Dolor de la fibromialgia: opciones para afrontarlo

El dolor de la fibromialgia puede ser intermitente. ¿Estás preparado para afrontar el dolor cuando aparezca?

Escrito por el personal de Mayo Clinic

El dolor de la fibromialgia tiende a ir y venir por todo el cuerpo. En los días en que los síntomas se intensifican, parece que todo es más difícil —y es fácil sentirse desanimado.

A veces, una de las cosas más difíciles de aceptar es que la fibromialgia no tiene cura. Si bien los cambios de estilo de vida y los medicamentos pueden reducir la intensidad del dolor y el agotamiento físico asociados con la fibromialgia, seguirás teniendo días buenos y días malos.

¿Por qué debes prepararte para un mal día?

Cuando el dolor o la fatiga por la fibromialgia son fuertes, quizá te resulte difícil pensar con claridad. Una exacerbación de los síntomas de la fibromialgia puede generarte estrés y desesperación si no estás preparado. No obstante, contar con un plan para seguir te brinda una sensación de control sobre tus signos y síntomas.

Anota tus opciones para afrontarlo. Ten a mano tu lista para que puedas tomarla cuando sientas que comienza una exacerbación.

Diferentes estrategias funcionan mejor para algunas personas que para otras. Algunas pueden funcionar adecuadamente para ti un día, pero no otro. Por ello, es conveniente contar con una variedad de opciones escritas entre las cuales elegir.

Evita el diálogo interno negativo

Los estudios han demostrado que lo que nos decimos a nosotros mismos dentro de nuestras cabezas puede afectar nuestra percepción del dolor. Convertir los pensamientos negativos en positivos requiere práctica, pero vale la pena el esfuerzo.

Negativo Positivo
No puedo hacer nada debido a mis síntomas. Puedo hacer muchas cosas. Solo necesito tranquilizarme y tomar descansos.
No tengo control sobre mi felicidad. El dolor me controla. Puedo controlar mi felicidad. Puedo ser feliz y disfrutar de la vida a pesar del dolor.
La gente del trabajo está molesta conmigo. No creen que esté haciendo mi parte. Haré el mejor trabajo que pueda y me sentiré bien por mis logros.

Cuéntale a alguien cuando estés teniendo un día difícil

Podrías sentir la tentación de guardártelo, pero resiste ese impulso. Si bien tener algo de tiempo solo es una buena manera de relajarte, aislarte durante días puede terminar haciéndote sentir solo. Cuéntale a un amigo o familiar comprensivo que te sientes frustrado o agobiado, pero no te detengas en tus signos y síntomas.

Los grupos de apoyo presenciales o en línea pueden relacionarte con personas que también estén lidiando con la fibromialgia. Además del consuelo que brinda hablar con personas que se enfrentan a los mismos desafíos, los miembros suelen compartir técnicas de afrontamiento que también te podrían dar resultado.

Trata de evitar los grupos de apoyo que se enfoquen exclusivamente en los desafíos y las limitaciones. Es mucho más útil buscar un grupo de personas que se enfoquen en lo que pueden hacer y que compartan historias alentadoras sobre las técnicas que han usado para controlar sus dolores.

Gasta sabiamente tus «monedas» de energía

A veces es útil pensar en la cantidad de energía que tienes como monedas de un centavo en una alcancía. Debes priorizar las tareas para que no quedarte sin centavos antes de que termine el día. Controla el ritmo y toma descansos frecuentes para descansar. Esta mentalidad es fundamental en los días en que tus síntomas se intensifican.

Mira tus próximos compromisos en el calendario. Identifica qué es necesario y qué no. En los próximos días, concentra tu energía en lo que sea necesario. Priorizar las tareas puede ayudar a reducir los niveles de estrés. Las personas que están demasiado estresadas a menudo tienen músculos tensos, lo que suele intensificar el dolor de la fibromialgia.

Pide ayuda cuando la necesites

Haz una lista de las personas que pueden ayudarte en los días malos. Por ejemplo, algún familiar puede estar dispuesto a preparar comidas o hacer mandados durante un día. Puede que no quieras ser una carga, pero tus amigos y familiares te aman y quieren ayudarte.

Otra opción es dividir las tareas en tareas más pequeñas que se pueden repartir entre todos en la casa. Por ejemplo, si todos ayudan un poco a cocinar una comida y a limpiar después, nadie se agota.

Busca otros recursos comunitarios que te ayuden a completar las tareas necesarias cuando tengas un día realmente difícil. Algunos cambios a corto plazo que puedes en un día difícil pueden incluir hacer las compras en línea con retiro en el lugar o entrega a domicilio. Considera el transporte público o el servicio de transporte compartido para llegar a donde necesitas ir de manera más sencilla y menos estresante. O bien pídeles a los niños del vecindario que te ayuden con las tareas del jardín.

