Descripción general

La disfunción eréctil (impotencia) es la incapacidad para conseguir una erección o mantenerla con la suficiente firmeza para tener una relación sexual.

Tener problemas de erección de vez en cuando no es necesariamente un motivo para preocuparse. Si la disfunción eréctil es un problema continuo, sin embargo, puede provocar estrés, afectar la confianza en ti mismo y contribuir a causar problemas en las relaciones. Los problemas para conseguir o mantener una erección también pueden ser un signo de una enfermedad no diagnosticada que necesita tratamiento y un factor de riesgo de enfermedades cardíacas.

Si estás preocupado acerca de la disfunción eréctil, conversa con el médico, incluso si te avergüenza. A veces, el tratamiento de una enfermedad no diagnosticada es suficiente para revertir la disfunción eréctil. En otros casos, podrían necesitarse medicamentos u otros tratamientos directos.

Atención de la disfunción eréctil en Mayo Clinic

Síntomas

Los síntomas de la disfunción eréctil pueden comprender:

  • Problemas persistentes para tener una erección
  • Problemas persistentes para mantener la erección
  • Disminución persistente del deseo sexual

Cuándo consultar al médico

El médico de cabecera es la persona indicada para consultar primero cuando tienes problemas eréctiles. Consulta con el médico en los siguientes casos:

  • Te preocupan tus erecciones o tienes otros problemas sexuales, como eyaculación precoz o tardía
  • Tienes diabetes, enfermedad cardíaca u otro trastorno conocido que pueda estar asociado con la disfunción eréctil
  • Tienes otros síntomas además de la disfunción eréctil

Causas

La excitación sexual masculina es un proceso complejo que involucra al cerebro, las hormonas, las emociones, los nervios, los músculos y los vasos sanguíneos. La disfunción eréctil puede ser el resultado de un problema con alguno de dichos factores. Del mismo modo, el estrés y las inquietudes relacionadas con la salud mental pueden provocar disfunción eréctil o empeorarla.

A veces, la disfunción eréctil se debe a una combinación de cuestiones físicas y psicológicas. Por ejemplo, una enfermedad física menor que hace que tu respuesta sexual sea más lenta puede generarte ansiedad con respecto a mantener una erección. Esta ansiedad puede provocar o empeorar la disfunción eréctil.

Causas físicas de la disfunción eréctil

En muchos casos, la disfunción eréctil se debe a factores físicos. Algunas de las causas más frecuentes son:

  • Enfermedad cardíaca
  • Vasos sanguíneos obstruidos (ateroesclerosis)
  • Nivel de colesterol alto
  • Presión arterial alta
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Síndrome metabólico: afección que implica un aumento en la presión arterial, niveles altos de insulina, grasa corporal alrededor de la cintura y niveles altos de colesterol
  • Enfermedad de Parkinson
  • Esclerosis múltiple
  • Determinados medicamentos con receta
  • Consumo de tabaco
  • Enfermedad de De la Peyronie: tejido cicatricial dentro del pene
  • Abuso de alcohol y de otras sustancias
  • Trastornos del sueño
  • Tratamientos contra el cáncer de próstata o el agrandamiento de la próstata
  • Cirugías o lesiones que afecten la zona pélvica o la médula espinal

Causas psicológicas de la disfunción eréctil

El cerebro cumple una función clave en la activación de los sucesos físicos que provocan una erección, los cuales empiezan con la sensación de excitación sexual. Varias cosas pueden interferir en los sentimientos sexuales y provocar o empeorar la disfunción eréctil. Algunas de ellas son:

  • Depresión, ansiedad u otros trastornos de salud mental
  • Estrés
  • Problemas de pareja debido a estrés, mala comunicación u otras preocupaciones

Factores de riesgo

A medida que envejezcas, es posible que tardes más tiempo en tener una erección y que esta no sea tan firme. Para lograr una erección y mantenerla, podrías necesitar más contacto directo en el pene.

Varios factores de riesgo pueden contribuir a la disfunción eréctil; por ejemplo:

  • Enfermedades, en particular la diabetes o las enfermedades cardíacas
  • El consumo de tabaco, que limita el flujo de sangre a las venas y arterias, con el tiempo, provoca enfermedades crónicas que generan disfunción eréctil
  • Tener sobrepeso, especialmente si eres obeso
  • Determinados tratamientos médicos, como cirugía de próstata o radioterapia contra el cáncer
  • Lesiones, en particular si estas dañan los nervios o las arterias que controlan las erecciones
  • Medicamentos, como antidepresivos, antihistamínicos y medicamentos para tratar la presión arterial alta, el dolor o las enfermedades de la próstata
  • Trastornos psicológicos, como estrés, ansiedad o depresión
  • Consumo de alcohol y de drogas, en especial si consumes drogas o bebes mucho desde hace tiempo

Complicaciones

Las complicaciones provocadas por la disfunción eréctil pueden comprender:

