Diagnóstico

Análisis de sangre

Las pruebas y procedimientos usados para diagnosticar leucemia linfocítica crónica incluyen análisis de sangre diseñados para lo siguiente:

  • Contar la cantidad de células que hay en una muestra de sangre. Un hemograma completo se puede utilizar para contar la cantidad de linfocitos que hay en una muestra de sangre. Una cantidad alta de células B, un tipo de linfocitos, puede indicar leucemia linfocítica crónica.
  • Determinar el tipo de linfocitos involucrados. Una prueba llamada «citometría de flujo» o «inmunofenotipificación» permite determinar si un mayor número de linfocitos se debe a la presencia de leucemia linfocítica crónica, a un trastorno de la sangre diferente o a la reacción del cuerpo a otro proceso, como una infección.

    Si se detecta leucemia linfocítica crónica, la citometría de flujo también puede ayudar a analizar las células de la leucemia para determinar las características que permitan predecir la agresividad de las células.

  • Analizar los linfocitos para detectar anomalías genéticas. Una prueba llamada «hibridación fluorescente in situ» examina los cromosomas que están dentro de los linfocitos anormales para buscar anomalías. Los médicos a veces usan esta información para determinar tu pronóstico y elegir un tratamiento.

Otros estudios

En algunos casos, tu médico puede indicar análisis o procedimientos adicionales como ayuda para el diagnóstico, por ejemplo, los siguientes:

  • Análisis de las células de la leucemia para detectar características que puedan influir en el pronóstico
  • Aspiración y biopsia de médula ósea
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes, como tomografías computarizadas y tomografía por emisión de positrones

Estadificación

Una vez que se confirma el diagnóstico, el médico determina el grado (estadio) de la leucemia linfocítica crónica. El médico utilizará la información sobre tu tipo de cáncer para asignarle un estadio (temprano, intermedio o avanzado) que indica el avance de la leucemia linfocítica crónica.

En general, las personas que tienen la enfermedad en estadio temprano no requieren tratamiento inmediato. A las personas que tienen la enfermedad en estadio intermedio y estadio avanzado, se les puede dar la opción de comenzar un tratamiento de inmediato.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento de la leucemia linfocítica crónica dependen de varios factores, tales como el estadio de la enfermedad, si experimentas signos y síntomas, tu estado general de salud y tus preferencias.

El tratamiento tal vez no sea necesario en el estadio temprano de la enfermedad.

Por lo general, las personas con leucemia linfocítica crónica en estadio temprano no reciben tratamiento. Ciertos estudios demostraron que el tratamiento temprano no extiende la vida de las personas con leucemia linfocítica crónica en estadio temprano.

En lugar de someterte a los posibles efectos secundarios y complicaciones del tratamiento antes de que lo necesites, los médicos controlan de cerca tu afección y reservan el tratamiento para cuando la leucemia avance. Los médicos llaman a esto «conducta expectante».

El médico programará un calendario de controles para ti. Es posible que debas ir al médico y hacerte análisis de sangre cada tantos meses para controlar tu afección.

El único tratamiento que se les ofrece a las personas con leucemia linfocítica crónica en estadio temprano es a través de ensayos clínicos. Los estudios que evalúan si el tratamiento temprano puede ser útil podrían ser una opción para las personas que tienen la enfermedad en estadio temprano con un riesgo alto de que avance. Habla con el médico sobre tus opciones.

Tratamientos para etapa intermedia y etapa avanzada

El médico utiliza la información sobre el estadio de la leucemia linfocítica crónica, los resultados de diversos análisis, entre ellos los análisis de laboratorio de las células cancerosas, y tu estado de salud general para dar recomendaciones sobre el tratamiento.

Si tu médico determina que la leucemia linfocítica crónica está avanzando, o está en un estadio intermedio o avanzado, tus opciones de tratamiento pueden ser estas:

