Descripción general

La endocarditis es una inflamación del revestimiento interno de las cavidades y las válvulas del corazón (endocardio) que puede poner en riesgo la vida.

La endocarditis, por lo general, se debe a una infección. Las bacterias, los hongos u otros gérmenes ingresan al torrente sanguíneo y se adhieren a las zonas dañadas del corazón. Los factores que aumentan las probabilidades de que se produzca una endocarditis incluyen válvulas cardíacas artificiales, válvulas cardíacas dañadas u otros defectos del corazón.

Si no recibes un tratamiento inmediato, la endocarditis puede dañar o destruir las válvulas cardíacas. Los tratamientos incluyen medicamentos y cirugía.

Síntomas

Los síntomas de la endocarditis pueden variar de una persona a otra. La endocarditis puede desarrollarse lenta o repentinamente. Depende del tipo de gérmenes que provoquen la infección y si hay otros problemas cardíacos.

Los síntomas comunes de la endocarditis incluyen los siguientes:

  • Dolor en las articulaciones y los músculos
  • Dolor en el pecho cuando respiras
  • Fatiga
  • Síntomas similares a los de la gripe, como fiebre y escalofríos
  • Sudoraciones nocturnas
  • Falta de aire
  • Hinchazón en los pies, las piernas o el vientre
  • Un sonido sibilante nuevo o modificado en el corazón (soplo)

Entre los síntomas menos frecuentes de la endocarditis se pueden incluir los siguientes:

  • Pérdida de peso sin causa aparente
  • Sangre en la orina
  • Sensibilidad debajo de la caja torácica (bazo)
  • Manchas planas de color rojo, morado o marrón, sin dolor, en las plantas de los pies o en las palmas de las manos (lesiones de Janeway)
  • Bultos de color rojo o morado que provocan dolor o parches de piel más oscura (hiperpigmentada) en la punta de los dedos de las manos o de los pies (nódulos de Osler)
  • Manchas redondas pequeñas de color morado, rojo o marrón en la piel (petequias), en la parte blanca de los ojos o en el interior de la boca

Cuándo debes consultar a un médico

Si tienes síntomas de endocarditis, consulta con el proveedor de atención médica lo antes posible, especialmente si tienes un defecto cardíaco congénito o antecedentes de endocarditis. Existen afecciones menos graves que pueden causar signos y síntomas similares. Se necesita una evaluación adecuada por parte de un proveedor de atención médica para tener un diagnóstico.

Si te han diagnosticado endocarditis y tienes alguno de los siguientes síntomas, infórmaselo al proveedor de atención médica. Estos síntomas pueden indicar que la infección está empeorando:

  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Dolores de cabeza
  • Dolor articular
  • Falta de aire

Causas

La endocarditis, por lo general, se debe a una infección por bacterias, hongos u otros gérmenes. Los gérmenes ingresan en el torrente sanguíneo y se desplazan hasta el corazón. Una vez allí, se adhieren a las válvulas cardíacas dañadas o al tejido cardíaco dañado.

Por lo general, el sistema inmunitario del cuerpo destruye las bacterias dañinas que ingresan al torrente sanguíneo. Sin embargo, en las circunstancias correctas, las bacterias presentes en la piel o en la boca, la garganta o los intestinos pueden ingresar al torrente sanguíneo y provocar una endocarditis.

Factores de riesgo

Son muchos los factores que pueden causar que los gérmenes ingresen al torrente sanguíneo y se produzca una endocarditis. Tener una válvula cardíaca defectuosa, dañada o afectada por una enfermedad aumenta el riesgo de tener esta afección. Sin embargo, la endocarditis puede ocurrir en personas sin problemas de válvula cardíaca.

Los factores de riesgo de la endocarditis incluyen:

  • Edad avanzada. La endocarditis es más frecuente en adultos mayores de 60 años.
  • Válvulas cardíacas artificiales. Los gérmenes son más propensos a adherirse a una válvula cardíaca artificial (protésica) que a una válvula cardíaca normal.
  • Válvulas cardíacas dañadas. Algunas enfermedades, como la fiebre reumática o una infección, pueden dañar o dejar una cicatriz en una o más válvulas cardíacas, lo que aumenta el riesgo de infección. Tener antecedentes de endocarditis también aumenta el riesgo de infección.
  • Defectos cardíacos congénitos. Nacer con determinados tipos de defectos cardíacos, como un corazón con ritmos cardíacos anormales o válvulas cardíacas dañadas, aumenta el riesgo de contraer infecciones cardíacas.
  • Dispositivo cardíaco implantado. Las bacterias pueden adherirse a un dispositivo implantado, como un marcapasos, y provocar una infección del revestimiento del corazón.
  • Consumo de sustancias ilegales por vía intravenosa. Inyectarse agujas contaminadas puede provocar infecciones como la endocarditis. Las agujas y jeringas contaminadas son una preocupación especial para las personas que consumen sustancias ilegales por vía intravenosa, como la heroína o la cocaína.
  • Mala higiene dental. Tener una boca y unas encías sanas son esenciales para una buena salud. Si no te cepillas los dientes y usas hilo dental con regularidad, las bacterias pueden crecer dentro de tu boca e ingresar al torrente sanguíneo a través de un corte en las encías. Algunos procedimientos dentales que pueden cortar las encías también pueden permitir el ingreso de bacterias en el torrente sanguíneo.
  • Uso de catéter a largo plazo. Un catéter es una sonda delgada que se utiliza en algunos procedimientos médicos. Tener un catéter colocado durante mucho tiempo (catéter permanente) aumenta el riesgo de endocarditis.

