan las probabilidades de tener una lesión en los músculos isquiotibiales.
  • Lesiones anteriores a los músculos isquiotibiales. Después de sufrir una lesión en los músculos isquiotibiales, es más probable que tengas otra, sobre todo, si intentas reanudar todas tus actividades con el mismo nivel de intensidad que tenías previo a lesión antes de que los músculos tengan tiempo de curarse y de recobrar la fuerza.
  • Flexibilidad deficiente. Si tienes flexibilidad deficiente, es posible que los músculos no puedan afrontar toda la fuerza de la acción que se requiere durante determinadas actividades.
  • Desequilibrio muscular. Si bien no todos los expertos están de acuerdo, algunos sugieren que un desequilibrio muscular puede provocar una lesión en los músculos isquiotibiales. Cuando los músculos que se encuentran a lo largo de la parte delantera del muslo —los cuádriceps— se tornan más fuertes y se desarrollan más que los músculos isquiotibiales, tienes más probabilidades de sufrir una lesión de los músculos isquiotibiales.

Complicaciones

Retomar actividades extenuantes antes de que los músculos isquiotibiales hayan sanado completamente podría provocar la reaparición de una lesión.

Prevención

Los ejercicios regulares de estiramiento y fortalecimiento que forman parte de un programa general de acondicionamiento físico pueden ayudar a minimizar el riesgo de lesión isquiotibial. Trata de estar en forma para practicar tu deporte; no lo practiques para ponerte en forma.

Si tienes un trabajo físicamente exigente, el acondicionamiento regular puede ayudarte a prevenir lesiones. Pregúntale a tu médico acerca de los ejercicios de acondicionamiento adecuados.