Soy mujer y hace cuatro años que sufro de cistitis crónica. Mi médico siempre me da antibióticos, pero la infección sigue volviendo. ¿Qué puedo hacer?

Varios factores hacen que las mujeres sean más propensas a contraer infecciones recurrentes de la vejiga, un tipo de infección de las vías urinarias (UTI, por sus siglas en inglés). Algunos de estos factores son:

  • Cálculos renales o vesicales
  • Bacterias que entran a la uretra, el tubo que transporta la orina desde el cuerpo, durante la relación sexual
  • Cambios en los niveles de estrógeno durante la menopausia
  • Forma o función anormal de las vías urinarias
  • Un riesgo hereditario de desarrollar infecciones de la vejiga (predisposición genética)

Si has tenido dos o más infecciones de la vejiga documentadas por cultivo durante un período de seis meses, considera la posibilidad de consultar a un urólogo, un médico que se especializa en el diagnóstico y tratamiento de afecciones de las vías urinarias.

Para averiguar qué es lo que está causando las infecciones repetidas, el urólogo puede recomendarte lo siguiente:

  • Prueba de cultivo de orina de una muestra obtenida con un catéter
  • Examen visual de la vejiga y la uretra con un endoscopio iluminado (cistoscopia)
  • Tomografía computarizada (TAC) de las vías urinarias

El tratamiento se dirige a la causa de fondo, cuando es posible. Si el médico no puede encontrar una causa, una de estas opciones podría ser de ayuda:

  • Un antibiótico a largo plazo y en dosis bajas durante un período de hasta seis meses a dos años
  • Terapia antibiótica intermitente o autodirigida, por ejemplo, tomar un antibiótico después de la relación sexual o comenzar un tratamiento de antibióticos suministrado de antemano por tu médico a la primera señal de una infección de las vías urinarias
  • Terapia de estrógeno vaginal, si aún no tomas estrógeno oral, para los signos o síntomas relacionados con la resequedad vaginal (vaginitis atrófica) después de la menopausia

Las opiniones de los expertos varían en cuanto a si ciertos cambios en el estilo de vida reducen el riesgo de infección de la vejiga, pero lo que se indica a continuación podría ser útil:

  • Beber mucho líquido, especialmente agua, para ayudar a eliminar las bacterias
  • Orinar con frecuencia, especialmente cuando sientes la necesidad
  • Limpiarse de adelante hacia atrás después de orinar o defecar
  • Tomar duchas en lugar de baños
  • Lavar suavemente la piel alrededor de la vagina y el ano diariamente usando un jabón suave y abundante agua
  • Usar métodos anticonceptivos que no sean un diafragma y espermicidas
  • Vaciar la vejiga tan pronto como sea posible después de la relación sexual
  • Evitar los desodorantes en aerosol o los productos femeninos perfumados en el área genital

Los estudios muestran resultados contradictorios sobre si el jugo de arándano puede tener propiedades para combatir infecciones que ayudan a prevenir las infecciones de las vías urinarias. Sin embargo, es poco probable que probar el jugo de arándano para ver si te ayuda te haga mal, solo cuida las calorías. Para la mayoría de las personas, beber jugo de arándano es seguro, pero algunas personas reportan malestar estomacal o diarrea.

With

March 03, 2020 See more Expert Answers