Si corres riesgo de tener endocarditis, habla con tus proveedores de atención médica. Se recomienda solicitar una tarjeta de riesgo de endocarditis a la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón). Consulta con la delegación local o imprime la tarjeta del sitio web de la asociación.

Complicaciones

En la endocarditis, las aglomeraciones irregulares de gérmenes y trozos de células forman una masa en el corazón. Estas masas se denominan vegetaciones. Pueden desprenderse y desplazarse hacia el cerebro, los pulmones y otros órganos. También pueden desplazarse hacia los brazos y las piernas.

Las complicaciones de la endocarditis pueden incluir las siguientes:

  • Insuficiencia cardíaca
  • Daño en las válvulas cardíacas
  • Accidente cerebrovascular
  • Bolsas de pus acumulado (abscesos) que se forman en el corazón, el cerebro, los pulmones y otros órganos
  • Coágulos sanguíneos en una arteria del pulmón (embolia pulmonar)
  • Daño en los riñones
  • Agrandamiento del bazo

Prevención

Puedes tomar las siguientes medidas para ayudar a prevenir la endocarditis:

  • Conoce los signos y síntomas de la endocarditis. Consulta al proveedor de atención médica de inmediato si desarrollas cualquier signo o síntoma, especialmente fiebre que no desaparece, fatiga inexplicable, cualquier tipo de infección cutánea, o cortes abiertos o llagas que no se curan de manera adecuada.
  • Cuídate los dientes y encías. Cepíllate los dientes y las encías, y usa hilo dental con frecuencia. Hazte exámenes dentales regulares. Una buena higiene dental es una parte importante para mantener la salud en general.
  • No consumas drogas intravenosas ilícitas. Las agujas sucias pueden enviar bacterias al torrente sanguíneo y aumentar el riesgo de endocarditis.

Antibióticos preventivos

Ciertos procedimientos médicos y dentales pueden permitir el ingreso de bacterias en el torrente sanguíneo.

Si tienes riesgo elevado de padecer endocarditis, la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) recomienda tomar antibióticos una hora antes de que te coloquen una prótesis dental.

Tienes un alto riesgo de endocarditis y necesitas antibióticos antes de una prótesis dental si tienes:

  • Antecedentes de endocarditis
  • Una válvula cardíaca mecánica
  • Un trasplante cardíaco (en algunos casos)
  • Ciertos tipos de enfermedad cardíaca congénita
  • Una cirugía para enfermedades cardíacas congénitas en los últimos seis meses

Si tienes endocarditis o cualquier tipo de enfermedad cardíaca congénita, habla con el dentista y otros proveedores de atención médica sobre los riesgos y pregunta si necesitas antibióticos preventivos.

June 25, 2022
  1. Heart inflammation. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/heart-inflammation. Accessed April 12, 2022.
  2. Loscalzo J, et al., eds. Infective endocarditis. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 21st ed. McGraw Hill; 2022. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed April 12, 2022.
  3. Chu VH, et al. Native valve endocarditis: Epidemiology, risk factors, and microbiology. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 6, 2022.
  4. Chu VH, et al. Clinical manifestations and evaluation of adults with suspected left-sided native valve endocarditis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 6, 2022.
  5. Spelman D, et al. Complications and outcome of infective endocarditis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 6, 2022.
  6. Sexton DJ, et al. Antimicrobial therapy of left-sided native valve endocarditis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 6, 2022.
  7. Heart valves and infective endocarditis. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/heart-valve-problems-and-disease/heart-valve-problems-and-causes/heart-valves-and-infective-endocarditis. Accessed May 6, 2022.
  8. Infective endocarditis. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/infective-endocarditis. Accessed May 6, 2022.
  9. Cahill TJ, et al. Challenges in infective endocarditis. Journal of the American College of Cardiology. 2017; doi:10.1016/j.jacc.2016.10.066.
  10. AskMayoExpert. Infective endocarditis. Mayo Clinic; 2022.
  11. Antibiotic prophylaxis prior to dental procedures. American Dental Association. https://www.ada.org/en/member-center/oral-health-topics/antibiotic-prophylaxis. Accessed May 6, 2022.
  12. Vincent LL, et al. Infective endocarditis: Update on epidemiology, outcomes, and management. Current Cardiology Reports. 2018; doi:10.1007/s11886-018-1043-2.
  13. Mankad R (expert opinion). Mayo Clinic. Oct. 26, 2020.
  14. Talha AM, et al. Temporal trends of infective endocarditis in North America from 2000 to 2017 — A systematic review. Open Forum Infectious Diseases. 2021; doi:10.1093/ofid/ofab479.
  15. Sokumbi O. (expert opinion). Mayo Clinic. June 17, 2022.