Modo de vida y remedios caseros

Escrito por personal de Mayo Clinic

Las siguientes medidas pueden ayudar a disminuir el edema y evitar que vuelva a aparecer. Antes de probar estas técnicas de cuidado personal, consulta con el médico cuáles son adecuadas para ti.

  • Movimiento. Mover y usar los músculos en la parte del cuerpo afectada por el edema puede ayudar a bombear el exceso de líquido de regreso al corazón. Consulta con tu médico sobre los ejercicios que puedes hacer para reducir la inflamación.
  • Elevación. Mantén la parte hinchada del cuerpo por encima del nivel del corazón varias veces por día. En algunos casos, elevar la parte del cuerpo afectada mientras duermes puede resultar útil.
  • Masajes. Masajear la zona afectada hacia el corazón mediante presión firme, pero no dolorosa, puede ayudar a mover el exceso de líquido fuera de esa zona.
  • Compresión. Si tienes edema en alguna de las extremidades, el médico podría recomendarte que uses medias, mangas o guantes de compresión. Estas prendas mantienen la presión en las extremidades para evitar que se acumule líquido en el tejido.
  • Protección. Mantén la zona afectada limpia, humectada y sin lesiones. La piel seca y agrietada es más propensa a raspaduras, cortes e infecciones. Siempre usa protección en los pies si allí es donde normalmente ocurre la inflamación.
  • Reducción del consumo de sal. Sigue las sugerencias del médico sobre limitar la cantidad de sal que consumes. La sal puede aumentar la retención de líquido y empeorar el edema.
Sept. 19, 2014