  • Quimioterapia. La quimioterapia es un tratamiento con medicamentos que destruye las células de crecimiento rápido, entre ellas las células cancerosas. Los tratamientos con quimioterapia se pueden administrar a través de una vena o en forma de pastillas. Según tu situación, el médico puede usar un solo medicamento de quimioterapia o puede darte una combinación de medicamentos.
  • Terapia con medicamentos dirigidos. Los medicamentos dirigidos están diseñados para aprovechar las vulnerabilidades específicas de las células del cáncer. Se analizan las células cancerosas para determinar qué medicamentos dirigidos pueden ser útiles.
  • Inmunoterapia. La inmunoterapia es un tratamiento que usa el sistema inmunitario del organismo para combatir el cáncer. Los tratamientos de inmunoterapia pueden facilitar la identificación de las células cancerosas por parte del sistema inmunitario, o bien entrenar a las células del sistema inmunitario para combatir las células cancerosas.
  • Trasplante de médula ósea. En un trasplante de médula ósea, también conocido como «trasplante de células madre», se usan medicamentos de quimioterapia fuertes para matar las células madre de la médula ósea que crean los linfocitos enfermos. Luego, se administran células madre de sangre de donantes adultos sanos mediante infusión de sangre, donde viajan hasta la médula ósea y comienzan a producir células sanguíneas sanas.

    Gracias a la creación de combinaciones de medicamentos nuevas y más eficaces, el trasplante de médula ósea ya no es tan frecuente para tratar la leucemia linfocítica crónica. De todos modos, en ciertos casos, puede ser una opción de tratamiento.

Es posible que los tratamientos se utilicen solos o combinados.

Atención médica de apoyo

El médico se reunirá contigo en forma regular para supervisar cualquier complicación que puedas experimentar. Las medidas de atención médica de apoyo pueden ayudar a prevenir o aliviar algún signo o síntoma.

La atención médica de apoyo incluye lo siguiente:

  • Análisis para la detección de cáncer. El médico evaluará tu riesgo de padecer otros tipos de cáncer y podrá recomendarte análisis para detectar signos de otros cánceres. Por ejemplo, el médico puede recomendar un examen de piel cada uno o dos años para buscar signos de cáncer de piel.
  • Vacunas para prevenir infecciones. El médico puede indicarte ciertas vacunas para reducir el riesgo de infecciones, como neumonía e influenza.
  • Supervisión de otros problemas de salud. El médico puede indicar controles regulares para supervisar tu salud durante y después del tratamiento para la leucemia linfocítica crónica.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Medicina alternativa

No existe evidencia de que algún tratamiento alternativo cure la leucemia linfocítica crónica.

Tratamientos alternativos para lidiar con la fatiga

Algunas terapias de la medicina alternativa pueden ayudarte a enfrentar la fatiga, un síntoma que con frecuencia experimentan las personas con leucemia linfocítica crónica. El médico puede tratar la fatiga controlando las causas básicas, aunque a menudo, los medicamentos solos no son suficientes. Puedes encontrar alivio con terapias alternativas, por ejemplo:

  • Ejercicio
  • Masajes
  • Meditación
  • Técnicas de relajación
  • Yoga

Habla con el médico sobre tus opciones. Juntos pueden diseñar un plan para ayudarte a enfrentar la fatiga.

Extracto de té verde para personas con leucemia en estadio temprano

Se demostró que el extracto de té verde podría ser una opción prometedora en ensayos clínicos iniciales para tratar la leucemia linfocítica crónica. Las investigaciones de laboratorio determinaron que un compuesto en el extracto de té verde, llamado «galato de epigalocatequina», puede eliminar las células de la leucemia linfocítica crónica. En un estudio realizado en personas con leucemia linfocítica crónica en estadio temprano, se descubrió que el galato de epigalocatequina administrado en pastillas redujo algunos signos de la enfermedad. Sin embargo, los ensayos sobre el té verde no son concluyentes, y se requieren más estudios para que los médicos puedan aceptar los beneficios de este tratamiento.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

La leucemia linfocítica crónica es, por lo general, un cáncer que evoluciona lentamente y que puede no requerir tratamiento. Si bien muchas personas se refieren a este tipo de cáncer como «benigno», esto no facilita de ninguna manera el hecho de recibir un diagnóstico de cáncer.

