Descripción general

Una dislocación es una lesión en una articulación, el lugar donde se unen dos o más huesos, por la cual los extremos de los huesos no se encuentran en la posición normal. Esta lesión dolorosa deforma temporalmente e inmoviliza la articulación.

Las dislocaciones son más frecuentes en los hombros y los dedos. Otras articulaciones son los codos, las caderas y las rodillas. Si sospechas que tienes una dislocación, busca atención médica de inmediato para colocar los huesos en la posición correcta.

Con el tratamiento adecuado, la mayoría de las dislocaciones se revierte, y las articulaciones vuelven a funcionar con normalidad después de varias semanas de descanso y rehabilitación. Sin embargo, algunas articulaciones, como la del hombro, son más propensas a volver a dislocarse.

Síntomas

Una articulación dislocada puede estar:

  • Visiblemente deforme o fuera de lugar
  • Inflamada o decolorada
  • Intensamente dolorida
  • Inflexible

Cuándo consultar al médico

Puede resultar difícil diferenciar un hueso roto de un hueso dislocado. Para cualquiera de estos tipos de lesiones, busca asistencia médica de inmediato. En lo posible, coloca hielo en la articulación y mantenla inmóvil mientras esperas que te atiendan.

Causas

Las dislocaciones pueden producirse en los deportes de contacto, como el fútbol americano y el hockey, y en los deportes en los que las caídas son frecuentes, como el esquí alpino, la gimnasia y el vóley. Los jugadores de básquetbol y fútbol americano también se dislocan con frecuencia las articulaciones de los dedos y las manos al golpear por accidente la pelota, el piso o a otro jugador.

Un golpe fuerte en una articulación durante un accidente automovilístico y caer sobre un brazo extendido son otras causas frecuentes de dislocación.

Factores de riesgo

Algunos de los factores de riesgo para una luxación articular son:

  • Propensión a las caídas. Las caídas aumentan la posibilidad de dislocarse una articulación si usas los brazos para resistir el impacto o si caes con fuerza sobre una parte del cuerpo, como la cadera o el hombro.
  • Factor hereditario. Algunas personas nacen con ligamentos que son más flexibles y más propensos a las lesiones que los de otras personas.
  • Práctica de deportes. Muchas luxaciones se producen durante la práctica de deportes de alto impacto o de contacto, como gimnasia, lucha libre, baloncesto y fútbol americano.
  • Accidentes automovilísticos. Estas son las causas más frecuentes de las luxaciones de cadera, en especial, en el caso de las personas que no usan cinturón de seguridad.

Complicaciones

Las complicaciones de una dislocación de articulación pueden comprender:

  • Desgarro de los músculos, ligamentos y tendones que refuerzan la articulación lesionada
  • Daños en los nervios o vasos sanguíneos o alrededor de la articulación
  • Propensión a volver a lesionarte si tienes una dislocación grave o reiteradas dislocaciones
  • Artritis en la articulación afectada a medida que envejeces

En caso del estiramiento o desgarro de los ligamentos o tendones que sostienen la articulación lesionada, o daño a los nervios o vasos sanguíneos que rodean la articulación, podría ser necesario someterse a una cirugía para reparar esos tejidos.

Prevención

Para ayudar a prevenir una dislocación:

  • Toma precauciones para evitar caídas. Realízate exámenes oculares con regularidad. Pregúntale al médico o al farmacéutico si alguno de los medicamentos que tomas puede causarte mareos. Asegúrate de que tu hogar esté bien iluminado y de eliminar todo posible peligro de tropiezo de las zonas por donde caminas.
  • Realiza deportes de manera segura. Usa el equipo de protección recomendado cuando practiques deportes de contacto.
  • Evita las reapariciones. Una vez que hayas tenido una dislocación en una articulación, puedes ser más propenso a tener dislocaciones en el futuro. Para evitar la recurrencia, realiza ejercicios de fortalecimiento y estabilidad siguiendo las recomendaciones del médico o el fisioterapeuta para mejorar el soporte de la articulación.