La epilepsia es el diagnóstico de un síndrome. Es un síntoma que describe anormalidades en las ondas cerebrales. Hay causas subyacentes que deben evaluarse. Se llevan a cabo una resonancia magnética del cerebro para detectar anomalías estructurales y un electroencefalograma para observar las características de la actividad de las ondas cerebrales a fin de que el médico pueda categorizar qué tipo o tipos de crisis epilépticas tiene el paciente. Como sucede con algunos niños, también hay causas genéticas, causas neurometabólicas o causas autoinmunitarias que hay que analizar.

Un plan de acción para las crisis epilépticas sirve como guía para el personal de enfermería y los docentes, a fin de que puedan ayudar a tu hijo si tiene una crisis epiléptica en la escuela. Incluye información sobre el tipo de crisis epiléptica, cómo es la crisis epiléptica de tu hijo y si hay algún medicamento anticonvulsivo que deba usarse mientras está ocurriendo la crisis epiléptica para acortarla o cómo contactar a la familia en el caso de que ocurra una crisis epiléptica más prolongada.

La mayoría de las crisis epilépticas son breves. Según el paciente, hay crisis de ausencia que duran entre cinco y seis segundos. Otros pacientes pueden tener crisis tónico-clónicas generalizadas, que duran entre dos y tres minutos. Esas crisis epilépticas breves y cortas, si bien pueden parecer una eternidad para los padres, no repercuten negativamente en el crecimiento y el desarrollo. Sin embargo, sí hay que preocuparse por las crisis epilépticas prolongadas que duran más de cinco minutos o si hay varias crisis, crisis tónico-clónicas generalizadas, más de tres en una hora, en cuyo caso el médico hablará contigo sobre un plan de acción.

Esto depende del tipo de crisis epiléptica. En cuanto a las crisis de ausencia, que se caracterizan por una mirada fija sutil, esto depende de la frecuencia con la que observes que le ocurre a tu hijo. Para esos pacientes, a quienes no es posible o práctico controlar todo el tiempo, es útil preguntar y hablar con el médico sobre un control mediante electroencefalograma con video permanente. Esto puede ser útil en el caso de las crisis epilépticas sutiles que son menos detectables por inspección visual. Para los pacientes que tienen crisis epilépticas nocturnas, en las que el control constante no es práctico porque todos están durmiendo, el control por electroencefalograma con video también puede ser muy útil para determinar la frecuencia de las crisis epilépticas. Para los pacientes que tienen crisis tónico-clónicas generalizadas en las que hay movimientos convulsivos, hay dispositivos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), dispositivos portátiles, que pueden detectar estas crisis tónico-clónicas generalizadas en función de los movimientos.

Alrededor de un tercio de los pacientes con epilepsia pueden seguir teniendo crisis epilépticas a pesar de recibir el tratamiento adecuado. En el caso de esos pacientes, la evaluación para cirugía puede ser una opción. La cirugía de epilepsia puede ser una opción para aquellos pacientes que tienen epilepsia focal, donde hay un foco que se puede identificar y extirpar de forma segura. La cirugía de epilepsia también es una opción para determinados tipos de epilepsia generalizada, en las que se puede llevar a cabo una cirugía de desconexión.

Antes que nada, debes preparar tus preguntas cuando vayas a las visitas a la clínica. Debes ir con tu observación de los distintos tipos de crisis epiléptica que hayas notado, debes saber la duración de esas crisis epilépticas y debes tener un calendario de crisis epilépticas para que, junto con el médico y el equipo de atención médica, puedan revisar la frecuencia de las crisis epilépticas.

Jan. 05, 2022