Tratamiento

La crioglobulinemia se puede tratar con medicamentos que calman el sistema inmunitario o luchan contra infecciones virales. Para los síntomas graves, se puede llevar a cabo un procedimiento que reemplaza el plasma en la sangre por el plasma de un donante o un tipo de líquido diferente.