Diagnósticos

Si tienes síntomas de cistitis, consulta a tu médico lo antes posible. Además de analizar los signos y los síntomas, así como tu historia clínica, el médico puede recomendar determinados análisis, tales como:

  • Análisis de orina. Si el médico sospecha que tienes un infección en la vejiga, es posible que te pida una muestra de orina para determinar si tiene bacterias, sangre o pus. De ser así, es posible que solicite un cultivo de orina bacteriano.
  • Cistoscopia. Durante esta prueba, el médico inserta un cistoscopio (un tubo pequeño con una luz y una cámara) en la vejiga a través de la uretra, para ver las vías urinarias en busca de signos de enfermedad.

    Con el un cistoscopio, el médico también puede tomar una pequeña muestra de tejido (biopsia) para analizar en el laboratorio. Pero esta prueba muy probablemente no sea necesaria si es la primera vez que tienes signos o síntomas de cistitis.

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Una prueba por imágenes no es necesaria generalmente, pero en algunas instancias, en especial si no hay evidencia de infección, puede ser útil. Por ejemplo, una radiografía o una ecografía pueden ayudar al médico a descubrir otras causas posibles de inflamación en la vejiga, como un tumor o una anormalidad estructural.

Tratamientos

La cistitis causada por una infección bacteriana generalmente se trata con antibióticos. El tratamiento para la cistitis no infecciosa depende de la causa de trasfondo.

Tratar la cistitis bacteriana

Los antibióticos son el tratamiento básico para la cistitis causada por bacterias. Qué fármacos se utilizan y por cuánto tiempo depende de la salud en general y de las bacterias encontradas en la orina.

  • Infección por primera vez. Los síntomas generalmente mejoran de manera significativa luego de aproximadamente un día del tratamiento con antibióticos. Sin embargo, es probable que necesites tomar antibióticos durante tres días a una semana, dependiendo de la severidad de la infección.

    Sin importar cuál sea la duración del tratamiento, realiza el tratamiento completo con antibióticos recetados por tu médico para asegurarte de que la infección haya desaparecido por completo.

  • Infección repetida. Si tienes infección de vías urinarias recurrentes, tu médico podría recomendarte un tratamiento con antibióticos más largo o derivarte a un médico que se especializa en trastornos del tracto urinario (urólogo o nefrólogo) para realizar una evaluación y observar si las anomalías urológicas podrían estar causando las infecciones. Para algunas mujeres, podría ser útil tomar una dosis única de un antibiótico después de mantener relaciones sexuales.
  • Infección adquirida en el hospital. Puede ser un desafío tratar las infecciones adquiridas en el hospital porque las bacterias encontradas en los hospitales son más resistentes a los tipos comunes de antibióticos utilizados para tratar infecciones de la vejiga adquiridas fuera del hospital. Por esa razón, se podrían necesitar diferentes tipos de antibióticos y diferentes enfoques de tratamiento.

Las mujeres posmenopáusicas podrían ser particularmente susceptibles a contraer cistitis. Como parte de tu tratamiento, tu médico puede recomendarte una crema vaginal con estrógeno, si puedes utilizar este medicamento sin aumentar el riesgo a contraer otros problemas de salud.

Tratar la cistitis intersticial

En la cistitis intersticial, la causa de inflamación es incierta, por lo que no existe un solo tratamiento que funcione mejor para cada causa. Las terapias utilizadas para aliviar los signos y síntomas de la cistitis intersticial incluyen:

  • Medicamentos por vía oral o introducidos directamente en la vejiga.
  • Procedimientos que manipulan la vejiga para mejorar los síntomas, como estiramiento de la vejiga con agua o gas (distensión de la vejiga) o cirugía.
  • Estimulación del nervio, mediante el uso de impulsos eléctricos suaves para aliviar el dolor pélvico y, en algunos casos, reducir la frecuencia urinaria.

Tratar otras formas de cistitis no infecciosa

Si existe hipersensibilidad a ciertos químicos de productos como baños de espuma o espermicidas, evitar el uso de estos productos puede ayudar a aliviar los síntomas y evitar nuevos episodios de cistitis.

El tratamiento de cistitis que se desarrolla como una complicación de quimioterapia o radioterapia se enfoca en el manejo del dolor, generalmente con medicamentos, e hidratación para eliminar los irritantes de la vejiga.

Modo de vida y remedios caseros

Aunque la cistitis puede ser dolorosa, puedes tomar medidas para aliviar el malestar:

  • Usa compresas calientes. Las compresas calientes colocadas en la parte inferior del abdomen pueden aliviar y minimizar las sensaciones de presión o dolor de la vejiga.
  • Mantente hidratado. Bebe mucho líquido para mantenerte hidratado. Evita el café, el alcohol, los refrescos con cafeína y los jugos cítricos, así como los alimentos picantes, hasta que desaparezca la infección. Estos productos pueden irritar la vejiga y agravar la necesidad frecuente o urgente de orinar.
  • Toma un baño de asiento. Sumérgete en una bañera con agua caliente (baño de asiento) durante 15 a 20 minutos para aliviar el dolor o el malestar.