Pese a que al principio te sentirás impactado y ansioso por el diagnóstico, con el tiempo, encontrarás la manera de enfrentar la leucemia linfocítica crónica. Hasta entonces, intenta lo siguiente:

  • Obtén información suficiente sobre el cáncer para tomar decisiones sobre tu atención médica. Anota preguntas para hacerle al médico antes de cada consulta y busca información en la biblioteca de tu zona y en Internet. Algunas fuentes recomendables que puedes consultar son el Instituto Nacional del Cáncer, la Sociedad Americana contra el Cáncer y la Sociedad de Lucha contra la Leucemia y el Linfoma.
  • Acude a tu familia y amigos para que te den su apoyo. Mantente conectado con tu familia y amigos para que te den su apoyo. Puede ser difícil hablar sobre el diagnóstico, y, probablemente, te encuentres con reacciones muy diversas cuando compartas la noticia. Sin embargo, hablar sobre tu diagnóstico y compartir información sobre tu cáncer puede ser beneficioso. Del mismo modo que lo pueden ser las ofertas de ayuda que suelen aparecer como consecuencia.
  • Ponte en contacto con otros sobrevivientes de cáncer. Considera unirte a un grupo de apoyo, ya sea en tu comunidad o en Internet. Un grupo de apoyo integrado por personas que hayan recibido el mismo diagnóstico que tú puede ser una fuente de información útil, consejos prácticos y motivación.
  • Explora maneras de enfrentar la naturaleza inquietante y crónica de la enfermedad. Si tienes leucemia linfocítica crónica, probablemente debas hacerte pruebas en forma continua y lidiar con preocupaciones sobre el recuento de glóbulos blancos. Intenta encontrar actividades que te ayuden a relajarte, como practicar yoga, hacer ejercicio o cuidar el jardín. Habla con un asesor, terapeuta o asistente social si necesitas ayuda para enfrentar el desafío emocional que supone esta enfermedad crónica.

Preparación para la consulta

Si tienes algún signo o síntoma que te preocupa, empieza por solicitar una consulta con tu médico de familia. Si el médico determina que puedes tener leucemia linfocítica crónica, es posible que te derive a un especialista en enfermedades de la sangre y de la médula ósea (hematólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que se te pasó por alto o que olvidaste.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. En el caso de la leucemia linfocítica crónica, algunas de las preguntas básicas pueden incluir las siguientes:

  • ¿Qué significan los resultados de mis análisis?
  • ¿Necesito tratamiento de inmediato?
  • Si no comienzo el tratamiento ya mismo, ¿eso limitará mis opciones de tratamiento en un futuro?
  • ¿Debo realizarme pruebas adicionales?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de cada tratamiento?
  • ¿Hay algún tratamiento ampliamente recomendado para personas con mi mismo diagnóstico?
  • ¿Cómo afectará el tratamiento a mi vida diaria?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer las preguntas que se te ocurran durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas te puede dejar tiempo para cubrir otros puntos que quieras abordar. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

Leucemia linfocítica crónica - atención en Mayo Clinic

April 03, 2019
References
  1. Kaushansky K, et al., eds. Chronic lymphocytic leukemia. In: Williams Hematology. 9th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2016. http://www.accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Aug. 9, 2017.
  2. Niederhuber JE, et al., eds. Chronic lymphocytic leukemia. In: Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa.: Churchill Livingstone Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 9, 2017.
  3. AskMayoExpert. Chronic lymphocytic leukemia. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  4. Chronic lymphocytic leukemia treatment (PDQ). National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/types/leukemia/patient/cll-treatment-pdq. Accessed Aug. 9, 2017.
  5. Chronic lymphocytic leukemia/small lymphocytic leukemia. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed Aug. 9, 2017.
  6. Cancer-related fatigue. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed Aug. 9, 2017.
  7. Shanafelt TD, et al. Phase 2 trial of daily, oral polyphenon E in patients with asymptomatic, Rai stage 0 to II chronic lymphocytic leukemia. Cancer. 2013;119:363.
  8. Green tea. Natural Medicines. https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com. Accessed Aug. 9, 2017.
  9. D'Arena G, et al. Regulatory T cell modulation by green tea in chronic lymphocytic leukemia. International Journal of Immunopathology and Pharmacology. 2013;26:117.
  10. CRC sites. Chronic Lymphocytic Leukemia Research Consortium. http://cll.ucsd.edu/sites.html. Accessed Aug. 9, 2017.
  11. Parihk SA (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Sept. 3, 2017.
  12. Ding W, et al. Pembrolizumab in patients with CLL and Richter transformation or with relapsed CLL. Blood. 2017;26:3419.
  13. Shanafelt TD, et al. Hematologist/oncologist disease-specific expertise and survival: Lessons from chronic lymphocytic leukemia (CLL)/small lymphocytic leukemia (SLL). Cancer. 2012;118:1827.
  14. Warner KJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. June 15, 2017.