Encuentra distracciones

Identifica aquellas actividades que te distraigan de tus síntomas. Por ejemplo:

  • Películas divertidas
  • Libros de lectura rápida
  • Salidas con amigos
  • Museos favoritos
  • Senderos bonitos para caminar

Relájate

Destina un tiempo en tu agenda diaria para la relajación. Agrega más tiempo de relajación los días en que los síntomas de fibromialgia se intensifican. Algunas técnicas de relajación incluyen las siguientes:

  • Ejercicios de respiración profunda. Respira lenta y profundamente por la nariz contando hasta seis. Mantén el aire en los pulmones contando hasta uno y luego exhala lentamente por la boca contando hasta seis.
  • Relajación muscular progresiva. Contrae y luego relaja las partes del cuerpo una a la vez, comenzando por la cabeza o los pies.
  • Meditación. Concentrarte en el momento presente, con calma y sin ansiedad, puede ayudarte a calmar la mente y relajar los músculos.
  • Visualización. Haz un viaje imaginario a un lugar hermoso. Usa todos los sentidos para experimentar el lugar lo más plenamente posible. Siente el calor del sol. Escucha los pájaros.

También puedes probar el yoga, la oración, los masajes o escuchar la naturaleza u otros sonidos relajantes.

La práctica hace la perfección

Cuanto más seguido utilices las estrategias de afrontamiento, más fáciles se volverán. Descubre lo que funciona para ti y entiende que puede cambiar día a día. Sé flexible y prueba otra estrategia de afrontamiento, si es necesario.

Si padeces fibromialgia, es inevitable que tengas días difíciles. Pero planificar con anticipación puede ayudarte a tomar el control de los días malos para que el dolor de la fibromialgia no te controle a ti.

Feb. 18, 2020 See more In-depth

Ver también

  1. Acupuntura
  2. Abstinencia de los antidepresivos: ¿existe algo así?
  3. Antidepresivos y alcohol: ¿Cuál es el problema?
  4. Los antidepresivos y el aumento de peso: ¿cuál es su causa?
  5. Antidepresivos: ¿pueden dejar de funcionar?
  6. Antidepresivos: Efectos secundarios
  7. Antidepresivos: Elección del adecuado para ti
  8. Antidepresivos: ¿cuáles causan la menor cantidad de efectos secundarios sexuales?
  9. Trastornos de ansiedad
  10. Antidepresivos atípicos
  11. Conceptos básicos de la sangre
  12. Cafeína y depresión: ¿existe alguna relación?
  13. Dolor crónico: decidir sobre medicamentos
  14. Depresión clínica: ¿Qué significa?
  15. Hemograma completo
  16. Máquinas de presión positiva continua sobre las vías respiratorias: consejos para evitar 10 problemas comunes
  17. Terapia de ventosas: ¿puede aliviar el dolor de la fibromialgia?
  18. Depresión y ansiedad: ¿puedo tener ambas?
  19. Depresión, ansiedad y ejercicio
  20. Depresión: el diagnóstico es clave
  21. Depresión en las mujeres: comprensión de la brecha de género
  22. Depresión (trastorno depresivo mayor)
  23. Depresión: Ofrece apoyo y aliento
  24. Depresión: apoyar a un familiar o a un amigo
  25. Endometriosis
  26. Endometriosis: ¿Un factor de riesgo de cáncer de ovario?
  27. Cansancio
  28. Fibromialgia
  29. Fibromialgia y acupuntura
  30. Fibromialgia: ¿el ejercicio ayuda o daña?
  31. Fibromialgia: ¿está vinculada a otros problemas de salud?
  32. Fibromialgia: consejos para el cuidado personal
  33. Fibromialgia y Neurontin
  34. ¿Fibromialgia o no?
  35. Aceite de pescado y depresión
  36. Dolor de cabeza
  37. Síndrome de intestino irritable
  38. ¿La fibromialgia es hereditaria?
  39. Depresión y alimentación
  40. Efectos secundarios de Lexapro: ¿es frecuente el dolor de mamas con la palpación?
  41. Depresión masculina: comprender los problemas
  42. Inhibidores de la monoaminooxidasa y alimentación: ¿es necesario restringir la tiramina?
  43. Marihuana y depresión
  44. Masajes
  45. Mayo Clinic Minute: Síndrome de las piernas inquietas en niños
  46. Depresión leve: ¿responde a los antidepresivos?
  47. Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO)
  48. Remedios naturales para la depresión: ¿son eficaces?
  49. Crisis nerviosa: ¿qué significa?
  50. Dolor y depresión: ¿existe alguna relación?
  51. Control del dolor
  52. Síndrome de las piernas inquietas
  53. Savella puede disminuir la fatiga
  54. Velocidad de sedimentación (velocidad de eritrosedimentación)
  55. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS)
  56. Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN)
  57. Apnea del sueño
  58. La apnea del sueño y la cafeína: ¿alguna relación?
  59. Trastornos del sueño
  60. Máscaras CPAP
  61. Colon irritable: ¿qué significa?
  62. Taichí
  63. ENET (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea): ¿Una opción para el tratamiento de la fibromialgia?
  64. Enfoques integrales para el tratamiento del dolor
  65. Estrategias de cambios en el estilo de vida para el control del dolor
  66. Nutrición y dolor
  67. Rehabilitación del dolor
  68. Enfoques de tratamiento del dolor mediante el autocuidado
  69. Tratamiento del dolor: atención médica convencional
  70. Tratamiento del dolor: descripción general
  71. Comprender el dolor
  72. Depresión resistente al tratamiento
  73. Antidepresivos tricíclicos y antidepresivos tetracíclicos
  74. CPAP: cómo funciona
  75. cómo te afecta el síndrome del colon irritable
  76. Taichí
  77. Vitamina B-12 y depresión
  78. ¿Qué es el yoga con calor?