Descripción general

Las crioglobulinas son proteínas anormales en la sangre. Si tienes crioglobulinemia, estas proteínas pueden aglomerarse en temperaturas inferiores a 98,6 °F (37 °C). Estas acumulaciones de proteínas gelatinosas pueden impedir la circulación de la sangre, lo que puede dañar la piel, las articulaciones, los nervios y los órganos, en especial los riñones y el hígado.

Los síntomas suelen aparecer y desaparecer, y pueden comprender:

  • Lesiones en la piel. La mayoría de las personas con crioglobulinemia presentan lesiones de color púrpura en las piernas. En algunos casos, también se producen úlceras en las piernas.
  • Dolor articular. En la crioglobulinemia, son frecuentes los síntomas similares a los de la artritis reumatoide.
  • Neuropatía periférica. La crioglobulinemia puede dañar los nervios en las puntas de los dedos de las manos y los pies, lo que provoca entumecimiento y otros problemas.

Distintos tipos de crioglobulinemia se han asociado con la infección por hepatitis C, ciertos tipos de cáncer de la sangre y enfermedades autoinmunitarias. El tratamiento se centra en controlar estas enfermedades preexistentes, además de los síntomas.

Síntomas

Los síntomas de la crioglobulinemia pueden incluir manchas púrpuras en las piernas, dolor en las articulaciones y entumecimiento en los dedos de las manos y los pies.