  • Una vida sexual no satisfactoria
  • Estrés o ansiedad
  • Vergüenza o baja autoestima
  • Problemas de pareja
  • La imposibilidad de dejar embarazada a tu pareja

Prevención

La mejor manera de prevenir la disfunción eréctil es elegir un estilo de vida saludable y controlar las enfermedades existentes. Por ejemplo:

  • Trabaja con el médico para controlar la diabetes, la enfermedad cardíaca u otras enfermedades crónicas.
  • Consulta con el médico para realizar controles periódicos y exámenes médicos a fin de detectar enfermedades.
  • Deja de fumar, limita o evita el alcohol y no consumas drogas ilegales.
  • Haz ejercicio regularmente.
  • Toma medidas para reducir el estrés.
  • Busca ayuda para la ansiedad, la depresión u otros problemas de salud mental.

Disfunción eréctil care at Mayo Clinic

June 23, 2017
References
  1. Montague DK, et al. The management of erectile dysfunction: An AUA update (El tratamiento de la disfunción eréctil: actualización de la Asociación Estadounidense de Urología). The Journal of Urology (Revista de Urología). 2005;174:230.
  2. Erectile dysfunction (Disfunción eréctil). Urology Care Foundation (Fundación de Cuidados Urológicos). http://www.urologyhealth.org/urologic-conditions/erectile-dysfunction. Último acceso: 26 de noviembre de 2016.
  3. Cunningham GR, et al. Overview of male sexual dysfunction (Descripción general de la disfunción sexual masculina). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 26 de noviembre de 2016.
  4. Erectile dysfunction (Disfunción eréctil). National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse (Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Renales y Urológicas, NKUDIC). https://www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/urologic-disease/erectile-dysfunction/Pages/facts.aspx. Último acceso: 26 de noviembre de 2016.
  5. Cohen SD. The challenge of erectile dysfunction management in the young man (El desafío de vivir con disfunción eréctil en hombres jóvenes). Current Urology Reports (Informes actuales de urología). 2015;16:84.
  6. Sexual function in Parkinson’s disease (La función sexual en la enfermedad de Parkinson). American Parkinson Disease Association (Asociación Estadounidense de la Enfermedad de Parkinson). http://www.apdaparkinson.org/sexual-function-in-parkinsons-disease/. Último acceso: 29 de noviembre de 2016.
  7. Besiroglu H, et al. The relationship between metabolic syndrome, its components, and erectile dysfunction: A systematic review and meta-analysis of observational studies (La relación entre el síndrome metabólico, sus componentes y la disfunción eréctil: revisión sistemática y metaanálisis de estudios observacionales). Journal of Sexual Medicine (Revista de Medicina Sexual). 2015;12:1309.
  8. Hidden risks of erectile dysfunction "treatments" sold online (Riesgos ocultos de los «tratamientos» para la disfunción eréctil que se venden en línea). Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (U.S. Food and Drug Administration). http://www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ucm048386.htm. Último acceso: 26 de noviembre de 2016.
  9. Guay AT, et al. American Association of Clinical Endocrinologists medical guidelines for clinical practice for the evaluation and treatment of male sexual dysfunction: A couple’s problem – 2003 update (Guías médicas de la Asociación Estadounidense de Endocrinólogos Clínicos para la práctica clínica de la evaluación y el tratamiento de la disfunción sexual masculina: un problema de pareja; actualización de 2003). Endocrine Practice (Práctica de endocrinología). 2003;9:77.
  10. Berookhim BM, et al. Rutherford’s Vascular Surgery (Cirugía vascular de Rutherford). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier. 2014. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 30 de noviembre de 2016.
  11. Nehra A, et al. The Princeton III consensus recommendations for the management of erectile dysfunction and cardiovascular disease (Recomendaciones del tercer consenso de Princeton para el tratamiento de la disfunción eréctil y la enfermedad cardiovascular). Mayo Clinic Proceedings (Procedimientos de Mayo Clinic). 2012;87:766.
  12. Ferri FF. Erectile dysfunction (Disfunción eréctil). En: Ferri’s Clinical Advisor 2017 (Consejos clínicos de Ferri 2017). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 30 de noviembre de 2016.
  13. Brown A. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 6 de diciembre de 2016.
  14. Trost LW (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 7 de diciembre de 2016.
  15. Silva AB, et al. Physical activity and exercise for erectile dysfunction: Systematic review and meta-analysis (Actividad física y ejercicio para la disfunción eréctil: metaanálisis y revisión sistemática). British Journal of Sports Medicine (Revista Británica de Medicina Deportiva). 2016;0:1.
  16. Kratzik CW, et al. How much physical activity is needed to maintain erectile function? Results of the Androx Vienna Municipality study (¿Cuánta actividad física se necesita para mantener la función eréctil? Resultados del estudio Androx Vienna Municipality). European Urology (Urología europea). 2009;55:509.