Cuando las infecciones de vejiga son recurrentes, conversa con tu médico para elaborar una estrategia para reducir las recurrencias y el malestar que puede provocar la cistitis.

Preparación para la consulta

Si presentas signos o síntomas comunes de la cistitis, pide una consulta con tu profesional de atención médica primaria. Luego de una evaluación inicial, es posible que te deriven a un médico especialista en trastornos del tracto urinario (urólogo o nefrólogo).

Qué puedes hacer

Para prepararte para la consulta:

  • Pregunta si hay algo que necesites hacer con anticipación, como tomar un espécimen de orina.
  • Toma nota de tus síntomas, incluso de los que parezcan no tener relación con la cistitis.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. A veces puede ser difícil recordar todo lo que te dijo el médico y un familiar o amigo puede escuchar algo que olvidaste o se te pasó.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

En caso de cistitis, las preguntas básicas para hacerle a tu médico son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis signos y síntomas?
  • ¿Existe alguna otra causa posible?
  • ¿Necesito alguna prueba para confirmar el diagnóstico?
  • ¿Qué factores piensas que han contribuido a mi cistitis?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomiendas?
  • Si el primer tratamiento no funciona, ¿qué me recomendarías después?
  • ¿Tengo riesgo de sufrir complicaciones de esta enfermedad?
  • ¿Cuál es el riesgo de que este problema se repita?
  • ¿Qué medidas puedo tomar para reducir el riesgo de una recurrencia?
  • ¿Debería consultar a un especialista?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacer otras preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo notaste los síntomas por primera vez?
  • ¿Has sido tratado por una infección de vejiga o riñón en el pasado?
  • ¿Qué tan grave es tu malestar?
  • ¿Con qué frecuencia orinas?
  • ¿Se alivian los síntomas al orinar?
  • ¿Tienes dolor en la espalda baja?
  • ¿Has tenido fiebre?
  • ¿Has notado flujo vaginal o sangre en la orina?
  • ¿Eres sexualmente activo?
  • ¿Utilizas métodos anticonceptivos? ¿De qué clase?
  • ¿Podrías estar embarazada?
  • ¿Recibes tratamiento por alguna otra enfermedad?
  • ¿Alguna vez has utilizado un catéter?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando actualmente, incluso los de venta libre y recetados, vitaminas y suplementos?

Cistitis care at Mayo Clinic

March 18, 2015
References
  1. Bope ET, et al. Bacterial infections of the urinary tract in women. In: Conn's Current Therapy. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. http://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 11, 2015.
  2. Mandell GL, et al. Urinary tract infections. In: Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 8th ed. Philadelphia, Pa.: Churchill Livingstone Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 13, 2015.
  3. Hooton TM. Uncomplicated urinary tract infection. New England Journal of Medicine. 2012;366:1028.
  4. Stein R, et al. Urinary tract infections in children: EAU/ESPU guidelines. European Urology. In press. Accessed Jan. 13, 2015.
  5. Interstitial cystitis. The Merck Manual Professional Edition. http://www.merckmanuals.com/professional/genitourinary_disorders/voiding_disorders/interstitial_cystitis.html. Accessed Jan. 13, 2015.
  6. A guide to chemotherapy. American Cancer Society. http://www.cancer.org/treatment/treatmentsandsideeffects/treatmenttypes/chemotherapy/understandingchemotherapyaguideforpatientsandfamilies/understanding-chemotherapy-more-side-effects-urine-bladder-kidney-problem. Accessed Jan. 14, 2015.
  7. Understanding radiation therapy: A guide for patients and families. American Cancer Society. http://www.cancer.org/treatment/treatmentsandsideeffects/treatmenttypes/radiation/understandingradiationtherapyaguideforpatientsandfamilies/understanding-radiation-therapy-radiation-to-pelvis. Accessed Jan. 14, 2015.
  8. Guidelines on urological infections. European Association of Urology. http://www.uroweb.org/guidelines/online-guidelines/. Accessed Jan. 13, 2015.
  9. Urinary tract infections in adults. National Kidney & Urologic Diseases Information Clearinghouse. http://kidney.niddk.nih.gov/kudiseases/pubs/utiadult/. Accessed Jan. 13, 2015.
  10. Cranberry. National Center for Complementary and Integrative Health. https://nccih.nih.gov/health/cranberry. Accessed Jan. 13, 2015.
  11. Jepson RG. Cranberries for preventing urinary tract infections. The Cochrane Database of Systematic Reviews. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD001321.pub5/abstract. Accessed Jan. 13, 2015.
  12. Anderson CA (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 16, 2015.
  13. Castle EP (expert opinion). Mayo Clinic, Scottsdale, Arizona. Jan. 23, 2015.